miércoles, 7 de diciembre de 2016

Shut eye

hulu.com/shut-eye
-Estreno: 7 de diciembre de 2016, Hulu.
-Drama, 45 minutos, 1 temporada, 10 episodios.

-A pesar de ser una plataforma de "streaming" a lo Netflix en lugar de una cadena convencional de televisión, Hulu solía emitir sus series al viejo estilo, es decir, estrenando un solo episodio cada semana. Con esta serie he intentado la otra forma, que es colgarlos todos a la vez, y que el usuario sea quien vea cada uno cuando quiera y pueda. 'Shut eye' trata sobre una pareja, Charlie y Linda, de timadores especializados en la lectura de cartas, o de bolas de cristal, o de adivinaciones varias, en diversos locales legales en California. El problema es que todo ese negocio está dominado por una mafia gitana, y la pareja, blanca, formada por un exmago y una exstripper, ambos de Las Vegas, se debaten entre el agachar las orejas y pagar la extorsión o pasar de todo y empezar a arponear incautos por libre. Como planteamiento, es lo suficientemente original, pero la ejecución final es menos satisfactoria. Los gitanos, obviamente lejos de ser rumberos a la española con cassettes de Camela en el loro, son de navaja fácil y venganza sanguinaria (la matrona del clan está interpretada por Isabella Rosellini), y la trama se complica con un extraño suceso por el que Charlie, tras un golpe en la cabeza, oye unas voces que a veces le hacen pensar que sí que tiene un don adivinatorio. En ocasiones resulta un peculiar híbrido de drama, comedia y violencia extrema que debería funcionar mejor de lo que resulta, sobre todo por la acumulación de subtramas menos interesantes, como la típica del adolescente rebelde que da más problemas que otra cosa. Jeffrey Donovan, ex de 'Burn notice' y de la segunda temporada de 'Fargo', queda bastante bien como el timador con su corazoncito a veces y con la cabeza fría y en su sitio, pero lo mejor de la serie es su esposa (KaDee Strickland) haciendo de hembra con arrestos, que no hace ascos a encamarse con alguna tía buena, y cabreada porque Charlie ya no es un hombre como antes era. Irregular pero original.

miércoles, 30 de noviembre de 2016

Incorporated

syfy.com/incorporated
-Estreno: 30 de noviembre de 2016, SyFy.
-Drama, 46 minutos, 1 temporada, 10 episodios.

-"Año 2074. El cambio climático ha arrasado el planeta, causando grandes hambrunas y bancarrotas gubernamentales. En su lugar, las corporaciones multinacionales han aumentado su poder y ahora controlan el 90% del Globo. Estas corporaciones libran una guerra encubierta por controlar las cuotas de mercado y los cada vez más disminuidos recursos naturales. Los que trabajan para ellos viven protegidos tras los muros de las Zonas Verdes. Los que no, quedan abandonados a su suerte en los bajos fondos de las Zonas Rojas". Así se presenta el último mundo distópico creado por la especialista SyFy, con un futuro cercano que pinta muy malamente. Como siempre en estos temas, es muy difícil reflejar un mundo entero radicalmente cambiado, así que la trama se centra en un grupo pequeño, en concreto la historia de Aaron, un ejecutivo de Spiga, la mayor corporación del mundo, reyes de las Zonas Verdes, que se ganan la vida vendiendo semillas de nueva generación que solo son fértiles durante un año para así tener a los clientes agarrados por los frutos. Aaron es en realidad es un infiltrado de Terrence, uno de los jefezuelos de las Zonas Rojas, y complicando el asunto está que Aaron es yerno de una de las personas más poderosas en Spiga, Elizabeth (interpretada por Julia Ormond), y que lo que más le interesa a él es encontrar a Iliana, la hermana de su amigo y colaborador Theo, a la que tienen trabajando de prostituta de alto standing. Es decir, que la mayor parte del tiempo, en lugar de tratarse de una serie de ciencia ficción estamos más bien ante una de rescate social con tintes futuristas, donde la intriga está en ver cómo Aaron intenta trepar en la empresa para conseguir múltiples objetivos que a menudo resultan encontrados entre sí. Como siempre con las historias ambientadas en el futuro, gran parte de la diversión está en ver qué cosas creen los autores que nos deparará este, y entre ellas aquí está el uso de la cirugía plástica para que el novio pobre e inmigrante de la viuda rica sea idéntico a su marido en su años mozos, que será Canadá quien construya un muro contra la inmigración estadounidense, o que ya no habrá casquetes polares y por lo tanto podrán ponerse allí todas las plataformas petrolíferas que se quiera. Mientras en las zonas verdes la gente de traje conspira por subir por la escalera corporativa, en las zonas rojas las cosas están todas rotas y sucias y chungas y tiradas por el suelo, un tomate fresco es un manjar de cuchillo y tenedor, y abundan los puticlubes con "cage fighters" por doquier dándose de puñetazos para entretenimiento del respetable, mientras en las noticias sigue habiendo ataques terroristas. Mucho de esto ya ha aparecido en otras propuestas similares, así que a pesar de que hablamos del futuro nos suena a ya visto, pero la serie, con Matt Damon y Ben Affleck entre los productores ejecutivos, está llevada con brío, y se deja ver.

lunes, 21 de noviembre de 2016

Search party

tbs.com/shows/search-party.html
-Estreno: 21 de noviembre de 2016, TBS.
-Drama, 21 minutos, 1 temporada, 10 episodios.

-En un mundo de hashtags tuiteros, últimamente cada vez hay más series que resultan difíciles de etiquetar rápidamente, y esta es una de ellas. Proveniente de un canal, TBS, que hoy se dedica sobre todo a las telecomedias más en sentido estricto, 'Search party' es una mezcla de misterio que resolver y retrato sarcástico de milennials neoyorquinos, con momentos cómicos envueltos alrededor de una historia en realidad bastante triste, como es la desaparición (si es que lo es) de una joven local cuya foto aparece en carteles por las farolas del barrio. Dory (Alia Shawkat, la hija menor en 'Arrested development') la conoció un par de veces en la universidad solamente, pero su vida ahora mismo está tan vacía de cosas positivas que se mete a intentar resolver el caso con una mezcla de decencia humana básica y búsqueda de revalorizarse interiormente a sí misma. Trabaja de recadera para una señora rica, empleo que ya tendría que haber dejado atrás hace tiempo, y su novio es un capullo integral (y quizá el personaje más decepcionante de la serie, dadas precisamente sus limitaciones) con el que sigue saliendo mayormente por inercia. Junto a ellos están dos amigos suyos también de la universidad: Elliott, que es gay, narcisista y filántropo, todo a la vez, y Portia, actriz secundaria de mediocres series policiacas y con ataques de rubia ocasionales. Para acabar de complicarlo todo está el ex de Dory, Julian, que es periodista y decidor de verdades profesional. Los títulos de cada episodio parecen novelillas de misterio por entregas ('La mujer que sabía demasiado', 'El secreto de la siniestra ceremonia', etc), pero la parodia de los detectives juveniles no es en realidad de lo que trata la serie. Vistos como grupo, la verdad es que a veces dan ganas de estrangularlos a todos, pero precisamente por sus debilidades resultan una banda original y que, en menos de cuatro horas que dura la serie al completo, ofrecen un retrato de sus miserias y aspiraciones, a veces de forma bastante cómica, en medio de una ciudad especializada en grandes recompensas pero también en aplastar los sueños de cualquiera.

miércoles, 16 de noviembre de 2016

Nightcap

-Estreno: 16 de noviembre de 2016, Pop.
-Comedia, 21 minutos.

-Pop es otro canalcillo de esos que cuando te pones a buscar quiénes son de verdad resulta que llevan décadas existiendo, pero con varios otros nombres y funciones. Pues eso, que sean lo que sean, tienen esta telecomedia que es una especie de copia de '30 Rock', centrada en los entresijos de un programa de televisión de esos "late night" con entrevistador estrella e invitados famosos. Lo que pasa es que este (ficticio) programa en concreto es solo el quinto en audiencia en su franja horaria, por lo cual no tiene tanto glamur como sus competidores. La serie tiene la peculiaridad de que el presentador estrella no aparece nunca (solo sabemos que se llama Jimmy), ni jamás vemos nada del programa, sino que solo asistimos a todas las tribulaciones, a menudo humillantes, por las que tienen que pasar los curritos del programa entre bastidores, sobre todo la "talent scout" del espacio. En cada episodio aparece una estrella más o menos conocida internacionalmente (Sarah Jessica Parker, Gwyneth Paltrow, Whoopi Goldberg), interpretando una versión más o menos juguetona de sí mismos (por ejemplo la Paltrow aparece como cleptómana, pendona, caprichosa e ignorante de lo que vende su propia página de internet), junto a otro par de invitados menos conocidos fuera de Estados Unidos, casi siempre cómicos de segunda fila para atrás. Aunque hace lo que puede, no tiene ni mucho menos el brillo ni el talento de '30 Rock', que esta sí es muy recomendable.

martes, 15 de noviembre de 2016

Sweet/Vicious

mtv.com/shows/sweet-vicious
-Estreno: 15 de noviembre de 2016, MTV
-Comedia/drama, 38 minutos.

-Como sugiere su título, 'Sweet/Vicious' es una serie de contrastes: por un lado tiene el lado juvenil-de-diseño de la MTV, y por el otro trata el importante tema de la violencia sexual en los campus universitarios, en particular el "date rape" o violación durante una cita preestablecida que no acaba como los dos quisieran. Por un lado la historia va de dos alumnas que se toman la justicia por su mano en este particular, viendo la impunidad con la que escapan muchos de los que las cometen, y por el otro lo hacen de una forma tirando a comiquera, con capucha, máscara y al estilo ninja la una, casi a lo Buffy, y con el pelo verde y mucho sarcasmo la otra (incluso tienen la típica conversación sobre quién es Batman y quién es Robin). Por una parte ellas mismas recurren a la violencia, pero por otra esta viene en forma de alivio cómico unas veces, de porrazo y tentetieso en la cabeza, y otras de poco gracioso navajazo en el muslo. No es ni una comedia ni un drama, aunque tiende más a lo primero, y tiene una duración de ni una ni otra. Se le ven dinámicas además típicas de las pelis de extrañas parejas de policías justicieros, cada uno de una personalidad diferente, que se frustran mutuamente pero que se acaban salvando la vida uno a otro. Y además tiene como una de las protagonistas a Taylor Dearden, la hija de Bryan Cranston, alias Walter White, alias Heisenberg, en 'Breaking bad'. Entre toda la pelusilla adolescente que a menudo airea la MTV, de vez en cuando sacan algo que se deja ver un poco más, y aquí sin duda la reivindicación, no ya feminista sino siemplemente justa, de la universidad como lugar seguro es merecedora de atención, sobre todo porque tampoco se ignoran otros asuntos asociados, como lo de las fraternidades y sororidades, junto con las presiones a las que someten a sus miembros en temas de imagen y comportamiento en nombre de la manada y las tradiciones. Aunque para un tratamiento de verdad serio y de peso de este tema, véase la segunda temporada de 'American crime'.

Shooter

usanetwork.com/shooter
-Estreno: 15 de noviembre de 2016, USA.
-Drama, 42 minutos.

-Basada en una serie de novelas sobre un francotirador de élite, 'Shooter' ya tuvo una versión en cine protagonizada por Mark Wahlberg, y aquí se convierte en una serie con más agujeros en su guion de los que hacen los protagonistas a los objetivos en sus misiones. Bob Lee Swagger (aquí Ryan Philippe, que también produce la serie) tiene esposa e hija de seis años, a la que le narra sus batallitas como cuentos para dormirse (papi, cuéntame hoy la de Basora, mañana la de Tikrit). Vive apartado del mundanal ruido tras una misión donde el tiro salió por la culata y un checheno maloso le mató a su brodel del alma, pero como el tío es una leyenda del asunto, un día vienen a buscarlo porque el checheno ha amenazado al presidente de los EE UU de A, y eso sí que no. El primer episodio está bastante bien, seguramente porque se centra en lo que de verdad hace un "sniper" para preparar objetivos, pero después el estilo USA (la cadena) se desata y las complicaciones (que no complejidades) de la trama se vuelven un despendole, con un sinfín de traiciones, revelaciones secretosas, encierros, fugas, y una figura central machote y acosado por casi todos a quien el presi le da igual, y solo quiere que no le toquen a la familia. La emisión se retrasó varios meses (iba a ser en julio de 2016), pero se pospuso debido a varios casos de tiroteos policiales ese verano en Estados Unidos. Competente para quien le gusten este tipo de thrillers geopolíticos con más tiros que política, pero sabe a poco hecha para quien pida algo más.

Good behavior

tntdrama.com/shows/good-behavior.html
-Estreno: 15 de noviembre de 2016, TNT
-Drama, 45 minutos, 1 temporada, 10 episodios.

-Basada en una series de novelas cortas escritas por Blake Crouch (autor también de 'Wayward Pines' y 'Dark matter'), 'Good behavior' es una historia de serie negra contemporánea protagonizada por Letty Dobesh, una timadora recién soltada de la cárcel y que vuelve a las andadas, entre alcohol, drogas y hombres, porque no sabe hacer otra cosa. Ni tampoco quiere, porque la han dibujado así. Un día, en uno de sus timos conoce a Javier, un asesino a sueldo con el que establece una relación de sexo con toques masoquistas y adicción al peligro y a la mala vida: se supone que ninguno de los dos le va bien al otro, pero al final el morbo les puede. Hay dos cosas sorprendentes en esta serie: una, que los actores protagonistas son la británica Michelle Dockery (la hermana mayor en 'Downton Abbey') y el hispano-argentino Juan Diego Botto, y dos, que a pesar de actuar "contra tipo", se les da bien a los dos. Dockery da el pego como buscavidas sexy-desgreñada de voz profunda, aunque no llega a estar tan estropeada como debería el personaje (hija sin padre, madre de un hijo sin padre, cuatro abortos, varias estancias en la cárcel, un crío de diez años cuya abuela no le deja verlo, o sea todo muy poco Lady Mary Crawley...). Por su parte, Botto huye del topicazo del hispano hiper-emotivo y de sangre caliente, y ambos consiguen una química bastante apañada. En todo el desarrollo no deja de notarse el típico tono TNT de primero entretenimiento y luego ya veremos, así que tampoco hay que venir con expectativas de nada más profundo, pero podría ser peor.

lunes, 14 de noviembre de 2016

Mars

channel.nationalgeographic.com/mars/
-Estreno: 14 de noviembre de 2016, National Geographic
-Drama, 48 minutos, 6 episodios.
-Miniserie.

-'Mars' es un híbrido de documental verdadero, documental falso e historia de ciencia ficción que resulta tan imperfecto como todas las naves espaciales pioneras, y al mismo tiempo igual de encomiable. Mezclando divulgación científica en 2016 con una trama ficticia en 2033, asistimos al primer viaje tripulado a Marte, además de a la historia de cómo ese avance fue posible. El proyecto está basado en el libro 'How we'll live on Mars', de Stephen Petranek, tiene diez productores ejecutivos, uno de los cuales es Ron Howard (director de 'Apollo 13'), y en él aparecen luminarias de la ciencia como Robert Zubrin, Neil deGrasse Tyson (autor de la nueva 'Cosmos'), Andy Weir (autor de 'Marte', la famosa peli con Matt Damon) o Elon Musk, el magnate fundador de varios proyectos científicos, como Tesla o SpaceX, que aquí recibe tratamiento casi de "infomercial" para recaudar fondos y buena voluntad universal. Tras todo este pedigrí, hay que decir que las partes documentales son mucho mejores que las ficticias. La misión a Marte está tratada de una manera muy seria y circunspecta, sin ningún tipo de humor, y llena de desgracias e imprevistos que deberían hacerla emocionante pero acaban haciéndola quedar como muy trillada y excesivamente pulida en el laboratorio para poder mostrar de qué manera la mente humana se adapta a los imprevistos. Desde luego, la herencia de la epopeya del 'Apollo 13', uno de cuyos puntos centrales era cómo convertir algo cuadrado en algo redondo usando solo la que había en la nave, resulta clara aquí. Por contra, compárese todo eso, por ejemplo, con la sencilla (y auténtica) parte de la familia Kelly: el padre, Scott, y su hermano gemelo están participando en un proyecto real para la NASA que tendrá apartado al primero de la Tierra durante un año entero para luego comparar los efectos de la ausencia de gravedad con el cuerpo de su hermano. La entrevista con la hija de Scott, Charlotte, donde dice cuánto le echa de menos, habría resultado excesivamente empalagosa en la ficción, pero en la realidad queda emotiva, real y cercana al espectador. Y así es el resto de la serie: la misión, llena de protagonistas internacionales (americanos, rusos, coreanos, franceses, nigerianos y hasta el español Alberto Ammann), sigue su estudiado curso por una adversidad enfrentada con mandíbula prieta, mientras que uno desea que se vuelva cuanto antes a la parte documental, que a su vez mezcla promesas (y amenazas) de futuro, último grito del presente y emotivos retazos del pasado (Kennedy, Apollos varios, la explosión de 'Challenger', algún que otro astronauta pionero aún vivo, etc). Como es de esperar, habrá partes donde el vocabulario suene a demasiado técnico, pero NatGeo tiene callo en esto, y la TV norteamericana también, así que si se deja uno llevar y permite que los términos extraños le resbalen por el oído, se puede disfrutar mucho, porque además la miniserie completa son menos de 5 horas en total.

viernes, 4 de noviembre de 2016

The crown

-Estreno: 4 de noviembre de 2016, Netflix.
-Drama, 60 minutos, 1 temporada, 10 episodios.
-Renovada.

-Cien millones de dólares (de los de antes del Brexit y el Trumpasso) se gastaron en coproducción la Pérfida Albión y los EE UU de A en la primera temporada de las seis que están previstas (que no firmadas aún) para contar la vida de Isabel II de Inglaterra, la actual monarca británica. Y la verdad es que lejos de resultar un telefilme al servicio de Su Graciosa, la calidad se nota en todos sus componentes, desde los actores hasta la ambientación, pasando por la dirección y los guiones, así que quien se tema una peliculilla barata de sábado por la tarde o un 'Downton Abbey' con nombres que hayan salido en el '¡Hola!', que venga en vez de eso dispuesto a ver algo de más calado (no en vano su autor es Peter Morgan, guionista de 'The queen', con la que Helen Mirren ganó un Oscar por interpretar a esta misma soberana). Paradójicamente, precisamente por no ahorrar controversias y momentos dolorosos es por lo que la casa real de los Windsor aparece incluso humanizada en esta serie que comienza en 1947, con la renuncia del príncipe Felipe de Dinamarca y Grecia a sus títulos reales para poder casarse con Isabel, la muerte del padre de ella (el rey Jorge VI), y la reelección de Winston Churchill como primer ministro seis años después de acabar la Segunda Guerra Mundial. Irse a los 40 significa otro mundo en términos de tradiciones y permisividades sociales, y gran parte de la historia radica ahí, en cómo ser una persona de carne y hueso y a la vez encarnar un ideal de origen divino en el que cada vez menos gente cree, uno en el que para casarse con quien quieres hay que pedir permiso a tu familia, a tu religión y a tu país entero casi mientras mantienes firme tu labio superior por mucho que se te independicen (casi) todas tus colonias. Por supuesto que siempre habrá quien vea todo esto con un deje de que "se quejan de vicio, problemas de verdad nunca habrán tenido en medio de tantos lujos", pero bueno, estas son las cartas que la vida han dado a algunos. Republicanismos o monarquismos aparte, es una serie muy bien hecha, y como tal se invita a ver.

lunes, 31 de octubre de 2016

People of Earth

tbs.com/shows/people-of-earth.html
-Estreno: 31 de octubre de 2016, TBS.
-Comedia, 21 minutos.

-¿Recuerdan los episodios cómicos de 'Expediente X'? ¿No, porque es usted demasiado joven y/o averso a las conspiraciones cósmicas? Pues vaya a verlos. Para los que sí, esta serie no es que llegue a la complejidad de relojero de los mejores guiones que Darin Morgan les escribió, pero a ratos el tono y la temática recuerda a ellos. Esta comedia trata sobre un grupo de apoyo para gente que ha sufrido secuestros alienígenas, o sea, una especie de "abducidos anónimos", pero lejos de estar como una cabra y de ser camioneros borrachos que han alucinado todo eso en medio de sus cogorzas, aquí esto es real, aunque obviamente nadie los cree. Un día, un reportero de la gran ciudad, con experiencia en el New York Times pero que ahora trabaja para una web de las de búsqueda infame del clicoteo, llega al pueblo con todo su cinicismo y descreimiento urbanita, y por el camino le pasa algo que le hace pensar que esto a lo mejor es verdad. Cuando conoce al peculiar grupo de abducidos va reuniendo más información y testimonios, y por fin el espectador sabe que esto existe, y que a bordo de la nave raptadora hay un ambiente de burocracia oficinesca y piques personales entre los hombrecillos verdes, los grises y los blancos que dan un nuevo significado a la expresión "temas universales". El grupo de humanos, por su parte, lejos de ser tratado como una panda de pirados, es un colectivo muy normal cuyo trauma, más que ser pinchados por alienígenas, es su mediocre vida en la Tierra, con oficios estancados y repetitivos como cobrador de peajes, recepcionista de funeraria (a tiempo parcial), cartera o granjero de gorra de béisbol. Y el propio reportero, con su laconismo y aire de estar en la cuesta abajo antes de los 30, es también un joya. Es una telecomedia sin risas enlatadas, y por ello sin chistes frecuentes y machacones, pero que resulta graciosa hasta para quien no sea friki de los OVNIs.

Stan against evil

ifc.com/shows/stan-against-evil
-Estreno: 31 de octubre de 2016, IFC.
-Comedia, 21 minutos.

-Otra parodia del cine de terror que resulta a menudo menos graciosa que varias películas de terror propiamente dichas. La acción se sitúa en Willard's Mill, un pueblo de New Hampshire (rodado en Georgia), donde en el pasado quemaban brujas a granel y donde, para vengarse, estas maldijeron el puesto de sheriff local, que nunca acaba muriéndose en la cama, digamos. El penúltimo por ahora se ha librado de la muerte y de la maldición por los pelos a base de perder a su esposa a manos de los zombis y espíritus locales y dimitir del cargo, aunque permanece residiendo allí. Ahora, harto de todo y con tumbarse a ver la tele como único deseo vital, no le queda otra que colaborar con su sucesor, una rubia jovenzuela a la que trata con una mezcla de machismo, xenofobia y tono de tío abuelo de los 50. Lo mejor de la serie es este propio personaje del ex-sheriff, interpretado por John C McGinley, muy acostumbrado ya, al menos desde 'Scrubs', a compaginar el capullo intolerable con las razones para hacérselo perdonar a veces. El resto del reparto son diversos paletos de un pueblo donde el coeficiente intelectual no parece demasiado alto, además de monstruos y no-muertos varios. La parodia resultante a veces tiene gracia y a veces no, no está ni bien ni mal sino todo lo contrario, y la verdad es que incluso en el sub-terreno de la metacomedia los amantes del gore ya tienen mucho con lo que empacharse.

viernes, 28 de octubre de 2016

Good girls revolt

amazon.com/Good-Girls-Revolt/dp/B017AOY4WS
-Estreno: 28 de octubre de 2016, Amazon.
-Drama, 53 minutos, 1 temporada, 10 episodios.

-Desde 2007 es imposible hacer algo ambientado en los años 60 que no se compare con 'Mad men', y este es otro caso, por mucho que tenga su propia personalidad. Ambas series están basadas en mundillos reales de la Nueva York más influyente (el de la publicidad allí, el de las redacciones de revistas aquí), y las dos inventan una oficina imaginaria basada en nombres auténticos. En este caso es una revista mensual llamada 'News Of The Week' (porque 'Newsweek' quedaba demasiado claro, se supone), en un momento histórico, 1969, que es justo cuando 'Mad men' ya se despedía. Entre toda la fauna de personajes que se puede esperar de un lugar así (el director, las secretarias, los reporteros, etc), en este caso se sigue con especial atención a la figura del "researcher", o investigador, que es quien hace todas las llamadas de teléfono, y espera a que lo atiendan la gente importante, y se mete en callejones muchas veces sin salida, para que luego con los datos que consigue tras horas y horas llegue el reportero estrella y escriba el artículo que finalmente se publica. Aquí en concreto los "researchers" a los que se sigue son mujeres, en plena lucha laboral, de clase y de sexo. Porque algo que se puede decir de esta serie es que no es precisamente sutil a la hora de remachar el tema feminista desde el principio, reflejando las desigualdades y los menosprecios no solo en las tramas sino incluso en las conversaciones: una chica que decide casarse demasiado joven, una investigadora que se larga porque no le aceptan un artículo, y sobre todo una protagonista principal, minifaldera y liberada, en guerra permanente con jefes, novio y familia para que la dejen ser quien quiere ser. Y es que no puede ser menos, estando como está basada en el libro homónimo de Lynn Povich, que empezó su carrera como secretaria de 'Newsweek' en 1965, luego fue reportera, luego denunció a la revista por discriminación sexual y al final acabó siendo su editora senior. En las tramas aparecen pioneras reales de aquella época como Eleanor Holmes Norton o Nora Ephron, y muestra muy bien cómo era el oficio antes de la era de internet, resultando más interesante esta parte que la de las relaciones personales entre los protagonistas. En fin, no llega para quitarse el mono de Don Draper y compañía, pero merece la pena verse.

jueves, 27 de octubre de 2016

The great indoors

cbs.com/shows/the-great-indoors/
-Estreno: 27 de octubre de 2016, CBS.
-Comedia, 21 minutos.

-Joel McHale (ex de 'Community') interpreta aquí a Jack Gordon, uno de esos intrépidos machotes que van por el salvaje mundo natural explorándolo valerosamente y luego contando sus experiencias en una revista. Solo que cuando vuelve de su última expedición a Alaska se encuentra con que la revista en papel ya no existe y solo va a haber versión web. Con lo cual, la plantilla de la redacción se ha llenado de "millenials" maricomplejines pegados todo el día a sus pantallas y sus feisbucs y sus ínstagrams y sus tuiters, que se compran botas de monte porque su héroe las lleva, pero las usan solo para hacer postureo por la oficina. Es una premisa sencilla que permite desarrollar los personajes en el futuro a la vez que tiene un pozo sin fondo de recursos de los que tirar cuando hacen falta chistes: el contraste entre el cuarentón Jack y los yogurines versados en tecnología pero ignorantes de todo lo demás, y tan expertos en comunicación online como desastrosos en persona. Unos hachas a la hora de convertir todo en listas, y en añadir zombis a cualquier artículo, pero bastante melindres con el aire que no sea acondicionado, además son, claro, perfectamente "diversos": el blanco, el negro y la oriental. El jefe, y antiguo pionero de la montaña, una generación mayor todavía que Jack, es Stephen Fry, que con su excentricidad británica añade un toque aún más cómico a una serie que una vez que se acepta que es una sitcom con risas de las de toda la vida (y no una nueva 'Community' post-meta-todo) resulta bastante graciosa.

Pure genius

cbs.com/shows/pure-genius/
-Estreno: 27 de octubre de 2016, CBS.
-Drama, 42 minutos.

-Un billonario de esos de Silicon Valley que lleva chaqueta con camiseta y a los veintipocos años aún parece que tiene 16 tiene la idea de crear un hospital no ya de última generación sino de la siguiente, donde con una tableta en la mano puedes hacer una radiografía como quien hace un selfi y donde las paredes están llenas de pantallas y sensores a lo 'Minority report', o de bellas y relajantes imágenes naturales a elección del paciente. Toda la tecnología está llena de impresoras 3D, nanocosas y biogeles que se adaptan a todo y te dejan nuevo en un pispás, y solo se dedican a casos extremos de gran dificultad, como tener cáncer y estar preñada al mismo tiempo o cómo salvarle una pierna a un chaval de 10 años con aracnotejidos de diseño en vez de amputársela. Se le añaden los típicos ingredientes de enamoramientos entre colegas y unas gotas de vida familiar fuera del curro y ya tenemos serie de laboratorio. Parte fantasía casi cercana en el futuro (lo más fatasioso de todo es que es gratis) y parte drama médico de toda la vida, no tiene actores de carisma especial (incluyendo en ello a Demot Mulroney, procedente de un papel bastante bueno en 'Shameless'), y se queda en producto del montón.

miércoles, 26 de octubre de 2016

Dream Corp, LLC

adultswim.com/videos/dream-corp-llc/
-Estreno: 26 de octubre de 2016, Adult Swim.
-Comedia, 11 minutos.

-Microserie de apenas diez minutos por episodio que tiene lugar en una especie de mezcla de laboratorio y psiquiátrico, cutre y mugriento, llevado por personal a cuál más incompetente. Aparte de la imaginería feísta y postindustrial (o incluso preindustrial, dado lo caduco de los ordenadores), el interés formal de la serie podría estar en su uso de la rotoscopia, que consiste en pintar animación por encima de imagen real, como se vio por ejemplo en la película 'A scanner darkly', o, quizá en su representante más conocido, el videoclip 'Take on me' del grupo noruego A-ha en los años 80. El grupo de personajes a cargo del centro, especializado en investigar sueños y alucinaciones, no está mal diseñado, desde el profesor chiflado al mando con USBs en los brazos hasta el calvo gordo y con gafas que claramente tiene una perversión sexual (o quince), pasando por la subalterna que es la única persona competente en el lugar o el robot jachondo que a veces roba todas las escenas. Pero acaba siendo todo demasiado delirante e inconexo como para dejar huella. Para amantes de lo bizarro, en su sentido más friki.

lunes, 24 de octubre de 2016

Man with a plan

cbs.com/shows/man-with-a-plan/
-Estreno: 24 de octubre de 2016, CBS.
-Comedia, 21 minutos.

-Tras diez años como Joey Tribbiani en 'Friends', Matt Leblanc se ha pasado la década siguiente intentando conseguir otro pelotazo similar, pero no ha llegado a resultar. Ni siquiera un spin-off de la propia 'Friends' centrado en su propio personaje duró gran cosa, y desde entonces ha ido dando tumbos de proyecto en proyecto, cual empleado de ETT, aunque mucho mejor pagado y hasta ganando un Globo de Oro por hacer de sí mismo en 'Episodes'. Pasando de morenazo italiano a cuarentón de pelo gris, pero siempre en plan macho alfa de la serie, ha llegado incluso a presentar 'Top gear', también llamada 'Pornocoches' por algunos. Aquí, esta sitcom de viejo estilo lo presenta como un padre de familia en Pittsburgh, que por circunstancias de la economía intercambia sus roles de siempre con la parienta, y ahora es la que trabaja y él el amo de casa lidiando con tres morlacos de entre trece y siete años. La familia se pelea durante 19 minutos entre ella y con el mundo exterior y luego lo arregla todo al final, aprendiendo mutuamente unos de otros. Es formulaica cual canción popera de los 80, pero precisamente por eso funciona y precisamente por eso llega hasta donde llega, y no más.

sábado, 22 de octubre de 2016

Dirk Gently's Holistic Detective Agency

bbcamerica.com/shows/dirk-gentlys-holistic-detective-agency
-Estreno: 22 de octubre de 2016, BBC America
-Drama/comedia, 1 temporada, 8 episodios.

-Basada en la serie de novelas de Douglas Adams, autor también de 'Guía del autoestopista galáctico', DGHDA es un serie de detectives completamente diferente a lo que se pueda haber visto nunca. Alternativa, a ratos paródica, a ratos iconoclasta, con mucha "silliness" británica, y siempre con una nueva locura ocurriendo a la vuelta de la esquina, está llena de energía, surrealismo, excentricidad y cosas que no tienen mucho sentido a veces más allá del de epatar al espectador. Esto significa que a algunos les encantará y a otros les parecerá una chorrada insufrible. Nuestro personaje de entrada en este mundillo es Todd Brotzman, un mindundi que trabaja de botones en un hotel y que empieza a notar cosas raras a su alrededor, algunas simplemente extrañas, como ver a un doble suyo  vestido de drag en un pasillo, y otras bastante desagradables, como un asesinato en el hotel. Elijah Wood es quien da vida a este personaje, un actor ya desde Frodo o 'Wilfred' bastante acostumbrado a encarnar a personajes normalitos tirando incluso a apocados a quienes les empiezan a ocurrir cosas raras, como anillos únicos de poder o perros que les hablan con acento australiano. Aquí se acaba encontrando con Dirk Gently, un joven delgaducho, saltarín y verborreico que se autodenomina "detective holístico" y que tiene métodos bastante peculiares de "interconexión cósmica" a la hora de ponerse a desfacer entuertos. Intentar describir el resto de los personajes y el tono de la serie llevaría más tiempo que ver el primer episodio, y este es uno de esos casos en los que se sabe desde el principio si esto es algo que te va a llamar o no te va a hacer tilín especial, lo cual además se complica porque una serie norteamericana rara vez le encuentra el punto a una obra de origen británico. Solamente decir que Adams trata a sus extraños personajes  con afecto más que como objetos de los que reírse, así que quien que se haya sentido alguna vez como un bicho raro, quizá se sienta a gusto, al menos un rato, junto al alocado Dirk.

miércoles, 19 de octubre de 2016

Chance

hulu.com/chance
-Estreno: 19 de octubre de 2016, Hulu.
-Drama, 1 temporada, 10 episodios.
-Renovada por 10 episodios más.

-Hugh Laurie, que fue durante años el doctor House en 'House', interpreta aquí al doctor Chance en 'Chance', y ambos no pueden ser más distintos. Mientras que el primero era un misántropo Sherlock Holmes de la medicina de urgencias, ceñudo y malhumorado casi siempre, el segundo es un pacífico psiquiatra en medio de un divorcio, especializado en hacer las entrevistas preliminares a los pacientes y luego recomendarlos al especialista adecuado. Uno de sus casos, una rubia cuarentona (Gretchen Mol) que puede o no tener doble personalidad y de quien abusa su pareja, un policía, es el desencadenante de una trama de "thriller" psicológico de paso tranquilo, rozando el "noir" hitchcockiano, aunque a veces se queda más en Brian De Palma, en la que Chance se mete intentando primero hacer lo decente, que es intentar protegerla de alguna manera, pero obviamente la cosa se complica enseguida. Aparte de la firme presencia ante las cámaras que Laurie ha alcanzado con los años, tras empezar como cómico en Inglaterra, destaca también en la serie Ethan Suplee, antiguo obeso mórbido que ahora se ha puesto más cachas y que aquí hace un curioso personaje de exveterano de guerra, restaurador de muebles antiguos y sicario de alquiler con ganas de pelea. Este es otro ejemplo de la calidad de los actores elevando la del material que tienen para trabajar.

domingo, 16 de octubre de 2016

Berlin station

epix.com/series/berlin-station
-Estreno: 16 de octubre de 2016, Epix.
-Drama, 53 minutos.

-Epix es el nuevo jugador en la partida de cartas en la que participan HBO o Showtime, por ejemplo. Es un canal por cable "premium" que habiendo empezado como videoclub de película de éxito, ahora se lanza a la producción propia, con 'Graves' y esta 'Berlin station' como sus primeras series. La primera de ellas toca el tema de la sátira política, y la segunda la del espionaje con toques de la Guerra Fría, trasladado ahora a la Guerra Contra el Terror, así, con mayúscula. En una capital alemana ahora ya no presentada como triste, oscura y llagada por el famoso muro, como antaño, sino como tan hedonista y fiestera que uno de los personajes se quiere ir de allí antes de que su hijo llegue a la edad universitaria, se desarrolla una historia de secretos, traiciones, cruces de agentes, conspiraciones, tráfico de armas, affairs sexuales y planes de atentados terroristas que a ratos recuerda un tanto a las temporadas justo anteriores de 'Homeland', con la que no va a coincidir en antena. Daniel Miller, un agente estadounidense de padre militar destinado en Europa y madre alemana (interpretado por Richard Armitage, Thorin en 'El hobbit') es el protagonista que trabaja en la embajada de su país, y como ha sido de todo antes (analista de la CIA, agente de campo, veterano de guerra), pues está siempre en el centro de todo. La trama comienza con un personaje estilo Edward Snowden, cuyos "wikileaks" particulares parecen centrarse mucho en las actividades americanas en Alemania, y claro, se lo pinta enseguida como el malo de la película. Es una serie que a veces recuerda a la recomendable 'Rubicon', que duró una sola temporada en AMC, concretamente en el hecho de que a menudo estaba más interesada en las consecuencias que el desgaste de una vida así causa en los personajes que en la misión en sí, tratada muchas veces como un macguffin secundario que ya se resolverá por su propio peso. En este sentido, esta estación berlinesa está plagada de actores (y actrices) especialmente bien dotados para expresar varias emociones en un mismo gesto, como Richard Jenkins, Michelle Forbes, Rhys Ifans, Leland Orser o incluso Tamlyn Tomita, quitándose a menudo su máscara de impenetrabilidad oriental. Esto por un lado es bueno si te gustan las cosas con matices y con atención a los detalles, pero a otros les ralentizará demasiado la acción. Hay que avisar desde el principio que esto no es 'Misión imposible', así que las escenas de acción son de escasas a inexistentes, aunque el hecho de estar rodada en la propia Berlín hace de la ciudad un personaje más y le dé una atmósfera especial.

Graves

epix.com/series/graves
-Estreno: 16 de octubre de 2016, Epix.
-Dramedia, 30 minutos, 1 temporada, 10 episodios.

-A menos de un mes para la gran decisión Trump-Clinton, Epix se sacó de la manga esta serie sobre Richard Graves, un ficticio expresidente republicano de Estados Unidos al que 25 años después de su mandato le fastidia bastante andar de acto en acto inaugurando cosas y ayudando en mítines y leyendo cuentos a críos en colegios que llevan su nombre, y solo quiere que lo dejen en paz. En estas, se entera por internet de que se lo considera uno de los peores presidentes de la Historia del país, y con la ayuda de una camarera veinteañera y con tatuajes, y de la marihuana que ella le proporciona, decide quitarse la tontería de encima y aprovechar los últimos años de su vida útil. Y la verdad es que tiene bastante por donde empezar: su esposa 15 años más joven tiene una vida pública muy activa, casi como cuando era primera dama, y la quieren tentar para que se presente al senado; su hija, antigua adolescente modelo, ahora es un desastre sentimental porque se está divorciando de un Rockefeller; y su hijo, que nunca se sintió muy estimado, está con el ejército en Iraq o por ahí. Además, también sabemos que Graves sufrió un atentado a lo Ronald Reagan, al que sobrevivió. Interpretado por un Nick Nolte de 75 años a quien la dentadura postiza le ha cambiado la cara bastante, Graves tiene la voz cada vez más cascada y la mala leche de un vejestorio, pero siempre se acaba redimiendo cuando agarra a su nuevo ayudante, un sufrido pipiolo veinteañero, se fija en uno de sus errores públicos del pasado y suelta un discurso público o una aparición televisiva, sin papeles ni nada, de esos inspiradores y que te hacen querer sacar la banderita. Para poder potar sobre ella. Por supuesto, no es casual en absoluto que la historia trate de un republicano de los más extremos que ahora se da cuenta del daño que ha hecho, y en ese sentido la serie tiene bastante sesgo, por mucho que convencieran a políticos reales de ambos bandos como Bill Richardson y Rudy Giuliani para hacer cameos de sí mismos. En fin, que este es otro caso donde lo de ser parte comedia parte drama no es lo mejor para la serie. Para sátira política ya está 'Veep', que lo hace mucho mejor.

Eyewitness

usanetwork.com/eyewitness
-Estreno: 16 de octubre de 2016, USA.
-Drama, 42 minutos, 1 temporada, 10 episodios.

-Lo primero que hay que decir de esta serie es que es un "remake" de otra noruega, 'Øyevitne', lo cual ya nos coloca un poco en el sitio adecuado: ¿Crímenes que afectan al pueblo entero? Sí. ¿Sitio frío / boscoso / rural? Sí. ¿Fotografía desaturada tendente al azul, marrón y gris? Sí. ¿Vueltas de tuerca, pistas falsas y giros de 180 grados que se aplauden en la original y se abuchean en la copia? Sí. Bienvenidos a otro "AmeriScandiNoir", terremoto que ya parecía haber pasado, pero al que al parecer aún le quedan réplicas. Adaptada por Adi Hasak, proveniente del vehículo de lucimiento para Jennifer López 'Shades of blue', es una historia con todos los topicazos antes mencionados, pero también con los suficientes ingredientes de originalidad como para merecer la atención de los adeptos al género. Estamos en un lugar rural cercano a Nueva York (rodado en Canadá), donde una pareja de chavales que vienen de hacer uno cabriolas con la moto y otro vídeos del anterior para ponerlos en YouTube acaban presenciando (de ahí el título de 'Testigo') algo que acaba con varias muertes. Pero la cosa se complica porque estos dos chavales son algo más que colegas del insituto, y uno de ellos no quiere salir del armario por nada del mundo, así que intentan volar bajo el radar. Y no solo eso, sino que además, el otro chaval es hijo adoptivo de la sheriff del pueblo, antigua agente de carrera fulgurante en Nueva York y Buffalo antes de verse relegada, por un escándalo que ya nos contarán, al típico pueblo perdido donde nunca pasa nada hasta que sí pasa y puede volver a redimirse. Pero la cosa no acaba ahí, sino que enseguida se persona allí el FBI, no todos de cuyos agentes se muestran lo suficientemente competentes en sus primeros pasos de la investigación. ¿Eso es por inutilidad o porque no son trigo limpio? Así que la pregunta ahora es qué va a pasar con la investigación, si va a haber más muertes y cómo quedarán afectados los habitantes del pueblo por todo esto. Julianne Nicholson, la pelirroja que interpreta a la sheriff, es seguramente lo mejor de la serie, y es de esas secundarias que cuando sale en otras series la eleva, así que aquí, con la mano en el timón esta vez, traza su rumbo con seguridad. Lo demás es entretenido si te van estas cosas, aunque un poco demasiado larga para lo que cuenta.

viernes, 14 de octubre de 2016

Haters back off

-Estreno: 14 de octubre de 2016, Netflix.
-Comedia, 30 minutos, 1 temporada, 8 episodios.

-Pues a ver. Colleen Ballinger tiene 30 años, es de California, y se presenta como "YouTube personality". Lleva ocho años con un canal de YouTube donde tiene un personaje cómico, Miranda Sings, que es una parodia de otras "personalidades de YouTube", en especial los que se dedican a cantar (mal), ponerlo en internet sin darte cuenta de que cantas mal, y encima esperar que te digan cosas bonitas. Y tras esos ocho años currándoselo y consiguiendo siete millones de seguidores, se dio incluso el lujo de elegir entre HBO y Netflix. Y eligió Netflix por aquello de que Netflix está en internet y HBO no. E incluso eligió como título la frase que ella misma usa cuando alguien le dice cosas feas en su vídeos: todo el que no la alabe es un "hater" (o sea, jéiter, o sea, odiador). En fin. Miranda vive en casa sin ir al instituto (es homeschooled") con su pusilánime madre que finge necesitar una muñequera, con un tío fondón y de bigote que anima sus delirios de grandeza, y con una hermana normal y corriente que es la única persona normal y corriente de la serie. Miranda es absolutamente odiosa, malcriada, caprichosa y consentida, y la gracia se supone que consiste en ver cómo su madre y su tío se acobardan y desviven ante sus desplantes y cómo a la hermana se le dan vueltas los ojos al respecto. Como cortos de YouTube podían funcionar, pero en serie de media hora no, la verdad. Ballinger ya no está para hacer de adolescente, y su caracterización resulta demasiado estridente y exagerada. Alguna situación o momento concreto de repente puede tener alguna gracia más, pero mayormente es un intento meta no demasiado bien logrado, por mucho que esta serie se presente, en plan futura pregunta de Trivial, como "la primera personalidad de YouTube que tiene una serie propia". Pues fallando se va aprendiendo.

Goliath

-Estreno: 14 de octubre de 2016, Amazon.
-Drama, 55 minutos, 1 temporada, 8 episodios.

-Incluso los nombres más venerables de la historia de la televisión serializada se van pasando a los provvedores por internet, y el último caso por ahora es el de David E Kelley, creador de varias series sobre abogados para todas las "majors" en abierto (ABC, CBS, NBC y Fox), ganador de 10 emmys personalmente, y que aquí prueba el modelo Amazon de serie corta y solamente los episodios estrictamente necesarios. También ayuda mucho el hecho de tener un reparto estelar que hace solo unos años solo se habría podido reunir para la pantalla grande, encabezado por Billy Bob Thornton, William Hurt y Maria Bello. La historia en sí es bastante simple: antigua estrella de la jurispridencia, alcohólico las más de las veces, rozando ya los 60, encuentra por fin un caso que lo saca del bar, enfrentándose a la gran corporación (de ahí el título) para la que solía trabajar, en un tema de falso suicidio y secretos industriales. Como pasa a menudo en las historias policiaco-legales, el caso es lo de menos, y lo que realmente destaca son las actuaciones de los protagonistas y sus peculiaridades personales. Kelley es un veterano a la hora de crear personajes con peculiaridades raras ('Ally McBeal', 'Harry's law', 'Boston legal'), y aquí vuelve a hacerlo, aunque conteniéndose bastante más y encontrando un punto bastante justo en este aspecto. Thornton es el abogado que se las sabe todas y que cuando vacía las botellas en el suelo en vez de en su garganta resulta bastante lúcido, Hurt es el peculiar pez gordo de la corporación, con su cara quemada y su irritante costumbre de hacer clicks nerviosamente todo el tiempo, y varios personajes femeninos tienen también espacio para lucirse, entre ellos la esposa del difunto, la otra abogada que prende la mecha del caso, la prostituta de corazón de oro y cuerpazo de escándalo (Tania Raymonde, ya muy crecidita tras 'Perdidos'), y el equipo legal de los malos, donde figura incluso la ex del prota. Con buenas actuaciones y un uso bastanet efectivos de los "cliffhangers" al final de cada episodio, no resulta esencial, pero se deja ver muy bien.

jueves, 13 de octubre de 2016

Falling water

usanetwork.com/fallingwater
-Estreno: 13 de octubre de 2016, USA.
-Drama, 42 minutos.

-¿Puede existir una ciencia de los sueños? En un mundo en el que ya van quedando pocas fronteras alcanzables, los premios gordos del sorteo (el universo, Dios, qué pasa tras la muerte, los propios sueños, etc) aún no han salido, y cada vez es más difícil aplicarles un método científico que los aclaren de una vez por todas. Algo así parece ser lo que está en el fondo del iceberg en esta serie, y digo "parece ser" porque es de esas propuestas que hacen que cosas como 'Origen' o 'Perdidos' sean un modelo de claridad en comparación. Y eso en gran parte es, aparte de por el propio tema escogido, por la manera de presentar un puzzle donde ni se te da la caja en que venía para ver qué foto tienes que recomponer. Los personajes principales son tres personas que no se conocen entre sí, pero que tienen en común extraños sueños o incluso visiones cuando están despiertos. Uno es un experto en seguridad en un banco que siempre acaba siendo arrastrado al mismo restaurante por la visión de una novia que ni siquiera sabemos si es real. Otra es una joven diseñadora y/o ideóloga publicitaria muy buscada por su habilidad para encontrar las últimas tendencias en moda y costumbres urbanas, y que cree que hace poco dio a luz y le quitaron a su hijo, aunque tampoco lo sabe con seguridad. Y el otro es un investigador de policía de origen chino, cuya madre está catatónica en la vida real, pero despierta en sus sueños. Junto a todos estos está un barbudo científico islandés, que es quien hace las preguntas y enuncia las hipótesis en torno a la ciencia de los sueños que si no iluminan la pista de aterrizaje entera, al menos te indican dónde está más o menos: "¿Alguna vez piensas que tus sueños están intentando decirte algo? Todos soñamos, y cuando soñamos pensamos que nuestros sueños son solo nuestros. ¿Y si estamos equivocados? ¿Y si nuestros sueños son piezas de un gran mosaico que todos estamos soñando juntos? ¿Y qué pasaría si una persona, la única persona adecuada para ello, pudiera salirse de sus sueños y meterse en los tuyos? ¿Y si esa persona... fueses tú? Cuando empecé, yo era un hombre de ciencia (...) pero ahora cada vez que me despierto estoy convencido de que se me han revelado profundas verdades en mis sueños (...). Hay una guerra por controlar nuestros sueños, y el resultado puede que dependa del destino de una sola persona, especial y poderosa". Bueno, pues con eso y con Juan Carlos Fresnadillo como director y productor ejecutivo, y con una ejecución, valga la redundancia, tirando a lenta y enigmática, es difícil que la gente tenga hoy en día la paciencia para aguantar media temporada de muchas preguntas y pocas respuestas, a no ser que el tema le vaya mucho, o que encuentren fascinante imágenes oníricas como la del autobús atropellando peatones uno tras otro, o sean fans hardcore de los sudokus nivel experto. 'Mr Robot', la serie que demostró que el canal USA tenía repertorio, cada vez está más cerca de descarrilar por cosas similares, y veremos lo que sucede con esta 'Agua que cae' de no se sabe dónde.

martes, 11 de octubre de 2016

Channel Zero

syfy.com/channelzero
-Estreno: 11 de octubre de 2016, Syfy.
-Drama, 42 minutos, 1 temporada, 6 episodios.

-¿Sabe usted lo que es un "creepypasta", querido lector? Pues a ver cómo se lo explico. Haciendo un juego de palabras con "copypasta", que consiste simplemente en copiar y pegar cosas en internet, como fotos, memes, leyendas, relatos, etc, los "creepypasta" es lo mismo pero con temas relacionados con el mundillo del terror, y que se van diseminando a base de que alguien las lee y las pega en alguna otra parte, como foros o Facebook, para asustar o dar grima a sus conocidos, a veces incluso añadiendo sus propias modificaciones o secuelas al original. Al parecer, incluso publicaciones como 'Time ' o 'The New York Times' se han hecho eco del asunto, y hasta llegó a haber un caso en 2014 cuando dos chavalinas de 12 años acuchillaron a otra 19 veces en Wisconsin (no murió), influidas por una de estas historietas, 'The slender man' ('El hombre delgado'). Bueno, pues ahora Syfy tiene el plan de hacer una serie de las llamadas "de antologías", donde cada temporada (breve, de unos seis episodios) se ocupará de uno de estos "creepypastas". El primero de ellos, y uno de los más desasosegantes, es 'Candle Cove', que nace de la idea de qué pasa en las mentes infantiles cuando se ponen a ver toda la tarde una extraña teleserie de piratas hechos con marionetas, que no comprenden muy bien, pero que de alguna manera emparenta con lo que está ocurriendo en sus vidas, y luego de mayores les provoca recuerdos extraños. Para explicarlo rápidamente, quien haya visto cosas como 'Dentro del laberinto' de pequeño en vez de más mayor sabrá exactamente a qué me refiero, y cómo algo que en principio no debería ser más que una fruslería para entretener a críos acaba dejando una imagen en sus tiernas mentes de efectos inesperados. La verdad es que, al menos esta primera temporada está rodada de una manera bastante inquietante, porque a lo extraño del relato se añade una falta completa de asideros a los que agarrarse, y cualquier cosa puede pasar. Quizá toda la historia tiene una explicación lógica, o quizá es todo un sueño, o una alucinación, o está solo en la imaginación de uno de aquellos niños, ahora convertido en psicólogo infantil, que además acaba de pasar por un brote psicótico, y que después de eso vuelve a casa de la madre, y a aquella televisión de los 80, para intentar saber de una vez qué pasó con su hermano gemelo muerto. Dar yuyu da, sobre todo el repulsivo Niño de los Dientes, aunque esto también depende de si cosas como 'Poltergeist' o 'It', de Stephen King, le provocan a uno risa por la tontería o escalofríos inexplicables. Y es que teniendo como participantes a gente que estuvo en 'Twin Peaks' o el 'Hannibal' televisivo de hace poco , el resultado no podía ser menos.

American housewife

abc.go.com/shows/american-housewife
-Estreno: 11 de octubre de 2016, ABC.
-Comedia, 21 minutos.

-Katy Mixon es una experimentada secundaria de comedias como 'Eastbound and down' y 'Mike and Molly', donde normalmente hace de tía buena con poderoso escote cuando es necesario. En esta última sitcom, acabada el año antes, Mixon interpretaba a la hermana y cuñada de la pareja de obesos que daba el título a la serie. Y ahora, habiendo cogido unos kilillos ella también, aquí interpreta a esta "ama de casa americana" tan obsesionada por que su peso no le sea un problema como por recordarse continuamente que se acaba de convertir en la segunda esposa más gorda de su pueblo. El tal pueblo es Westport, Connecticut, uno de los sitios más pijos de la costa este, donde todo el mundo tiene un yate y un perro labradoodle, y donde la familia Otto destaca no solo por el peso de Katy (aquí Katie), que por otra parte tampoco es para tanto, sino por su inferior nivel económico. Resulta que viven ahí porque han conseguido plaza en un buen colegio donde la niña pequeña de la familia, que a los 8 años ya está llena de compulsiones de obsesa del orden (subir dos escalones y bajar uno, hipocondria ante los gérmenes, odio a los juguetes rojos, etc), puede estar sin que la miren muy mal. Además de eso, el hijo mediano, de 11 años, ya anda hablando de capitalismo y comunismo con pinta de ser un repulicano de tomo y lomo de mayor (republicano a la norteamericana, se entiende), y la hija mayor, que era patito feo de pequeña hasta que se le quitó el acné, y se puso lentillas, y pego el estirón, y "la visitó el hada de las tetas", como dice la propia madre, ahora empieza a hacer pandi con las hijas de las delgadísimas madres cuarentonas que se pasan el día bebiendo purés verdes en ropa de gimnasio. Y así anda la pobre Katy/Katie, rodeada de agobios por todas partes menos por una, que es su marido (el también veterano secundario de comedias Diedrich Bader), que adora ese cuerpo serrano que ella tiene, incluso después de las cenorras pesadas. Como comedia familiar tiene buena pinta (y en esto la ABC tiene un gran ojo clínico últimamente), aunque habrá que ver si tiene registro más allá del desprecio sardónico por el culto al cuerpo y por los aires de ricachón de los vecinos.

lunes, 10 de octubre de 2016

Freakish

hulu.com/freakish
-Estreno: 10 de octubre de 2016, Hulu.
-Drama, 22 minutos, 1 temporada, 10 episodios.

-Es octubre, así que tiene que haber zombies, y últimamente raciones dobles o hasta triples. En esta serie, la vuelta de tuerca es que la zombificación proviene de la planta petroquímica del pueblo, donde se declara un incendio, y los gases resultantes son los que le dan ese hambrecilla tan peculiar a la gente del lugar. Otra particularidad más es que los protagonistas a quienes seguimos son un grupo de adolescentes que han conseguido meterse en el refugio bunkerizado de su instituto que estaba ya preparado para esta posibilidad, dado el riesgo de la factoría cercana. Y eso es básicamente todo: una mezcla de quetepillos quetecomos junto con drama adolescente, donde van saliendo algunos secretillos a relucir para mayor intensidad todavía. Porque a pesar de los pocos medios desplegados y de tener duración de telecomedia (la serie entera dura menos de cuatro horas a pesar de sus diez episodios), esta gente se lo toma muy en serio y hay varias tragedias bastante dramáticas. En fin, otra de esas series que hace lo que dice la etiqueta: "teen drama with zombies".

domingo, 9 de octubre de 2016

Insecure

hbo.com/insecure
-Estreno: 9 de octubre de 2016, HBO.
-Comedia, 30 minutos, 1 temporada, 8 episodios.

-De YouTube a HBO. Esa es la carrera, con otras vallas por el medio, de la actriz califoniana de origen senegalés Issa Rae, que se gradúa a las ligas mayores con esta serie sobre una casi treintañera atrapada, como dice el título, en varias inseguridades. Trabaja como voluntaria en una ONG urbana donde ella es la única persona negra mientras los blancos de clase media y sentimiento de culpabilidad que la rodean solo la tienen en cuenta cuando algo de tema racial sale a relucir. En su "empleo" tampoco parece que lo de lograr contactar con los escolares adolescentes a los que se dirige la ONG le sea tampoco muy fácil (como ha ido a la universidad, les suena demasiado educada), y mucho menos en su vida privada, donde tiene auténticas dudas entre su novio
de cinco años, ahora mismo desempleado y sin ganas nunca de salir mucho, y un amigo de toda la vida que siempre le había molado y que ha llegado en la vida a ser productor de música. Esto es importante, porque otra de las inseguridades de Issa (la protagonista también se llama así) es que cuando se toma un par de copas y le ponen un micro delante, no se le da nada mal rapear. El tema de la serie al completo, además de en el título, aparece en una de las frases del primer episodio: "¿Cómo de diferente sería mi vida si me lanzara en realidad a por lo que de verdad quiero?". Y en ello está, aunque la mayoría de las veces sea solo ante el espejo, que a veces parece su mejor amigo, donde se dedica a ensayar cosas como su personalidad del sábado noche, basada en el pintalabios que elija (chunga, sexy, sofisticada...). Junto a ella y su triángulo amoroso está su amiga de siempre, Molly (Yvonne Orji), que trabaja en un despacho de abogados, y que por mucho que Issa diga de ella que cae bien a blancos y negros, como Will Smith, también está llena de sus propias inseguridades. Además, por mucho que a menudo Issa aparezca en público como una joven madura y formal, tiene un lado de mala leche que le aparece en sus letras de rap sobre partes íntimas de la anatomía femenina, e incluso en los títulos de los episodios, que terminan todos en "...as fuck", empezando por el primero, 'Insecure as...' eso mismo. (messy, racist, guilty, real o broken son otros). La serie ha sido recibida muy bien por haber encontrado voz propia dentro de un tema que empieza a estar muy poblado ya, como el de las voces negras (y femeninas) dentro de la comedia urbana.

Divorce

hbo.com/divorce
-Estreno: 9 de octubre de 2016, HBO.
-Dramedia, 30 minutos, 1 temporada, 8 episodios.

-En su vuelta a la HBO, Sarah Jessica 'Sexo en Nueva York' Parker no podría haber escogido un papel más diferente. O bueno, sí, pero nos entendemos. En 'Sex in the city' su Carrie Bradshaw era una aventurera sexual con una gran manzana que comerse a bocados y luego irlo contando por ahí en columnas de prensa y a las amigas entre cócteles. Aquí, es Frances, una cincuentona con dos hijos, un marido al que ya no soporta y un amante neozelandés, bastante alejado de la fantasía de Mister Big, que está bien como está, sin mayor compromiso que le estorbe. Cuando un día particulamente pésimo, durante el 50º cumpleaños de un conocido, a ella le estalla todo en la cabeza y decide prender la mecha de una solicitud de divorcio, se ve enseguida que el asunto no va a ser rápido, cómodo ni amistoso y que va a haber bilis a cubos. Como planteamiento, es sencillo e incluso interesante, lo de seguir a una pareja paso a paso por un divorcio complicado, pero el problema es el tono, que por aquello de la dramedia y porque la gente no acabe queriendo cortarse las venas al ver la serie, intenta aligerar un poco el aire y lo único que consigue son salidas de tono que a veces parecen auténticas bufonadas, desde el revólver de la primera escena hasta el personaje casi al completo del marido, Robert (Thomas Haden Church, que por otra parte es un muy buen actor), que se ve obligado a ser ultraodioso para que la meramente detestable Frances parezca una santa. Una buena dramedia presenta la vida como es, con momento trágicos y cómicos juntos pero no revueltos, porque así es la vida humana. Una mala dramedia hace que el drama anule a la comedia y viceversa, y eso es lo que ocurre aquí varias veces. HBO rara vez le ha cogido el punto a las series de media hora, y esta es otra muestra de ello.

miércoles, 5 de octubre de 2016

Frequency

-Estreno: 5 de octubre de 2016, The CW.
-Drama, 42 minutos.

-Ocurre con cierta "frequency" (chiste malo) en la televisión estadounidense que en la misma temporada, y a veces en la misma semana, se estrenan dos series con el mismo tema, sea por coincidencia, por afán de emulación, o porque ese tema esté de moda. En 2016 ese tema fue los viajes en el tiempo, con 'Timeless' estrenada dos días antes que esta 'Frequency' que adapta la película del mismo título del año 2000. Esta última es una historia cuya vuelta de tuerca principal consiste en que por vaya usted a saber qué cosa rara, un agente de policía que vive en 1996 puede hablar con su hija del año 2016 usando un aparato de esos de radioaficionado. La hija, que también es policía ahora, sabe que su padre está a punto de morir como consecuencia de sus investigaciones en el caso del que se está ocupando en ese momento, así que busca la manera de evitarlo con la única ayuda del antiguo aparato de radio. Lo que pasa es que eso cambiará el futuro, y provocará paradojas espacio-temporales, etc. Como todas las historias de viajes en el tiempo (aunque aquí nadie viaja, en sentido estricto), aquí también hay fallos de lógica, y la película original también los tenía. En ella, el personaje de la hija era un hijo (Jim Caviezel), y el padre (Dennis Quaid) era un bombero que moría en un incendio, pero el tema de la investigación con 20 años de diferencia se mantenía. Como idea, da para una película con la que entretenerse una tarde, pero falta ver cómo se extiende esto a una serie entera sin estirar el chicle demasiado.

martes, 4 de octubre de 2016

No tomorrow

cwtv.com/shows/no-tomorrow/
-Estreno: 4 de octubre de 2016, The CW.
-Drama/comedia, 42 minutos.

-Hace ya tiempo que The CW dejó de ser solo una cadena para niñas ñoñas, y sin tampoco crear hitos para la historia, ha ido encontrado últimamente maneras de ofrecer al menos toques originales dentro de subgéneros muy manidos como los superhéroes o las veinteañeras románticas. El culebrón deconstruido 'Jane the virgin' o la "rom-com" con parodias musicales 'Crazy ex girlfriend' son dos muestras de ello, y otra más es esta adaptación de una serie brasileña de 2012, que trata sobre una joven ordenada, metódica y tímida que trabaja en un aburrido almacén de distribuciones y que un día conoce a su total opuesto, un inglés hippie-hipster con barbona y abdominales que vive al día sin pensar en el futuro. Y esto por una razón de peso: él cree firmemente que el mundo se va a acabar dentro de ocho meses y doce días cuando un meteorito se nos lleve por delante, así que pa qué tener un empleo, o pagar hipotecas o multas de aparcamiento. A Evie (Tori Anderson) se le pone la misma cara que se le acaba de poner a usted, querido lector, pero como los dos son jóvenes y sanos y guapetones en edad de merecer (él, Joshua Sasse, es el novio actual de Kylie Minogue), se dejan llevar por  el "amour fou" que les entra y se ponen a tachar cosas de sus "bucket lists" (o lista de cosas que hacer antes de morirse), mientras los padres de ella, los colegas del trabajo, y el gafitas apocado que por fin había logrado reunir el valor suficiente como para declarársele rodilla en tierra observan la situación con creciente alarma. Es un planteamiento que más bien parece una parodia, pero la pareja protagonista está sensacional en sus papeles, y al menos al principio a uno le apetece ver cómo sigue todo esto y cuánto logra mantenerse, confiando en que los episodios siguientes no sean un mero desmelenarse un poco más ella y controlarse un poco más él, resolviendo los problemillas cada vez con un empalagoso gesto romántico y una escena de cama apta para todos los públicos. Se gana al menos un segundo episodio.

lunes, 3 de octubre de 2016

Conviction

abc.go.com/shows/conviction
-Estreno: 3 de octubre de 2016, ABC.
-Drama, 42 minutos.

-En 2015, Hayley Atwell se mostró como una de las mejores cosas que ha traído la avalancha de series y películas sobre superhéroes, y su Agente Carter habría merecido mejor suerte que durar solo 18 episodios, pero la cadena ABC, a pesar de cancelarla, sabía la joya que tenía como líder del reparto, y no ha tardado en ponerla al frente de otra serie, esta bastante adocenada y del montón, donde vuelve a ser lo mejor (haciendo equipo con su vestido de noche rojo con potente escote). La historia va de la CIU, que no es eso, sino otra cosa diferente: la Conviction Integrity Unit, que se dedica a revisar casos legales en los que hay personas inocentes que pueden estar en prisión por delitos que no han cometido. Pero lejos de ser una serie con peso específico y de alcance social, está trufada de todas las malas costumbres que hacen que las series de las "majors" norteamericanas en abierto sean normalmente muy inferiores a las de los canales por cable y de pago. Los casos, por decisión del jefe, han de aclararse en tres días máximo (y no dice directamente "en 42 minutos" porque quedaría demasiado meta), y cada personaje tiene por detrás una serie de secretillos y razones ulteriores para complicar sus personajes (que no es lo mismo que añadirles complejidad) que a menudo distraen más que otra cosa. Alguno de los miembros del equipo investigador es gay y con pareja en la cárcel. Otro tuvo un grave trauma infantil. Y la mayor complicación de todas es la propia protagonista central, Hayes Morrison, que básicamente es Chelsea Clinton pero con una biografía más agitada: su padre fue presidente de Estados Unidos, su madre es candidata al senado en activo y ella misma, a los treinta y pocos, ya ha sido brillante abogada, brillante profesora y brillante juerguista también, razón por la cual se encuentra haciendo esto ahora, obligada para tapar sus escandalillos, en lugar de en plan ONG unipersonal. O sea, que estamos en la ABC, y el Shonda-rhimes-ismo se cuela por todas las rendijas. Pulida y eficaz como todo plato generalista, con Atwell como razón para verla soslayadamente, pero no suficiente para ser de visionado obligado.

Milo Murphy's law

disneyxd.disney.com/milo-murphy-s-law
-Estreno: 3 de octubre de 2016, Disney.
-Animación, 22 minutos.

-Pues resulta que Murphy, el de la famosa Ley, de pequeño se llamaba Milo, y era una especie de Rompetechos al que todo le sale mal. Aunque lo único que haga sea esperar al autobús escolar, seguro que se rompe una tubería cercana y se arma la marimorena a su alrededor. Tiene tal fama de cenizo que todos los compis de cole se apartan de él, excepto la chica mona y el novato, aunque solo lo suficiente para poder ver sus desgracias sin que les salpique. Sin embargo, el chaval, de 13 años y cuya voz está hecha por el cómico Weird Al Yankovic, lejos de vivir todo preocupado y angustiado, es un muchacho campechano y optimista, que va siempre preparado para el próximo accidente. Como buena serie de animación de Disney, está llena de golpes, carreras y cosas que salen volando y chocan. Y eso es principalmente cada episodio, que contiene dos aventuras diferentes de 10 minutos cada una.

Timeless

nbc.com/timeless
-Estreno: 3 de octubre de 2016, NBC.
-Drama, 42 minutos.

-Las historias de viajes en el tiempo pueden verse de dos maneras: o te dejas llevar por ellas sin pensar demasiado en los continuos fallos de lógica que tienen todas, o te dedicas a lo contrario, a mirar cuántos de ellos puedes pillar. Esta segunda postura luego se subdivide en dos, que son respectivamente cabrearse con cada nueva inconsistencia encontrada o partirse de risa con cada una. En eso 'Timeless' no es nueva. En lo que sí lo es, sin embargo, es en lo de haber sido denunciada por plagio por parte de los responsables de una serie española, 'El Ministerio del Tiempo', ya que es cierto que hay varias coincidencias significativas, y además existieron conversaciones anteriores a 'Timeless' con los americanos para hacer un "remake" oficial de EMDT. Ambas series tratan sobre un proyecto gubernamental para viajar al pasado y evitar que alguien con la misma habilidad lo cambie. En la versión española son una especie de portales preexistentes, y en la americana es una máquina del tiempo tal cual, con sus luces azules y su wuuush cuando se va. En España está todo lleno de funcionarios quejumbrosos de sus extras de Navidad, mientras entran y salen de puerta en puerta a decenas, y en cambio en los EE UU solo tres personas a la vez caben en la nave viajera. De estas naves hay dos, una de las cuales la tienen los malos, y otra que los va siguiendo de casilla en casilla y tiro porque me toca. Las similitudes consisten en que el equipo de los buenos está formado por tres personas, dos tíos y una tía, en los que la tía es la cerebrito con formación universitaria, experta en historia sobre todo, y los tíos son mayormente los encargados del aspecto físico y técnico de los viajes. Uno de ellos, además, al ser reclutado enseguida concibe la idea secreta de usar los viajes para intentar evitar la muerte de su esposa. Una diferencia es que en la versión estadounidense los tres son personajes del presente, mientras que en España ella ha sido traída del siglo XIX y uno de los hombres del XVII. En cuanto al reverso tenebroso, hay dos malos que empiezan siéndolo pero quizá luego no lo sean tanto, y que además intentan avisar a los buenos de que sus jefes del gobierno no siempre son lo que parecen. En el caso americano esto se encarna en Goran Visnjic, que hace de un personaje con el peculiar nombre de García Flynn. En fin, que si hay suficiente o no para que la denuncia prospere, eso ya lo decidirán. En cuanto a las series en sí, la española es más local, por así decir: más costumbrista, más irónica e incluso, con episodios casi el doble de largos, y más divulgativa. La americana es más de explosiones, tiros y carreras, y con menos afán educativo. Quizá su mejor detalle de inicio sea el reconocer que el personaje negro que hace de experto informático va a tener siempre muchos problemas debido a su raza, sea donde sea en el pasado estadounidense al que se viaje, así que la parte de museo a lo bestia que encandila a la mujer no lo va a ser tanto para él casi nunca. Y con episodios anunciados sobre el desastre del Hindenburg en 1937, la muerte de Lincoln, El Álamo o el escándalo Watergate, esto le va a ocurrir continuamente. En suma, que sabiendo a lo que se viene, da lo que promete.

domingo, 2 de octubre de 2016

Westworld

hbo.com/westworld
-Estreno: 2 de octubre de 2016, HBO.
-Drama, 58 minutos, 1 temporada, 10 episodios.
-Segunda temporada en 2018.

-El 'Westworld' original fue una película de ciencia ficción escrita y dirigida por Michael Crichton (sí, el novelista de 'Parque Jurásico', entre otras). En ella se presentaba otro parque temático que se iba al carajo, en aquel caso consistente en una simulación de pueblo del salvaje oeste, poblada por robots de apariencia humana a los que podías pegar un tiro cuando te diera la gana, porque los llevaban al taller y ya está. Obviamente, alguno de ellos tenía un tornillo mal ajustado, o le fallaba la actualización de Windows, y acababa todo como en un OK Corral del futuro. Tres décadas más tarde se le da a la historia un remake a lo Nolan / HBO, con todas las ventajas e inconvenientes de ambos nombres: gran inventiva y bolsillos profundos por un lado, y por el otro vueltas de rosca que no acaban de salir bien y necesidad imperiosa y nerviosa de irse preparando para un mundo sin 'Juego de tronos'.

Uno de los primeros temas de importancia que se podrían discutir es el del mismo proyecto en sí, el de gastar una cantidad de recursos tan grande en una actividad que consista básicamente en matar, torturar o violar a alguien impunemente, y más visto desde el momento actual en que vivimos. En principio, no tendría por qué ser así: algo presentado como "dos semanas en el salvaje oeste" del siglo XIX no tendría por qué incluir sexo y violencia continua, pero, y posiblemente en gran parte debido al cine y lo que nos ha plantado en la cabeza, una de las primeras posibilidades que se le vendrían a uno a la mente no sería la de pelarte el culo conduciendo ganado durante un mes (como Billy Crystal en 'Cowboys de ciudad' ('City slickers'), por ejemplo), sino la de meterse en una buena balacera contra (por supuesto) los malos del guion, seguida por una buena juerga en el "saloon" con las chicas de los corpiños y los ligueros. Por un lado, esto no sería más que una partida de "paintball" a lo bestia, mezclada con visita al prostíbulo local, pero por otro, y dado el parecido indistinguible de los robots de este parque con seres humanos, estamos acercándonos a la delgada línea de la satisfacción de fantasías vandálicas sin ningún tipo de consecuencia. Cualquiera que haya sentido pena al deshacerse de un juguete, de un coche viejo o de una prenda favorita (por no hablar de un animal), atribuyéndoles sin querer características casi humanas por un momento, puede entender perfectamente la intensidad de sentimientos que aflorarían al "enfrentarse" a algo casi humano, en lugar de a recortables, imágenes de vídeo o humanoides claramente artificiales. Véase, por ejemplo, la escena del episodio piloto de la serie donde se ve lo que le pasa al "padre" de la granjera, que provoca una reacción en el espectador muy distinta a la de un simple juguete roto. De hecho, ¿en qué punto de su evolución pasaría un androide de ser una máquina nada más, por muy bien que esté enseñada a actuar como si sintiera, a ser un ser "sentiente" y por tanto, vivo? Y dado el desprecio que a menudo hay en este mundo por los seres vivos que ya contiene, ¿qué tipo de cosas resultaría aceptable hacer con ellos, vistas las cosas que ya hacemos en el mundo real, como el toreo, las violaciones en grupo o los millones de explotados en factorías de todo el mundo? Todo esto, además, no son elucubraciones de bloguero, sino que es exactamente por ahí por donde tira en muchas ocasiones la serie, en especial con el personaje de Ed Harris, un tío tan adicto a este parque que no sale de él, y que saborea sádicamente cada tiro que pega, cada vez que arrastra por los pelos a una gimoteante granjera rubia, o cada cabellera de silicona que arranca, mientras compara las reacciones de cada "anfitrión" actualizado (que así se los llama) con los de sus versiones anteriores. Su personaje, vestido de clásico malo malísimo, de negro de pies a cabeza, está convencido de que hay un "nivel más profundo" en este juego, al que él sí juega de verdad, mientras que los demás "recién llegados" (así se llama a los clientes) no pasan de ser meros turistas adocenados, y esa es su obsesión.

En esta versión de la historia no comenzamos al abrirse el parque, sino que este lleva ya 30 años funcionando sin problemas, lo cual significa, según la "líder de operaciones" del lugar, que ya les va tocando un incidente serio. Y evidentemente, sabemos que algo así va a ocurrir, porque si no, sería como ver a alguien jugar a un videojuego hiperrealista y nada más. Esto coloca a la serie en un futuro bastante lejano aún, del que por otra parte no sabemos nada, ya que toda la historia ocurre en el parque o en sus salas de operaciones y reparaciones, y no tenemos ningún conocimiento de qué pasa en el resto del mundo. La gente sigue yendo de corbata, traje chaqueta o bata blanca, pero nada más sabemos. Huelga decir que el diseño de producción es excelente y que los escenarios naturales rodados en Utah son maravillosos cuando toca explotarlos. Las escenas de acción, cuando tocan, aunque a veces parecen ser lo de menos entre las demás tramas de hondura ética tras las bambalinas, son trepidantes y de impacto. Los actores también brillan en sus papeles, desde el monstruo sagrado de Anthony Hopkins, un tanto desaprovechado como el anciano fundador del parque hasta la granjera Evan Rachel Wood, cuya actuación increíblemente llena de matices da extrema importancia a cualquier gesto suyo, en espera del momento en el que por ejemplo mate una mosca para simbolizar la adquisición de conciencia propia, pasando por Thandie Newton como la madam del saloon. Por su parte, los guiones no dejan de tener un cierto aspecto "meta" cuando los directores artísticos del parque debaten sobre la calidad de sus diálogos y de las situaciones pre-diseñadas que cual obra de teatro o campaña de rol representan cada día los robots, con sutiles variaciones cada vez. Algunas de esas conversaciones seguro que las han tenido los propios guionistas de la serie también.

A medida que fue progresando la serie, el interés en ella quedó casi acaparada por las teorías adivinatorias sobre lo que de verdad estaba pasando en la trama, como ocurrió mucho tiempo con 'Perdidos'. ¿Hay varias copias del mismo robot? ¿Todo lo que ocurre está sucediendo en el mismo momento temporal? ¿Hay personajes que parecen ser humanos pero son "anfitriones" en realidad, y viceversa? ¿Cuál es el objetivo real del parque? Esto hizo sufrir un poco el desarrollo de los personajes en favor de la sorpresa de la semana, pero en definitiva, 'Westworld' se convirtió en la serie cuya temporada de debut fue la más vista de la historia de HBO, por encima de 'Juego de tronos', y aunque no ha convencido a todos, los nervios por sus cifras de audiencia se disiparon pronto. La segunda temporada, sin embargo, no se verá hasta 2018.

viernes, 30 de septiembre de 2016

Crisis in six scenes

-Estreno: 30 de septiembre de 2016, Amazon.
-Comedia, miniserie, 6 episodios de 23 minutos.

-En una época en la que las mejores series de televisión tienen el prestigio de las mejores películas de la historia del séptimo arte, no parece la peor idea del mundo intentar traspasar las genios de lo segundo al estilo de lo primero. O a lo mejor, visto este proyecto, sí que es mala idea. Woody Allen llevaba sin escribir material para televisión desde los años 50 (él tiene 80 tacos ya), y Amazon, a los pocos días de ganar un Globo de Oro por 'Transparent', logró fichar al cineasta neoyorquino a bombo y platillo. Otros pocos días después de firmar el contrato, Allen empezó a lamentar haberlo hecho, porque decía que no tenía ideas, y después ha declarado que el desarrollo de lo que al final hizo había sido muy lento y doloroso. El resultado final es, más que una serie, una película de tres horas de duración hecha por un director que rara vez supera la hora y media, con unos guiones sin grasas ni aditivos añadidos. En ella es todo muy Woody Allen, desde los famosos títulos de crédito por orden alfabético y con el mismo tipo de letra blanco sobre negro que ha usado toda la vida hasta los personajes basados en las neurosis, manías y miedos de una clase acomodada, urbana e intelectual. Allen actúa además de dirigir, y su personaje en concreto es el típico hipocondriaco apocado y acomplejado de siempre, que a todos sus problemas de falta de adecuación anteriores añade ahora además el ser un anciano de 80 años a quien hasta su peluquero le toma el pelo, literalmente. Interpreta a un escritor y guionista de poca monta en los años 60, que en medio de una década tan turbulenta está empezando a escribir una serie de televisión (¿de dónde habrá sacado la idea?) mientras a su alrededor la vida lo humilla con sus conocidos de más éxito, su falta de atractivo físico y su pusilanimidad para cualquier cosa. El único apoyo viene de su esposa, que es psicoterapeuta y a quien vemos a veces recibir a pacientes y beber con su club femenino de lectura, todo ello en su cómodo y amplio piso neoyorquino. De repente, en su tranquila vida aparece Miley Cyrus (como suena) en plan hippy sesentera radical y lo pone todo patas arriba.

Como se ve, y como ya se ha dicho, todo muy Vudiálen. Pero no es su mejor trabajo ni de lejos, y aunque todavía se ven destellos de "quien tuvo retuvo" al colocar algún buen y ocurrente "one-liner" (chiste de una sola frase) marca de la casa, se nota demasiado que todo esto no le apetecía gran cosa, que firmó por dinero nada más, y que enfrentado al reto de hacer algo de formato diferente lo que hizo fue al revés, adaptar el formato a sí mismo para que ni siquiera pareciera distinto, sobre todo teniendo en cuenta que al ser este un proyecto para un videoclub por internet como Amazon en vez de una cadena tradicional de televisión, los episodios se ofrecen todos a la vez en lugar de uno a la semana, o sea, la manera tradicional de veer una película: toda seguida. Fans suyos, que la vean si quieren hacerse una idea propia (los dos últimos episodios, o sea, el final de la "peli", son los mejores), pero yo creo que hoy en día incluso sus defensores más dedicados están acostumbrados a que sus cotas de genio ya no resultan tan altas ni tan frecuentes como antes.

Luke Cage

-Estreno: 30 de septiembre de 2016, Netflix.
-Drama, 55 minutos, 1 temporada, 13 episodios.

-Tantas películas y series sobre superhéroes está habiendo últimamente que el subgénero ya se está metiendo rápidamente en la fase de la deconstrucción, y así, tras las comedias que solo son comedias muy de refilón, tenemos unos superhéroes casi asqueados de sus poderes, y que intentan no usarlos incluso cuando andan muy malamente de dinero y les sería extraordinariamente fácil utilizarlos para llevar una existencia menos estrecha. Además, en el nicho de Netflix, las tres series del Universo Marvel que irán conduciendo poco a poco hacia un cruce con los cómics de 'The Defenders' tienen en su centro a un héroe que en realidad es una alegoría de otra cosa: 'Daredevil' del sentimiento de culpa típico del catolicismo, 'Jessica Jones' del sufrimiento de una víctima femenina de acoso, sometimiento y violación, y ahora este 'Luke Cage' es una metáfora sobre el "empoderamiento" negro. Cage es negro, calvo, alto, fuerte hasta el punto de doblar metal con las manos, invulnerable e indestructible: nada puede traspasar su piel. Pero lejos de ser un chulo setentero a lo John Shaft, todas estas habilidades las guarda ocultas mientras se dedica a barrer el suelo de una peluquería y a ser camarero de noche en un club. Además, la acción se sitúa en Harlem, donde los demás personajes principales, tanto los buenos como los malos, son también negros: el dueño de la peluquería y su sucesor, la candidata política cuya palabrería puede ser una patraña o no, su primo el dueño del club nocturno y principal aspirante a rey del crimen del lugar, con póster luciendo corona y todo, y la agente de policía encargada de ir levantando la sábana de cada cadáver. La mayoría de los guionistas también son negros, lo cual es una ocurrencia infrecuente en el mundo televisivo, y los personajes citan, más o menos casualmente, los nombres de varios autores influyentes de la misma raza en sus conversaciones, cuando estas no tratan de héroes del baloncesto. Y para rematarlo todo, la música también es uno de los ingredientes de esta serie (y uno de los más sabrosos), con una gran banda sonora e incluso temas originales, muchos de los cuales se oyen interpretados en el Harlem's Paradise, propiedad del villano extorsionador Cottonmouth y donde trabaja Luke. En cuanto al desarrollo de la serie, vuelve a ocurrir que 13 episodios de una hora (y a veces más largos) son demasiados, que la intensidad flojea en varios de ellos, y que cuando toca hacer acción la nota es muy alta (especialmente en el episodio 7, con música de Wu Tang Clan).