viernes, 1 de abril de 2016

Wynonna Earp

syfy.com/wynonnaearp
-Estreno: 1 de abril de 2016, SyFy.
-Drama, 42 minutos, 1 temporada, 13 episodios.

-'Wynonna Earp' es un cómic creado en 1996 y protagonizado por una rubia curvilínea y que va toda de cuero negro, que resulta que es tataranieta de Wyatt Earp, el famoso pistolero del Far West. Resulta además que a la familia le persigue una maldición sobrenatural que hace que cuando el heredero del clan cumple 27 años de edad, todos los que cayeron muertos ante el revólver del patriarca vuelvan a resucitar buscando venganza y haya que mandarlos de vuelta al averno, usando, eso sí, el mismo Colt Peacemaker con cañón de 12 pulgadas, lo cual resulta muy apropiado, ya que el pueblo donde viven se llama Purgatory. Curiosamente, al año siguiente de empezar a publicarse el cómic se inuguró la emisión de 'Buffy, cazavampiros', con la cual comparte el nexo de colocar a una jovenzuela en plan elegida del destino enfrentándose a monstruos de todo pelaje. 'Buffy', a pesar de una primera temporada muy cutre, ha conseguido cierta merecida fama por su revisión de los vampiros y otros seres demoniacos como metáfora de los problemas de la adolescencia y la juventud, y lo mismo le ocurre a esta adaptación del cómic 20 años después. Es la típica coproducción canadiense de SyFy rodada por un puñado de dólares en las afueras de Calgary, y todo lo que le falta en medios (y en carisma de los actores, todo hay que decirlo) intenta suplirlo con imaginación y nulo sentido del ridículo. Pero incluso hoy en día SyFy ha dado un salto de calidad últimamente y ya no cuela cualquier cosa en las pantallas domésticas del espectador simplemente porque una serie sea tan mala que resulte buena, con todo lo bueno de verdad que hay por ver. Así, la historia de las hermanas Earp de esta generación (Wynonna, la rubia cañón convertida en simple delgadita de pelo castaño, y Waverly, aún saliendo del cascarón) se queda quizá demasiado en la superficie, junto a unos demonios de saldo, unos decorados reducidos a la mímima expresión, un agente de la ley en plan tercera pata del banco, y un Doc Holliday que tampoco acaba de dar la talla.