martes, 17 de marzo de 2015

One big happy


nbc.com/one-big-happy
-Estreno: 17 de marzo de 2015, NBC.
-Comedia, 21 minutos.

-Fuera de Estados Unidos a Ellen DeGeneres probablemente se la conozca más que nada por el selfie aquel que hizo (o que hizo que otros sacaran) durante una gala de los Oscar. El resto del tiempo ha sido actriz y presentadora, con su propio programa de entrevistas y comedia. Es famosa también por ser una de las primeras personas abiertamente lesbianas en triunfar en los medios USA, y con esta serie se mete a productora de telecomedias. La idea central es un trío de personajes que acaban relacionados de una manera peculiar: un hombre es padre del hijo de una lesbiana, su mejor amiga, y marido de otra mujer a la que acaba de conocer. Y a pesar de que no debería haber gran problema en navegar esta situación, se establece una serie de rencillas entre las dos mujeres por la atención del hombre. El cual está de suerte porque si su amiga lesbiana es un bombón, Elisha Cuthbert, su nueva esposa es uno de los pibonazos más impresionantes de ahora mismo, la modelo británica y a veces actriz Kelly Brook. Cuthbert es conocida sobre todo por haber sido la hija de Jack Bauer en '24', pero hace poco pasó por una telecomedia de culto, 'Happy endings', donde le supo dar personalidad propia a un trillado papel de rubia tonta. Ese papel pasa aquí a la Brook, que a pesar de no ser rubia tiene "momentos rubios" en abundancia: en la serie, como en la vida real, basa su personalidad en su impresionante físico, personaje que tiene mucha tradición en la telecomedia, y no pasa mucho tiempo antes de aparecer desnuda (aunque pixelada) en la pantalla. Además, como es inglesa y por tanto excéntrica y con acento raro, pues resulta irresistible. En principio nace como proyecto de corto recorrido, con solamente seis episodios, en un momento en el que la NBC está muy necesitada de comedias de éxito y/o calidad, sobre todo tras haber perdido 'Community' y 'Parks and recreation'. No parece que vaya a funcionar, ya que resulta un tanto anticuada, y ya ni siquiera lo de las familias no tradicionales y el protagonista gay resulta innovador ni rompedor de tabúes.

iZombie

cwtv.com/shows/izombie
-Estreno: 17 de marzo de 2015, The CW.
-Drama, 42 minutos.

-The CW es un canal tan obsesionado con la belleza juvenil que tras emitir series donde antiguos monstruos como los vampiros o la bestia de 'La bella y la bestia' son guapos y guapas de pasarela, ahora hacen lo mismo nada menos que con los zombies. Porque a ver por qué no van a poder tener ellos los mismos derechos que sus primos. Hay que decir, sin embargo, que la serie está basada en un cómic anterior (llamado 'I, zombie'), pero el producto es perfecto para The CW: se coge algo que está triunfando en otras cadenas o en la cultura popular en general, se pone a una niña mona al frente (niña mona de veintipico años) y se lo reempaqueta para adolescentes. El procedimiento tiene su método: ya que su producción se dirige a jóvenes que pasan más tiempo ante la tele que por ahí de fiesta con los colegas más populares, los personajes principales de todas estas series derivadas de exmonstruos se ven reinterpretados como personas marginadas por razones que no fueron culpa suya y faltos de comprensión y afecto por parte del resto de la sociedad, incluyendo sus propias familias.

En el caso concreto que nos ocupa, Olivia es una joven doctora, dedicada y con novio, que un día en una misteriosa fiesta en un barco se ve atacada por zombies (o lo que quiera que sean) y tras ser dada por muerta resucita en la playa. A partir de ahí, su aspecto y personalidad cambian, se la ve toda demacrada, ojerosa y emo-gótica, y deja el hospital y a su novio para trabajar en una morgue. ¿La razón? Que allí tiene acceso a los cerebros de los muertos que van llegando, que ella se come camuflados entre fideos, como si fueran gambas. Eso no es todo, sin embargo, porque resulta que cuando se come los cerebros, es capaz de acceder a los recuerdos de la persona que se está merendando, incluyendo las cosas que supiera hacer, como hablar otros idiomas, por ejemplo. Añadiendo a esto que ya está muerta (o no-viva, o como sea el concepto), y es mayormente inmune a las balas, pues resulta una persona ideal para resolver entuertos policiales. De forma que en realidad lo que tenemos es una peculiar mezcla de cómic (cuya estética se usa en los créditos de la serie y en las viñetas de cambio de escena), serie post-adolescente y procedimental policiaco con investigador de poderes peculiares. Alrededor de Olivia están otros médicos e investigadores, y su entorno familiar, formado por la madre, el hermano, la compañera de piso y el ex, ninguno de los cuales conoce su secreto y que siguen extrañados y preocupados por el cambio que ha dado su vida y que atribuyen a depresiones o estado de shock por lo de la fiesta. La protagonista, Rosa McIver, lleva el papel con brío, y la serie en general es una curiosa variación de los omnipresentes zombis de hoy en día, aunque según vayan pasando los episodios se difuminará la novedad y se acabará pareciendo a muchas otras series.

viernes, 6 de marzo de 2015

Unbreakable Kimmy Schmidt

netflix.com/WiMovie/80025384
-Estreno: 6 de marzo de 2015, Netflix.
-Comedia, 24 minutos, 1 temporada, 13 episodios.
-Renovada por una temporada más.

-Tina Fey es una actriz cómica, además de guionista, productora (y últimamente presentadora de galas de premios) muy conocida en Estados Unidos. Entre 2006 y 2013 fue la protagonista de una de las mejores telecomedias de los últimos tiempos, '30 Rock'. La cadena donde se emitió (y que también era objeto de su sátira) le encargó esta nueva serie, pero al final ha acabado vendida (y renovada) a Netflix, que como siempre, la ha colgado entera de su página todos los episodios el mismo día. Al igual que '30 Rock', trata sobre una protagonista femenina enfrentada a una jungla urbana neoyorquina, solo que en vez de ser una productora de televisión, el personaje principal es ahora una joven de Indiana, recién liberada de una secta que la tuvo encerrada bajo tierra durante 15 años junto a otras tres mujeres, tras haberlas hecho creer que el mundo había sufrido un apocalipsis nuclear. Sin embargo, Kimmy, como indica el título, es inasequible al desaliento, eternamente positiva y sonriente, y tras su experiencia subterránea cualquier diminuto cuchitril en la gran ciudad le parece un palacio. Sin embargo, comparada con la fauna neoyorquina que se irá encontrando durante su nueva vida, ella será lo más normal de la serie. Entre ellos está su compañero de piso (un negro enorme con aspiraciones de actuar en Broadway pero atrapado en trabajillos de supervivencia) y está su empleadora, una rubia rica llena de manías de urbanita malcriada, entre ellas el no querer tener nada que ver con la crianza de sus hijos de diseño, interpretada por Jane Krakowski, con quien Fey ya coincidio en '30 Rock'. Muchos de los mejores chistes son del tipo de humor absurdo-dentro-de-lo-cotidiano por el que Fey y otros alumnos del programa 'Saturday night live' son conocidos, además de lo que tiene que ver con alguien que se ha perdido los últimos 15 años de nuestro mundo, sus avances y su cultura popular, y que sigue siendo básicamente la adolescente que era cuando fue atrapada. La serie, pues, funciona bastante bien como parodia de todas esas películas protagonizadas por jóvenes animosas y decididas a conquistar la Gran Manzana.

jueves, 5 de marzo de 2015

Dig

usanetwork.com/dig
-Estreno: 5 de marzo de 2015, USA
-Drama, 45 minutos, 10 episodios.

-Creada por los responsables de 'Heroes' y 'Touch' (Tim Kring) y de la serie israelí en la que se basó 'Homeland' (Gideon Raff), 'Dig' resulta ser una serie que mezcla claramente las influencias de ambos autores: del primero recoge la preocupación por la búsqueda del contacto humano, especialmente entre personas fuera de lo normal, y del segundo la complicada política de Oriente Medio. La excavación del título tiene lugar en Jerusalén, y da origen a una historia de asesinatos, conspiraciones y profecías bimilenarias, rodada con cara de palo e ínfulas de serie de calidad, pero con material no muy alejado de una trama de Dan Brown. Además, de la misma forma en que las series de Raff y Kring mencionadas antes empezaban de forma muy intrigante, pero iban perdiendo fuelle poco a poco (y a veces mucho a mucho), en 'Dig' también ocurre lo mismo con sus localizaciones: concebida para ser rodada en la misma Jerusalén, tras el episodio piloto se desplazó a Croacia y de allí acabó en Nuevo México, donde comienza uno de sus hilos. En la historia contada en la serie hay agentes del FBI, embajadores estadounidenses, agentes libres y espiritualidad no se sabe si extrasensorial o engañosa. También hay fanáticos religiosos (de varias religiones), inocentes niños elegidos para un propósito concreto y persecuciones varias para animar un poco el asunto. Y sí, en el primer episodio se mencionan a Indiana Jones y el Arca de la Alianza. A pesar de tener dos buenos actores en Jason Isaacs y Anne Heche al frente, se queda en alimento para amantes, con mucha tragadera, de las conspiraciones literario-religioso-históricas.

American crime

abc.go.com/shows/american-crime
-Estreno: 5 de marzo de 2015, ABC.
-Drama, 43 minutos.

-Cuando alguien pone "American" en el título de su proyecto suele significar que es algo que quiere ir Más Allá del ser una simple historia más del montón, que quiere decir Algo Profundo, Serio Y Definitivo sobre el tema. Ahí están, por ejemplo, 'American beauty', 'American sniper' o, incluso 'American horror story'. Y esto es lo que ocurre con esta serie, que se eleva por encima de lo que se puede ver en una cadena generalista como la ABC y se acerca a la calidad de las series de los canales de pago. La "americanidad" de este crimen, lo que le da su importancia, es el elemento racial: un veterano de guerra es asesinado en su casa y su esposa atacada brutalmente. Alrededor de ellos están los padres de ambos y diversos personajes relacionados, en los cuales su raza o religión es a veces más importante que su oficio o cualquier otra circunstancia a la hora de cómo los perciben los demás y sobre todo la policía. Los atacados y sus padres son blancos, un chaval que posiblemente sepa algo es hispano, una pareja de drogadictos que andan por ahí son negro él y blanco ella (él tiene una extraña afición a coleccionar anuncios de moda donde salen parejas interraciales), y la hermana de uno de los sospechosos es musulmana. La serie entera trata sobre este caso, que es lo único prácticamente en lo que piensan todos los implicados, y eso que piensan y cómo reaccionan se supone que es lo que le da esa condición de específicamente "americana" a la historia, en un lugar donde lo del crisol de razas y culturas no facilita sino que complica las cosas debido a los prejuicios que aún abundan. El creador de la serie es John Ridley, de raza negra, ganador del Oscar por el guion de 'Doce años de esclavitud' una película con el conflicto racial muy en su centro, así que ya viene con prestigio adicional incorporado. También el reparto es de gran calidad, con nombres más conocidos quizá para el cinéfilo que para el buscador de estrellas: Felicity Huffman, Timothy Hutton, Penelope Ann Miller o Regina King, con Benito Martínez (ex 'The shield') o W Earl Brown (ex 'Deadwood') como añadidos de calidad televisiva. Tiene pinta de ser la típica serie que si te la ponderan demasiado quizá acabe decepcionando un tanto, pero la crítica "americana", nunca mejor dicho, la ha recibido muy bien y se merece cierta atención.

miércoles, 4 de marzo de 2015

CSI: Cyber

cbs.com/shows/csi-cyber/
-Estreno: 4 de marzo de 2015, CBS
-Drama, 42 minutos.

-La franquicia 'CSI' tiene tanto éxito que ya no sabe ni por dónde extenderse. Tras nacer en Las Vegas y abrir sucursales en Miami y Nueva York, ahora estrenan nueva división en Quantico, la famosa sede del FBI cerca de Washington. Como sugiere el título, esta vez la cosa se especializa en delitos cibernéticos, donde los ordenadores causan y resuelven la mayor parte de los delitos, y continúa una fórmula especializada en sacar episodios como churros con casos de la semana de rápida resolución, un misterio de largo recorrido y una gotita por episodio de construcción de relaciones entre los personajes y sus pasados. Todo el mundo ha visto alguna vez algún episodio de algún 'CSI' (o de algún film que se le parezca mucho), así que poco hay que descubrir. No es novedosa en absoluto, pero funciona, y ya está, que es lo que pide (y ve a millones) mucha gente. Entre el reparto destaca Patricia Arquette, cuya experiencia televisiva principal fue 'Medium' (2005-2011), y que mientras se terminaba de rodar este 'CSI' ha ganado un carro de premios, entre ellos el Oscar a la mejor secundaria, por su papel en 'Boyhood', la famosa película que tardó 12 años en rodarse. También andan por ahí James van der Beek, ex de 'Dawson's Creek' y Peter MacNicol, ex de 'Ally McBeal'.

domingo, 1 de marzo de 2015

The last man on Earth

fox.com/the-last-man-on-earth
-Estreno: 1 de marzo de 2015, Fox.
-Comedia, 21 minutos.

-Año 2021. hace un par de años hubo una epidemia que se cepilló a toda la población mundial. ¿Toda? No. En algún lugar de Arizona aún queda El Último Hombre De La Tierra. El problema es que este hombre es una especie de niño grande de 41 años, fracasado durante su vida anterior y bastante vago, guarro y desordenado. Tras recorrerse el país buscando a alguien más, sin éxito, se vuelve a casa y durante los meses siguientes se dedica a aprovechar lo guay de la situación: puedes vivir en la casa que quieras, abriar las puertas a tiros, coger todo lo que necesitas del súper (comida, papel higiénico, vino del caro, dvds porno) y traerte lo que te apetezca para tu casa, como la camiseta con la que retiraron el número de Michael Jordan, un par de Oscars de la Academia para decorar la chimenea, cuadros de Van Gogh y Rembrandt o la Declaración de Independencia para usarla de servilleta. Si te aburres, pues puedes ver cómo de alta puedes hacer una torre de Jenga, jugar a los bolos con peceras, hacer piscinas enteras de margarita o tirar coches por una rampa para que choquen con otros. Sin embargo, tras un tiempo todo esto parece fútil, y a pesar de que estamos en la situación opuesta a la de Tom Hanks en 'Cast away' ('Náufrago'), ya que aquí tenemos de todo en vez de no tener de nada, pues acabamos también hablando con balones (y con Dios) y yéndosenos la pinza en general. Este es el primer episodio de la serie, que es bastante gracioso en cuanto a lo absurdo de la situación y a lo zoquete que es el protagonista (interpretado por Will Forte), pero lo siento por quien odie los spoilers, ya que para hacerse una idea de lo que en realidad va la serie hay que hablar de lo que ocurre en el segundo episodio (no en vano se emitieron juntos seguidos el día del estreno). Y es que descubrimos que Phil Miller (nombre hecho a partir de los de los creadores de la serie, Phil Lord y Christopher Miller) sigue siendo el último hombre sobre la Tierra, pero no la única persona: los carteles que ha ido dejando por todo el país surten efecto y aparece en escena Carol (Kristen Schaal), la última mujer sobre la Tierra. A partir de ahí la dinámica cambia completamente y la serie se convierte en la historia de la relación entre ambos. Obviamente, son completamente opuestos, desde la forma de pronunciar "tomato" hasta su pulcritud personal, pero como solo se tienen el uno al otro, han de coexistir a la fuerza y soportarse mutuamente. Entonces, todo el proyecto pasa a poderse interpretar (aparte de como una parodia de la obsesión actual por las diversas historias apocalípticas de las pantallas grande y pequeña) como una alegoría de esas parejas que se ven tan atrapadas en sí mismas que todo lo que existe fuera de ellas parece un desierto. Además, siendo una comedia, tampoco hay que buscarle mucha lógica a cosas como por qué no hay cadáveres por las calles, por qué está todo tan generalmente limpio y colocado en todas partes (al menos hasta que Phil pasa por allí) y por qué si el váter de una casa se rompe no se van simplemente a vivir a otra. Pero en fin, la serie, pues, tiene un gran comienzo, es sin duda diferente y osada, pero la duda es hasta dónde se puede estirar el chicle de la original idea (inicialmente se han rodado nueve episodios).

Secrets and lies

abc.go.com/shows/secrets-and-lies
-Estreno: 1 de marzo de 2015, ABC.
-Drama, 42 minutos.

-La series estadounidenses estrenadas hacia marzo o abril a veces son difíciles de juzgar: es un momento en el que lo mismo te estrenan 'Juego de tronos' que cualquier cosa de relleno mientras se da descanso a otra cosa. 'Secrets and lies' es claramente una de las segundas: trata sobre el asesinato de un niño de cinco años y del efecto que tiene el suceso en la comunidad circundante, en este caso una urbanización acomodada y alejada de la ciudad. Es un tropo que está muy de moda últimamente, y por eso precisamente es normal que una cadena piense que hay un filón ahí porque "eso es lo que la gente quiere ver ahora". Además, está basada en una serie extranjera, lo cual también es difícil de juzgar, porque unas veces significa que los americanos han encontrado una joya digna de importar, como 'Bron', 'Les revenants' o 'In treatment', y otras veces significa que consideran que como el guion original ya está escrito, eso acelera la cadena de montaje. Si además ese original ya está en inglés (en este caso la serie adaptada es australiana), pues venga, pim, pam, pum, fuego, y a otra cosa. La adaptación tiene como ganchos a dos protagonistas conocidos, aunque muy venidos a menos desde los 90, Ryan Philippe y Juliette Lewis. Philippe es el padre de familia descubridor del cadáver en el bosque, vecino del niño y sospechoso principal del asesinato, y Lewis la detective de policía encargada del caso. Philippe actúa todo serio y cariacontecido incluso cuando enseña abdominales, y Lewis ceñuda, con moño y emperrada con su suspechoso. Es, pues un caso claro de "si te gusta este tipo de cosas, esta cosa te gustará", y si no especialmente, pues tampoco te pierdes nada.

Battle Creek

cbs.com/shows/battle-creek/
-Estreno: 1 de marzo de 2015, CBS.
-Drama/comedia, 41 minutos.

-Ideada por Vince Gilligan, el creador de 'Breaking bad', no es como 'Breaking bad', así que empecemos por ahí. Como mucho, comparten la idea básica de filmar historias policiacas de toda la vida de una manera diferente. En este caso se trata del departamento de policía de Battle Creek, Michigan, una población  de 50.000 habitantes en el medio oeste estadounidense, lejos de las localizaciones policiacamente más glamourosas como Nueva York, Los Ángeles, Chicago o Miami. Incluso la Albuquerque de 'Breaking bad' tiene más personalidad. Es un departamento con menos recursos de los necesarios, donde ni los micros ni los tasers eléctricos tienen pilas que funcionen y donde los casos de ciudad pequeña y la mundanidad del trabajo hacen que a veces este resulte más cómico que trágico, un tono muy Gilligan por otra parte. Sin embargo, en este departamento trabaja el detective Russ Agnew (Dean Winters), que se comporta como si Battle Creek fuera una especie de 'Mallas calles' scorsesiano. Orgulloso de sus placas y medallas y deseoso de reconocimiento nacional, cultiva el aspecto de detective de cine negro moderno (sobre todo en las frases de tipo duro escritas por guionista que a veces se gasta), y deja caer en su conversación nombres de detectives televisivos como Magnum o Rockford. Al producirse un doble asesinato, cosa inaudita en la ciudad, llega al lugar un joven, repeinado y encorbatado agente del FBI, Milton Chamberlain (Josh Duhamel), y como mandan los cánones del género, Agnew intenta llevarse mal con él en plan "no te metas en mi jurisdicción" y todo eso. El nombre de Gilligan se ha usado mucho en la publicidad de la serie, pero de hecho su participación se limita al guion del episodio piloto: lo escribió hace una década, nadie se lo compró, y tras su éxito con Walter White y su crystal meth, de repente se convirtió en proyecto deseado con nombre famoso añadido. El encargado real de la serie es David Shore, ex de 'House'. Gilligan ya le dio un toque peculiar a varios episodios de 'Expediente X' y luego participó en un spin-off de corta duración sobre el trío de conspiranoicos informáticos que a veces ayudaban a Mulder y Scully, con lo cual ya tenemos un precedente válido sobre el tipo de historias un tanto excéntricas que a Gilligan le interesan: tragicómicas pero bien hiladas y trabajadas. A falta de saber si este nuevo intento coge vuelo, puede resultar interesante echarle un vistazo.

jueves, 19 de febrero de 2015

The odd couple

cbs.com/shows/the-odd-couple/
-Estreno: 19 de febrero de 2015, CBS.
-Comedia, 21 minutos.

-En 2015 se cumplen 50 años desde el estreno de 'La extraña pareja' como obra de teatro en Broadway. Desde entonces, la creación de Neil Simon ha sido representada numerosas veces, se ha hecho una famosa película con dos insuperables actores para los papeles centrales (Jack Lemmon y Walter Matthau), y se ha adaptado varias veces para televisión, sobre todo en los 70, con Tony Randall y Jack Klugman. Además, en 2015 también se cumplen dos años desde que a Matthew Perry le cancelaron su último intento de volver a triunfar en una telecomedia, así que, inasequible al desaliento y aprovechando aún la perenne popularidad de 'Friends' (que también está de aniversario, 20 desde su primera temporada), vuelve a intentarlo. Para quien no lo recuerde, la extraña pareja del título son dos amigos desde la universidad que años más tarde, tras haberse divorciado ambos, comparten apartamento. Oscar Madison (Perry) es desordenado y huraño y Felix Unger (Thomas Lennon) es tan obseso de la limpieza y los modales que la gente se pregunta si es gay (en esta versión abiertamente, en contra de encubrimientos anteriores en las primeras representaciones). Oscar es locutor deportivo (desde su propio apartamento y en calzoncillos) y Felix es fotógrafo publicitario, cosa que a menudo también hace desde casa. Y por esas casualidades de la vida, hay dos hermanas vecinas preparadas para hacer comedia sexual/romántica con ellas, así que la mitad del tiempo la cosa trata de dos compañeros de piso que se ponen de los nervios mutuamente hasta que tienen dos frases de conversación seria por episodio, y la otra mitad trata de la dificultad de encontrar la pareja perfecta en la América urbana. Para redondear el reparto (y darle diversidad racial) están dos conocidos actores negros: Wendell Pierce, que fue Bunk en 'The wire', e Yvette Nicole Brown, la ama de casa de 'Community', aquí notablemente más delgada. El proyecto no ha tenido buenas críticas, lo cual ilustra el peligro de rehacer clásicos que el público recuerda con afecto: por un lado atraen atención inmediata, pero por otro el nivel de exigencia es muy alto. Resulta eficaz y profesionalmente hecha, pero sin nada que la haga destacar especialmente en la despiadada competición televisiva actual. Probablemente, otra "one and done" (una temporada y se acabó) para Perry.

viernes, 13 de febrero de 2015

Bosch

amazon.com/Pilot-HD/dp/B00I3MPDP4
-Estreno: 13 de febrero de 2015, Amazon.
-Drama, 45 minutos, 1 temporada, 10 episodios.

-Amazon empezó dedicándose a vender libros, así que no es la peor idea en la Historia el convertir los best-sellers que ellos mismos venden en series de televisión que a su vez atraigan más lectores al botón de "añadir a la cesta". El detective Hieronymus "Harry" Bosch (así nombrado en honor al Bosco, el pintor holandés del siglo XV, famoso entre otras cosas por sus macabras escenas de muerte), es el protagonista de 17 novelas escritas desde 1992 por Michael Connelly. Trabaja en Los Ángeles, tiene 47 años, un pasado militar, y la serie nos lo presenta matando a un fugitivo en plena calle bajo la lluvia y sin testigos. Dos años después el juicio sobre el homicidio aún sigue y Bosch está deseando volver al trabajo, cosa que consigue tras cambiar un turno a cambio de unas entradas para los Lakers. La serie está llena de nombres procedentes de otras series de gran prestigio: Bosch está interpretado por Titus Welliver (ex-Deadwood, ex-Perdidos, ex-Good wife, ex-Sons of anarchy), y uno de los guionistas es Eric Overmyer (ex-The wire, ex-Tremé). De 'The wire' también salen Lance Reddick (era el teniente Daniels) y el mismísimo Marlo Stanfield (Jamie Hector). A pesar de eso, ni las novelas ni la serie son especialmente rompedoras: son un ejemplo competente, pero simplemente uno más, de detective serio y ceñudo, de infancia difícil, a menudo peleado con sus superiores, que se agarra a su trabajo y al alcohol porque todo lo demás (familia, amigos, mujeres) lo ha ido estropeando poco a poco. Aparte de su juicio, los casos que va investigando están dirigidos a ilustrar la podredumbre de la urbe occidental y la profundidad de la bajeza humana y tal. Para empezar: unos huesos de niño recién desenterrados por un perro doméstico, que muestran más de 40 fracturas pre-mortem. Ejemplo acabado de LA noir contemporáneo.

jueves, 12 de febrero de 2015

The slap

nbc.com/the-slap
-Estreno: 12 de febrero de 2015, NBC.
-Drama, 42 minutos, 1 temporada, 8 episodios.

-'The slap' trata sobre una familia que se reúne para celebrar el 40º cumpleaños de uno de sus componentes. Durante la fiesta, si se la puede llamar así, varias tensiones se producen, que culminarán cuando uno de los críos que pululan por allí recibe una bofetada. Este momento influirá de manera importante en la vida de los personajes a partir de entonces, y cada uno de los ocho episodios está centrado en uno de ellos, a medida que la acción continúa. Adaptada de una serie australiana, la versión estadounidense mantiene el hecho de que los patriarcas de la familia protagonista sean emigrantes griegos, aunque esta vez en Nueva York. Resulta una serie muy eficaz, porque lejos de enredarse con complicados motivos para el conflicto, la trama se basa en cosas que cualquier puede haber visto en reuniones familiares de este tipo: críos que dan el coñazo, adultos con problemas laborales, padres metomentodo, cuñaos que se caen mal, indirectas más o menos directas, discusiones por dinero o política, y tentaciones de la carne a medida que se van cumpliendo años. Incluso la manía de algunos personajes de hablar en griego delante de gente que no lo entiende se usa como irritante adicional. A esto hay que añadir que algunos de los actores son bastante conocidos -Uma Thurman entre ellos, con Thandie Newton, Zachary Quinto o Brian Cox en menor medida-, y que la serie es de duración limitada, y el resultado es un experimento inicialmente bastante interesante que incluso podría provocar debates al otro lado de la pantalla.

domingo, 8 de febrero de 2015

Better call Saul!

amctv.com/shows/better-call-saul
-Estreno: 8 de febrero de 2015, AMC.
-Drama, 50 minutos, 1 temporada, 10 episodios.
-Renovada por 13 episodios más.

-El 29 de septiembre de 2013 se ponía punto final a una de las mejores series de los últimos tiempos (que es prácticamente como decir "de todos los tiempos"): 'Breaking bad', la historia de un profesor de química de secundaria que por diversas circunstancias personales y familiares acaba convirtiéndose en uno de los principales productores de droga en el estado de Nuevo México. Sus 62 episodios son todo un logro de guion, interpretación, fotografía y dirección que es muy recomendable ver, aunque al principio quizá lleve un tiempo acostumbrarse a su peculiar manera de contar su historia. Antes de acabar la emisión de la última temporada, se confirmó que se había dado luz verde a esta precuela / secuela / serie derivada protagonizada por uno de los personajes secundarios más recordados de la saga, el abogado Saul Goodman, cuyo lema publicitario ("Más te vale llamar a Saul") da título al nuevo proyecto. Desde el principio se vio como una idea a) interesante, b) que provocaría expectación emocionada entre los aficionados de la serie, y c) con gran potencial para decepcionar y/o descarrilar fácilmente, incluso aunque fuera el propio padre de 'Breaking bad', Vince Gilligan, quien se pusiera al frente. De hecho, el concepto entero cambió, ya que de comenzar como una comedia de media hora, ha pasado a ser un híbrido que el actor protagonista, Bob Odenkirk, define como "85% drama, 15% comedia". Pero afortunadamente, el arranque de la serie comienza con paso firme y en dirección satisfactoria: Saul era en 'Breaking bad' más alivio cómico que otra cosa muchas veces, pero cuando la situación con sus clientes se ponía tensa y había que sacar la labia a pasear, el personaje funcionaba a las mil maravillas, logrando incluso en ocasiones convertir al leguleyo sin moral alguna de Saul en lo más ético de la serie. Aquí comenzamos con lo que seguramente sean sus tristes días post-'Breaking bad', refugiado en un trabajo anónimo de hamburguesería comercial, para luego retrotraernos a 2001 y empezar a ver cómo un pobre diablo, cuyo nombre ni siquiera es Saul Goodman, sino James McGill, cuyo "despacho" es un pupitre junto a la caldera de un salón de uñas y cuyo cochambroso coche amarillo tiene una puerta roja, se acabará convirtiendo no en una figura de alcance nacional, pero sí en algo más exitoso y seguro de sí mismo que hasta ahora. No hay dinero, no hay casi trabajo, el que hay paga mal, poco y de manera insegura, así que la tentación está en provocar su existencia, aunque sea fingiendo atropellos falsos. Por lo demás, en lo visual seguimos aprovechando la espléndida luz natural de Albuquerque, seguimos con los ángulos de cámara inusuales y seguimos con una gran habilidad para aumentar la tensión de las escenas clave dándoles una desasosegante pausa extra. Para cuando se cierra el primer episodio con una inquietante vuelta de tuerca, no cabe duda: Walter White no está, pero estamos en pleno territorio Heisenberg, y la nueva serie ha sido incluso renovada antes de estrenarse. A disfrutarlo.

jueves, 5 de febrero de 2015

Allegiance

nbc.com/allegiance
-Estreno: 5 de febrero de 2015, NBC.
-Drama, 42 minutos.

-Varias de las mejores series estadounidenses del momento, y las que más premios recogen, son también las que menos gente ve, principalmente a causa de ser emitidas por canales de pago. De vez en cuando, a las cadenas en abierto se les ocurre buscar ideas entre dichas multipremiadas cadenas para intentar hacer una versión más comercial y con mayor audiencia de sus series. 'The Americans', que trata sobre espías soviéticos en los Estados Unidos de los 80, es una de esas magníficas series originales, y 'Allegiance' es la copia comercial. Está basada en una serie israelí, y ambientada en la actualidad, donde se llama SVR al KGB, pero la inspiración es clara. Además, sea por coincidencia o no, 'Allegiance' se parece mucho más a la tercera temporada de 'The Americans', que acaba de comenzar su emisión, que a cualquiera de las dos anteriores, lo cual aumenta la sensación de "plagiomenaje". La palabra "allegiance" significa "lealtad, fidelidad", y ese es el tema principal de esta serie: primero, a cuál de los dos bandos políticos se presta (el estadounidense o el ruso) y luego al de la familia o al del estado. Los protagonistas son la familia O'Connor, residente en Virginia, compuesta por un marido americano que fue captado para los soviéticos por su esposa rusa, y que ahora son exagentes ya retirados del KGB, y sus tres hijos. La mayor también ha sido captada por los rusos, el mediano trabaja de novato en la CIA y la menor tiene aún solo catorce años. Cuando empieza a haber rumores de un posible ataque de alguien a algo en suelo USA, ambos bandos intentan usar a cada uno e los miembros de la familia para sus intereses, y los padres deben salir de su retiro, incluso investigando a su propio hijo justo cuando este empieza a hacer sus primeras investigaciones de campo. A eso le ayuda mucho la típica condición mental cercana al Asperger que tanto abunda entre los investigadores televisivos últimamente, y que lejos de ser una llamada de atención sobre estos casos médicos, se usa como fuente de vulnerabilidad e incertidumbre en cuanto a su comportamiento, y sobre todo como atajo para acelerar las investigaciones: Gavin O'Connor puede leerse informes de 400 páginas ("406 y un cuarto") en un pispás y recordar cada detalle, además de convertirse en un experto instantáneo sobre cualquier cosa que se esté inspeccionando, como por ejemplo hornos industriales en el primer episodio. La serie claramente va a ser un continuo apretar las tuercas sobre esta familia en particular, colocando a sus miembros en conflicto unos con otros e intentando salvarse entre ellos, aunque estén en bandos opuestos, mientras intentan evitar que cualquiera de dichos bandos, o los dos, los cace como enemigos o los sacrifique como traidores. Aunque la madre, interpretada por Hope Davis, está bastante bien, la serie resulta un tanto limitada y mucho menos brillante por comparación a otras. Y es que la mediocridad comercial es la maldición de las "majors" comparadas con las cadenas de pago.

miércoles, 4 de febrero de 2015

Fresh off the boat

abc.go.com/shows/fresh-off-the-boat
-Estreno: 4 de febrero de 2015, ABC.
-Comedia, 21 minutos

-Hay dos tipos de tramas que últimamente son bastante populares en las telecomedias estadounidenses, que son A) creador de la serie que presenta una versión ficcionalizada de su propia infancia y/o adolescencia y B) minoría étnica que como hace bromas sobre sí misma no resulta racista. Bueno, pues esta serie tiene las dos cosas. Está basada en el libro autobiográfico del chef taiwanés-americano Eddie Huang, en el que describe su vida como inmigrante de segunda generación en Washington y Florida. La adaptación del libro, en la que el propio Huang pone la voz en off, ha sido criticada por él mismo por haber "limado las aristas" de su biografía, pero qué quieres, chaval, que esto es una "major" en abierto deseosa de encontrar sucesora a la multipremiada 'Modern family', así que hay que gustar a mucha gente. La serie ha recibido críticas muy positivas, sobre todo por dar cabida como personajes principales a una minoría asiática, y también por no convertir los topicazos raciales en la base de su humor, aunque como ya se ha visto esta misma temporada con 'Blackish', abunda bastante en muchas ocasiones, y también los dardos envenenados contra los blancos WASP, que aparecen casi siempre como zoquetes insensibles que miran a los demás por encima del hombro. La serie ocurre exactamente en 1995, con lo cual volvemos a tener a Ace Of Base en la banda sonora (en serio, es una plaga últimamente, deben de poner los derechos baratos), cuando Eddie tiene 11 años y la familia se muda de una Washington que tenía su propio barrio asiático a una Florida blanca, latina y negra con hipermercados asépticos en lugar de mercados callejeros donde regatear sin fin. El padre compra un restaurante de carne estilo vaquero del lejano oeste, lo cual queda un tanto incongruente en principio con la taiwanesidad de sus rasgos. Por su parte, Eddie crece obsesionado con la cultura rap negra (Nas, Snoop Dogg, The Notorious BIG, etc), cosa que comparten todas las minorías del mundo anglosajón, desde la latina hasta la del extremo oriente, pasando por la india/pakistaní. Sin embargo, seguramente lo mejor de la serie es la madre, a pesar de que (o quizá porque) es todo un estereotipo de "dragon lady", (también llamada "tiger mom") oriental: mandona, tacaña y de lengua viperina, obsesionada con ser la mejor en todo y que sus hijos también lo sean. A pesar de ello, la actriz que la encarna, Constance Wu, se detiene justo antes de la parodia exagerada y le da al personaje su corazoncito.

jueves, 22 de enero de 2015

Backstrom

fox.com/backstrom
-Estreno: 22 de enero de 2015, Fox.
-Drama, 42 minutos.

-Evert Bäckström es un personaje creado por el criminólogo y novelista sueco Leif Persson. Trasplantado a Estados Unidos, los productores le hacen perder sus diéresis, anglicizan su nombre de pila a "Everett", y lo convierten prácticamente en un detective estilo 'House'. El topicazo del investigador sucio, fumador, buen bebedor, mal comedor, y con recuerdos el pasado más negros aún que su humor ya era bien conocido, pero a ello se le añade el tono "housero" de insultar más o menos ingeniosamente al resto de personajes con los que entra en contacto, sean sospechosos o compañeros. Pero como es un lince en lo suyo, pues se lo mantiene en su puesto de trabajo más o menos a regañadientes, ya que produce resultados, aunque sea de forma poco ortodoxa. El actor protagonista es Rainn Wilson, que quien lo recuerde por su papel de chupatintas en la versión estadounidense de 'The office', lo encontrará bastante cambiado aquí: desgreñado, sin afeitar y prácticamente desahuciado por el médico del departamento debido a su general mala vida. Incluso el estar ambientada en Seattle ayuda al cáracter de permanente nubarrón que se gasta el personaje. A Backstrom lo que se le da particularmente bien es perfilar a sospechosos, y su método parece ser monologar en primera persona sobre el sujeto analizado: soy un hijo de papá rico, ¿por qué me suicido?; soy una stripper, ¿por qué me dedico a esto?; soy hindú y creo en la reencarnación, a pesar de lo cual soy médico, así que ¿por qué me paso la vida salvando a pacientes que ya volverán a la vida en el futuro? Etcétera. Por su parte, los secundarios están llenos de peculiaridades quizá heredadas del estilo de 'Bones' la serie que  el productor ejecutivo principal de 'Backstrom', Hart Hanson, creó, produjo y guionizó: uno de los agentes tiene un pasado como exluchador de MMA, otro habla de una manera muy formal (cosa que a Backstrom le pone malo) y otro personaje, que podría ser su hijo, es un "decorador" con conexiones en los bajos fondos. Es decir, es el típico plato que a pesar de ser la primera vez que lo comes, te sabe a ya conocido debido a sus ingredientes.

viernes, 16 de enero de 2015

12 monkeys

syfy.com/12monkeys
-Estreno: 16 de enero de 2015, SyFy
-Drama, 46 minutos.

-'Doce monos' fue una película estrenada en 1995 en la que dos actores muy conocidos, Bruce Willis y Brad Pitt, eran vistos con una imagen diferente a la que tenían hasta entonces. Bueno, Willis no tanto, ya que seguía haciendo de héroe calvo y apaleao, aunque un poco más sucio, pero sí Pitt, que mostró que podía ser más que un nene mono con abdominales, vaqueros prietos y flequillo: de hecho ganó el Globo de Oro y fue nominado al Oscar por este papel. El director de la película, basada en un corto anterior francés de los años 60, fue Terry Gilliam, el miembro americano de los Monty Python, responsable de los delirantes segmentos animados de dicho grupo cómico. Esa imaginación visual, que siempre le ha acompañado, está prácticamente ausente en esta adaptación hecha por la cadena especialista SyFy, donde se quedan con los elementos básicos de la trama y construyen una historia bastante normalita de catástrofes víricas y viajes en el tiempo hasta el año 2043 y vuelta (seguro que lo del ébola tuvo que ver algo en la decisión de resucitar ahora esta historia de hace veinte años). A estos ingredientes se le añaden conspiraciones varias, incluyendo, cómo no, el rey de estos temas, que no es otro que el actor Željko Ivanek. Decir por otra parte que el papel de Pitt, de loco/lúcido/más loco todavía, está encarnado esta vez por una mujer, Emily Hampshire. Resultará un tanto decepcionante para los aficionados de la película original, pero quien vea series de Ci-Fi (y de SyFy) ya sabe a qué atenerse normalmente. No todas son 'Battlestar Galactica'.

miércoles, 14 de enero de 2015

Man seeking woman

fxnetworks.com/shows/man-seeking-woman/
-Estreno: 14 de enero de 2015, FXX.
-Comedia, 21 minutos.

-Si alguna vez alguien os pide que le recomendéis algo "distinto", podéis mencionarle esta serie sin duda. Trata, como dice el título, de uno de los temas más antiguos del cine (y la ficción, y la vida), que es el de un tío intentando ligar. Y, más topicazo moderno todavía, es un judío veinteañero, delgadito y apocado. Sin embargo, lo original de la serie es la surrealista visualización de las situaciones con las que Josh, el protagonista, se encuentra, y para ilustrarlas no hay más remedio que contar lo que pasa en el primer episodio: en su primera cita, si la chica le parece brusca como un troll, en la pantalla aparece no una chica sino un troll, de los de los cuentos de hadas, verde y con verrugas, salido de un contenedor de basura y todo, mientras alrededor todo el mundo sigue tan tranquilo. Si una ex suya empieza a salir con un hombre que a Josh no le gusta, o de quien se siente celoso, nuestro protagonista se lo imagina como un Hitler aún vivo de 126 años en silla de ruedas, cual billonario lascivo al que todos ríen las gracias. Si Josh consigue por fin acercarse a otra chica que acaba de conocer en el metro y logra su número de teléfono, a la mañana siguiente la noticia saldrá en los periódicos, tendrá reporteros esperándole en casa y hasta le llamará por teléfono una de las personalidades más conocidas del país para felicitarlo. Esa es pues la idea central: llevar a la pantalla de forma visual los subidones y bajones que provocan en una persona los avatares de su vida sentimental. Es claramente una serie de sketches, con escenas diferenciadas dentro de un nexo de personajes y temética común, y por lo tanto unos caerán mejor que otros, aparte de que será una propuesta que provocará rechazo o admiración inmediatos. "Distinto" no significa "mejor", necesariamente, pero quien busque algo original, surrealista y pisando la raya de lo aceptable, puede darse un garbeo por este Chicago alternativo junto a Josh y su hermana, su ex novia y su amigo ligón.

lunes, 12 de enero de 2015

Eye candy

mtv.com/shows/eye_candy/
-Estreno: 12 de enero de 2015, MTV
-Drama, 42 minutos.

-RL Stine es un escritor estadounidense al que se apoda "el Stephen King de la literatura infantil", y que ha publicado cientos de narraciones de terror para jóvenes con hombres lobo, vampiros, fantasmas, etc. Una de las menos infantiles, por así decirlo, es la novela que esta serie adapta, en la que una joven recién veinteañera cuya hermana desapareció hace años usa su genio informático para intentar encontrarla junto a un grupo de hipsterhackers. Vive en Nueva York, tiene amigas con discotecas ocultas en la trastienda de una floristería y se topa con asesinos en serie en páginas de ligoteo estilo Tindr. La serie está hecha para la MTV, así que todo el mundo es joven y guapo aunque ya anden por casi los 30, con polis que parecen primos de Justin Bieber, y hay música de fondo a la menor oportunidad. Se pronuncian un par de frases sobre los peligros de la tecnología y la falta de auténtico contacto humano y blablá, pero al final todo va de citas, discos, mensajitos en el móvil (todos los episodios está titulados con una abreviatura en idioma sms) y peligrito de diseño para que el aspirante a novio tenga la excusa para pasarte el brazo por el hombro en el sofá.

domingo, 11 de enero de 2015

Togetherness

hbo.com/togetherness#/
-Estreno: 11 de enero de 2015, HBO.
-Comedia, 28 minutos.

-'Togetherness' es una de esas comedias-que-en-realidad-son-dramas o viceversa, de media hora de duración, herederas del cine independiente, típicas de las cadenas con prestigio (habitualmente de pago). Ninguna lo es más que HBO, y esta serie está hecha a medida para ella. Escrita y creada por los hermanos Jay y Mark Duplass, trata sobre cuatro personajes de treinta y muchos o cuarenta y pocos años de edad que acaban viviendo en la misma casa. Estamos en California, cuna de los sueños y de las pesadillas, y nuestros protagonistas han llegado a esa edad donde lamentan más lo que no han conseguido o lo que se les ha gastado que lo que tienen. Los dueños de la casa son el matrimonio formado por Brett (el propio Mark Duplass) y Michelle (Melanie Lynskey), una pareja desgastada por el paso del tiempo que en lugar de practicar el sexo juntos se masturban por separado (ella mientras lee '50 sombras de Grey'). A la casa llega rebotada la hermana de ella, Tina, una cuarentona muy guapa (encarnada por la ídem Amanda Peet), pero que ha llegado a su edad sin pareja estable y que ahora tiene miedo de acabar sola en la vida. Y el cuarto en discordia es Alex (Steve Zissis, cocreador y coguionista de la serie), amigo de Brett y aspirante a actor que ahora está demasiado gordo y con demasiado poco cabello como para aspirar a papeles importantes en un Hollywood sin perdón. Es una historia de poco alcance, quizás, en la que puede que haya espectadores que se sientan identificados con algunas de las mundanerías que les ocurren en cuanto a trabajo, desgaste de pareja o desánimo vital en general, pero que a otros posiblemente les sepa a poco o les parezcan personajes que se quejan de vicio y que hacen una montaña del dormir poco o del tener pancilla, o del estar demasiado buena como para que los hombres te tomen en serio. Emitida justo después de la cuarta temporada de 'Girls' y la segunda de 'Looking', forma un compacto bloque de ficción alternativa e independiente hecha por creadores con pasado en los circuitos de los festivales de cine, en el que se exploran las miserias y la comedia amarga de la vida urbana de clase media.

miércoles, 7 de enero de 2015

Hindsight

vh1.com/shows/hindsight/
-Estreno: 7 de enero de 2015, VH1
-Drama, 41 minutos.

-VH1 solía ser un canal de vídeos musicales que en algún momento amenazó con convertirse en rival de la MTV, hasta que llegó YouTube y dejó a ambos obsoletos. Y con 'Hindsight' se marcan una serie que más parece una excusa para revivir todos esos vídeosingles por ahí almacenados: el día en el que la protagonista, Becca (Laura Ramsey) se va a casar por segunda vez, entra en un ascensor y se ve de repente transportada a veinte años antes, o sea, 1995. Ace Of Base, Alanis, The Cranberries, 'Groove is in the heart', Spin Doctors, la canción esa de U2 donde es The Edge el que canta... Da igual que no estemos en un bar o en una fiesta o que tenga que sonar un radiodespertador, los éxitos del momento no paran en la banda sonora. Entre temazo y temazo debe decidir si va a usar la oportunidad para tomar decisiones diferentes, a lo cual ayuda que precisamente el día al que se ve transportada es el de su primera boda. Sabiendo que salió mal ¿se casará otra vez e intentará cambiar lo que fue mal, o directamente plantará a su primer marido? La cosa se complica por el hecho de que el que va a ser su segundo marido en el futuro es un amigo de la infancia, majete, seguro, con empleo, buen chaval... pero que no la pone mucho. O sea, lo que llevan las tías diciendo toda la vida. Sin embargo, el primer marido era un australiano artista con coleta y abdominales con el que echaba los mejores polvos de su vida. Hmmm, ¿qué hacer? Sin embargo, aparte de los maridos pasados y/o futuros, lo que Becca echa más de menos era a su mejor amiga de toda la vida, con la que se agarraba borracheras y se iba de locuras por ahí. Obviamente, ella se convierte en la primera a la que Becca le cuenta todo esto de que ella viene del futuro, la otra dice que mmbueno que mmvale y que carpe diem y que qué peli nos llevamos del videoclub (¡cintas VHS!) pa ver esta noche. Es una comedia romántica amable y sin mucho mordiente, donde el pasado tampoco es que esté recreado muy llamativamente ni con gran nostalgia (una chupa cuero, un gorro rosa post-grunge y ya), y donde tampoco es que se explore mucho lo que puede hacer Becca con su conocimiento de quién va a ganar las elecciones, por ejemplo, al estilo 'Regreso al futuro'. Entre coñas sobre los buscas y America On Line, la cosa transcurre placenteramente hasta que suena la siguiente canción del 'Now! 30'.

Empire

fox.com/empire
-Estreno: 7 de enero de 2015, Fox.
-Drama, 42 minutos.

-Un padre rico, enfermo de muerte y con un imperio que legar a alguien se ve obligado a decidir quién le va a heredar de entre sus tres vástagos. Y antes de que el espectador pueda decir "esto es como 'El Rey Lear' de Shakespeare", ya lo dice uno de los propios personajes en pantalla. La serie, desde luego, no tiene problema en citar la fuente (sobre todo si la fuente lleva 400 años muerta y no va a cobrar royalties), pero tampoco es que sea un intento de actualización de la trama a nuestros días. De hecho, es más un culebrón de odios familiares al estilo 'Dallas' o 'Falcon Crest' que otra cosa. El "imperio" del título es el nombre de una compañía discográfica de música negra levantada por el padre enfermo, un antiguo artista de hip-hop que poco a poco, desde los años 90, se ha ido convirtiendo en una especie de Jay-Z que cuando le llama un cierto "presidente" para pedirle un favor, responde: "Dile a Barack que vale, pero que esta es la última vez". Los hijos y futuribles herederos son un ejecutivo que está en todas las reuniones de la compañía pero sin talento artístico, un cantante y compositor de rhythm and blues mezclado con rap bastante bueno con las partituras, pero que es gay en un tipo de ambiente donde eso aún no vende (y cuyo padre le odia con indisimulada homofobia), y el menor, que es un rapero chulito y con imagen, pero sin gran credibilidad en la calle, ya que es un niño de papá rico (y no hijo del gueto), que rima sobre fiestorras, champán del caro y strippers de a cientos de dólares la bajada de sostén. Pero lo mejor está aún por llegar, ya que tras 17 años en la cárcel la madre de los retoños, de nombre Cookie Lyon, acaba de salir del trullo reclamando con taconeo bravo y ceja ceñuda la parte que le corresponde tras haber puesto ella el dinero original para fundar la empresa y haberse chupado casi dos décadas sin revelar la procedencia delictiva de ese dinero, justo ahora que la compañía va a salir a bolsa. La música de la serie viene con el sello del super-productor Timbaland, así que se deja oír bastante bien (aunque cualquier cosa que se escucha es calificada de "hot" o "wack" a los tres segundos de sonar), y además los progenitores están encarnados por dos nominados al Oscar, Taraji P Henson y Terrence Howard, mientras que una tercera, Gabourey Sidibe, hace de secretaria, pero como se ha dicho, esto va de hembras con ganas de revancha ("I'm here to get what's MINE!") y que aún pega unas buenas palizas con una escoba, y chavales con traumas de padre dominante. Con ese ánimo hay que verla.

Agent Carter

abc.go.com/shows/marvels-agent-carter
-Estreno: 7 de enero de 2015, ABC.
-Drama, 42 minutos, 1 temporada, 8 episodios.

-El Universo Cinemático de Marvel (MCU) continúa expandiéndose tanto que ya hasta tienen suplentes para dar descanso a las estrellas. Durante la pausa invernal de 'Agents of SHIELD' se emitirán los 8 episodios de esta nueva pieza del puzzle cuyo protagonista es la novia (más o menos) del Capitán América. Estamos en 1946, un año después de acabar la Segunda Guerra Mundial, y tras ese final y la (spoiler) muerte del Capi, Peggy Carter se encuentra en la misma situación que muchas otras mujeres del mundo occidental: habiendo perdido a su hombre y encontrándose con que los soldados licenciados que vuelven a casa se hacen de nuevo con los empleos que dejaron al irse. Sin embargo, la revolución que supuso hacer entrar a las mujeres en el mundo laboral, en principio en ayuda de los militares, ya no tiene vuelta atrás, y Carter es uno de los mejores agentes de la Reserva Científica Estratégica (SSR). A pesar de ello, son los años 40, hay mucho machismo, mucho tabaco y mucho sombrero, y la Carter tiene que lidiar con todo eso además de con los esbirros malosos que intentan tender trampas a Howard Stark, el millonario padre del futuro Iron Man, por un tema de venta de tecnología secreta.  Parece ser una serie donde otros personajes del MCU pasarán solamente de refilón, en lugar de ocurrir como el principio de 'Agents of SHIELD', que parecía más un vehículo para promocionar las películas. Hayley Atwell está muy bien en el papel y nos nos vende muy bien a Carter como personaje sin ningún superpoder, pero que luego jamás pierde una pelea mano a mano, y capaz lo mismo de seguir la pista más difícil que disfrazarse de rubia explosiva en un club de jazz. Revoloteando alrededor de ella están el mayordomo de los Stark en plan niñera, varios otros agentes de la SSR (incluyendo un mutilado de guerra) y un par de amigas chicas (vecina y camarera) de Peggy. La estética de los 40, incluido el cine negro y la paranoia anticomunista, es todo un bombón para cualquier serie, y 'Agent Carter' la aprovecha muy bien. Ha recibido buenas críticas, incluyendo seguidores del universo Marvel, y seguramente vuelva a salir a la cancha en el futuro.

domingo, 4 de enero de 2015

Galavant

abc.go.com/shows/galavant
-Estreno: 4 de enero de 2015, ABC.
-Comedia, 21 minutos, 1 temporada, 8 episodios.

-'Galavant' es una comedia legendario-histórico-musical. Ahí queda eso. Vamos a desempaquetar el término. En un llamado "Reino de Valencia" (como suena), en una época vagamente Disney-medieval, hay un héroe, una doncella, un rey, una princesa, un esbirro brutote y varios otros personajes típicos de este estilo de leyendas y cuentos de hadas de muy limitada base histórica, y de los que esta serie hace parodia. Lo que pasa es que a ese tipo de humor se añade el musical, o sea, del tipo de parar una conversación y continuarla cantando, o narrar importantes puntos de la trama a base de coreografías, con letras a menudo aún más cómicas que las partes habladas. En este punto hay que mencionar que los números musicales están hechos por el equipo que hizo 'Enredados', encabezado por el ocho veces oscarizado Alan Menken (repito, ocho Oscars), autor de una decena de bandas sonoras de largos Disney, desde los tiempos de 'La sirenita', pasando por 'Aladdin', 'La bella y la bestia', 'El jorobado de Notre Dame' o 'Hercules'. Un peso pesado del tema, vaya.  A pesar de ello, el resultado es un híbrido un tanto extraño, que se supone que intenta aspirar a funcionar al nivel de lo que en dibujos animados hizo 'Shrek' o la propia 'Enredados', en cuanto a darle un aire cómico y meta a los viejos topicazos de las leyendas de toda la vida, pero aquí queda más como un cruce entre 'Los caballeros de la mesa cuadrada' de Monty Python con 'Las locas aventuras de Robin Hood' de Mel Brooks, aunque con menos talento cómico.

martes, 23 de diciembre de 2014

Mozart in the jungle

amazon.com/Mozart-in-the-Jungle-HD/dp/B00I3MNGCG
-Estreno: 23 de diciembre de 2014, Amazon
-Drama/comedia, 28 minutos, 1 temporada, 10 episodios

-Cuando un libro escrito por una oboísta de orquesta filarmónica se titula 'Mozart in the jungle: Sex, drugs and classical music', lo que un productor de televisión ha de decir es "Shut up and take my money!" y convertirlo en una película, o al menos una serie. Y eso es lo que han hecho Roman Coppola, Jason Schwartzman y Alex Timbers para Amazon, que continúa así la racha de los videoclubes por internet como ellos mismos o Netflix de producir series tan buenas como las de la mejor cadena de pago. En este caso la trama trata sobre un momento difícil en la existencia de una orquesta de música clásica en Nueva York (con nombre ficticio, para evitar malos rollos), pero lejos de tratarse de gente anciana y aburrida, resulta bastante interesante, sin por ello tampoco cometer el error de convertir a los personajes en maníacos llenos de adicciones. Mirando detrás de la cortina tenemos a Malcolm McDowell como el director legendario que se retira, Saffron Burrows como la violonchelista cuarentona cañón que siempre se enrolla con alguien del oficio, Bernadette Peters como la encargada de buscar fondos para algo que a pesar de su glamour siempre pierde dinero, y Lola Kirke como la novata aspirante a quinta oboísta. Todos ellos y los demás secundarios pasan por sus diversos conflictos con el amor, la inseguridad, las drogas, la búsqueda de la perfección, el sexo, el declive vital y hasta las negociaciones del convenio colectivo, pero la estrella de la serie es sin duda Gael García Bernal interpretando a un director joven, precoz, latino, melenudo, genial, apasionado y bebedor de mate que le dé un buen meneo a un mundillo lleno de gente carca y fosilizada. Claramente inspirado en el venezolano Gustavo Dudamel, este personaje de Rodrigo De Sousa (o simplemente "¡Rodrigo!") no cae en ningún momento en la parodia, y tiene al espectador siempre pendiente de ver cuál será el próximo truco que se saque de la manga para motivar a su orquesta o sacarle dinero a las patronas de la jet set neoyorquina. A pesar de que la propia Amazon la anuncia como comedia, no es de las de reírse de continuo, sino más bien de crear un ambiente de sonrisa agradable, aún para quienes no les gusta la música clásica, de la que no se abusa en ningún momento. A diez episodios de media hora, es de las que te hace pensar durante toda una tarde que tienes tiempo para uno más, y cuando te quieres dar cuenta, te la has merendado entera.

viernes, 12 de diciembre de 2014

Marco Polo

netflix.com/Marco_Polo‎
-Estreno: 12 de diciembre de 2014, Netflix
-Drama, 55 minutos, 1 temporada, 10 episodios

-Para ser básicamente un videoclub por internet, Netflix está creciendo a pasos agigantados, y aquí se gasta 90 millones de dólares junto a The Weinstein Company en una superproducción internacional para contar el principio de la famosa historia del viajero veneciano Marco Polo y sus andanzas en la corte de Kublai Khan, nieto de Genghis Khan (pronúnciese "Chinguis Jan"), en el siglo XIII. Como es sabido, Netflix recopila sin cesar datos sobre lo que sus clientes deciden ver y los usan para tomar decisiones sobre sus propios proyectos, de manera que siempre resulta una tentación imaginar qué influencias ha tenido cada uno. Si en 'House of cards' era el juego sucio en las tripas del poder político en Washington, aquí podemos detectar un toque de 'Juego de tronos', otro poco de 'Tigre y Dragón' o 'Memorias de una geisha' e incluso la manera de rodar artes marciales en 'Matrix', junto con las grandes producciones de masas de los años 50 y 60 al estilo 'Ben Hur'.

De todas formas, quizá todo esto suene un poco más emocionante de lo que luego resulta, porque como en todo, ayuda mucho saber a qué se viene, y en este caso hay mucha más intriga palaciega, movimientos de ajedrez en la sombra y perlas de sabiduría oriental que acción. De hecho, no hay ninguna escena de batalla propiamente dicha hasta el último episodio, aunque sí abundan las tropas en formación amenazante y los duelos uno contra uno. Rodada en Kazajistán, Italia y Malasia, resulta visualmente impactante en decorados (naturales y de interior), vestuario, fotografía e incluso coreografía con pocas figuras, pero hay mucho sentarse dignamente y conversar con seriedad y profundidad más o menos profunda durante minutos. Seguramente ninguno de sus protagonistas llegue al impacto casi instantáneo de los de 'Juego de tronos', pero poco a poco el conquistador mongol Kublai, o Jia Sidao, el burócrata chino que se convierte en el poder en la sombra tras ascender al trono un niño de cuatro años, acaban resultando figuras de peso específico, moviendo piezas a millones en un tablero que abarca la mayor parte del Asia continental. Joan Chen, que en los 80-90 interpretaba a todos los personajes orientales femeninos en Hollywood, reaparece aquí como esposa del Khan, en medio de herederos, bastardos, regentes, concubinas y administradores que buscan el éxito propio, la desgracia ajena o una venganza aplazada durante años. Hay muchas figuras reales en la serie, algunas de las cuales parecen salidas de un cuento que ya conocíamos, como la princesa guerrera Khutulun, que luchaba en batalla junto a su padre, aliado a ratos de Kublai, y que habiendo jurado que solo aceptaría a un hombre que fuera capaz de vencerla en combate, hizo una gran fortuna en caballos perdidos por sus fracasados pretendientes.

En medio de todo esto, la verdad es que el propio Marco Polo, el latino de la lejana y extraña Europa, a veces anda un poco desaparecido en combate. Interpretado por el italiano Lorenzo Richelmy, resulta guapo y apuesto, pero mayormente cauto y aprensivo en medio de mongoles de mala leche y espada fácil, así que acaban refulgiendo más los otros personajes. Uno de ellos, el maestro ciego de artes marciales Sifu Cien Ojos es tan exagerado como la más hiperbólica peli de kungfú que cualquiera pueda recordar, capaz de batir constantemente a luchadores expertos en elaboradas coreografías a pesar de su ceguera, y la cortesana Mei Lin no le va a la zaga, siendo capaz además de hacerlo en cueros. En fin, que con una duración total de menos de 10 horas, es de las que se puede fulminar en un día o dos y dejar buen recuerdo, siempre y cuando no se venga en plan de ver batallas sin fin.

domingo, 7 de diciembre de 2014

The red tent

mylifetime.com/movies/the-red-tent
-Estreno: 7 de diciembre de 2014
-Drama, miniserie, 2 episodios, 85 minutos cada uno.

-'La tienda roja' es una novela publicada en 1997 por Anita Diamant, que fue best seller en Estados Unidos, y que está protagonizada por un personaje del Génesis que solo se menciona de pasada en dicho libro bíblico: Dinah, hija de Jacob, sobrina de Esaú, y hermana de José y de otros diez hijos varones. De hecho, la novela entera es un intento de ver la misma historia que cuenta la Biblia desde un punto femenino, ya que Dinah pasa la mayoría de su tiempo con su madre, Leah, y las otras tres esposas de Jacob. Un lugar clave del campamento de pastores donde viven es la tienda roja del título, donde las mujeres han de ir durante sus menstruaciones y para dar a luz. Pero lejos de ser simplemente un lugar donde apartarse, las mujeres que lo usan lo convierten en lugar de refugio, conversación, cotilleo, cocina de trampas amorosas e incluso último reducto de una antigua religión basada en un diosa femenina que aún practican a escondidas. Con el paso de los años, algunos de estos simples pastores acabarán entrando en contacto con familias reales e influyendo decisivamente en la Historia y las leyendas locales. Toda esta trama, en manos de la cadena Lifetime se convierte en la típica historia de superación que siempre filman, con una protagonista femenina en pelea permanente con lo que le rodea, incluidas a veces otras mujeres, como en este caso su abuela paterna, Rebeca. Los hombres son unos brutotes que todo lo rompen y que solo quieren pelearse, matar y abusar de sus esclavas, mientras que las mujeres en su tienda, en medio de velitas perfumadas, hablan de amor y curación y bendiciones y antigua sabiduría y del poder de crear nueva vida. También hay escenitas un tanto modernas de besitos junto a un estanque, velitas dentro de las tiendas y románticos abrazos en la cama dados por cuerpos perfectamente depilados. Rodada en Marruecos, se aprovechan bien los escenarios naturales, pero al final no se acaba distinguiendo mucho de cualquier otra producción televisiva típica de Semana Santa, en la que ni siquiera se respetan todos los detalles de lo poco que cuenta la Biblia sobre el personaje, como que fue violada, por ejemplo.

The librarians

tntdrama.com/shows/the-librarians.html
-Estreno: 7 de diciembre de 2014, TNT.
-Drama/comedia, 42 minutos, 1 temporada, 10 episodios.
-Renovada.

-Entre 2004 y 2008 la cadena por cable TNT produjo tres películas para televisión sobre un bibliotecario novato que se veía envuelto en búsquedas de objetos legendarios como el cáliz de Judas o viajes a lugares clásicos de la aventura, como las minas del rey Salomón. Estaban claramente inspiradas en Indiana Jones, que a su vez era heredera de películas antiguas de matinée de sábado por la mañana, así que se presentaban como un heredero directo de una tradición de varias generaciones... aunque con mucho menos presupuesto. El protagonista era Noah Wyle, a quien antes de bibliotecario novato vimos crecer como doctor novato en 'Urgencias'. Seis años después de la última entrega, el proyecto se convierte en serie de 10 episodios con nuevos personajes añadidos, pero manteniendo a Wyle al frente. En el universo fantástico de esta saga se supone que la magia existe, y que de hecho era el estado natural del mundo, con unas líneas ocultas a lo largo del planeta que el ser humano nunca ha conseguido entender del todo, que se manifiestan a veces en objetos o lugares concretos como Stonehenge o Excalibur, y que han quedado olvidadas a medida que el homo sapiens se pasó a la ciencia. Oculta bajo tierra hay una biblioteca, que es una especie de espacio elástico, tan grande o peuqeño como se necesite y al cargo de la cual hay un bibliotecario que hereda su puesto del anterior, buscando y almacenando objetos para evitar que caigan en malas manos. La colección de ayudantes de Flynn Carsen (un nombre que hasta suena a típico del género) son una coronel de la OTAN interpretada por la siempre eficaz y atractiva Rebecca Romijn y un trío de personajes que, según la malvada del relato, respectivamente rechazaron, abusaron o se vieron perjudicados por sus dones naturales: un cerebrito de 190 de CI que se dedica a ser minero en Oklahoma, un ladrón de objetos de arte y una celadora de hospital con una extremada capacidad cerebral y sensorial que no consigue controlar. La serie sabe que es limitada e incluso hasta cutre a veces, pero lo muestra claramente desde el principio, apostando por un tono de comedia de aventuras e incluso una música casi de cuento de hadas. Además, sigue teniendo el mismo problema con la magia que muchos otros relatos de fantasía: que la puedes usar para lo que quieras en la trama, sin que tenga mucho sentido a veces. Muy apropiado, pues, su estreno en diciembre, pero de alcance corto.

martes, 2 de diciembre de 2014

Girlfriends' guide to divorce

bravotv.com/girlfriends-guide-to-divorce
-Estreno: 2 de diciembre de 2014, Bravo
-Drama/comedia, 42 minutos, 1 temporada, 13 episodios.
-Renovada.

-Otro canal más, por si eran pocos, que se apunta a hacer sus propias series. Bravo, cadena por cable fundada en 1980, empezó dedicándose a las artes y el cine, y luego se fue pasando a los programas de telerrealidad y las series hechas por otros. Su debut en las teleseries no está mal, la verdad, aunque puede que en parte sea porque no se esperaba gran cosa de un canal novato en estas lides, y con una serie estrenada poco antes de fin de año. 'GG2D', para usar su hashtag en Twitter, está basada en Vicki McCarthy, una chica Playboy de los 70 que luego fue abogada, que se casó con el productor musical Jimmy Iovine y que escribió unas "guías para amigas" sobre el embarazo y la crianza de bebés (ella tuvo cuatro). Las protagonistas de la serie se reparten las características de la escritora real entre tres amigas, una exmodelo, una abogada y una escritora de libros de autoayuda. Todas ellas viven en la misma zona acomodada de California y todas ellas están divorciadas, con las neuras y eventos tragicómicos que acompañan a tal trago. De hecho, la serie tiene un poco de doble personalidad, partida entre la típica comedia de solteras intentando quitarse las telarañas en el tema del ligoteo y el drama de lo que realmente significa separar dos vidas, sobre todo cuando hay hijos por el medio. Las tres protagonistas está muy bien, la verdad, con Lisa Edelstein, una de las exes de 'House', como la escritora al frente del reparto, y Janeane Garofalo, la exmusa de lo alternativo de los 90 como la abogada demasiado experta en su campo como para soportar sufrirlo en persona. Incluso la mayormente desconocida Beau Garrett da la talla como ex modelo (como ella misma en la vida real) que flota por la vida sin problemas y con el ombligo al aire y cuyo divorcio en lugar de ser un trauma le sienta hasta bien. Seguramente corra el riesgo de que se la clasifique como "serie para chicas" en una cadena cuya programación ya se dirige hacia el público femenino menor de 50 años, pero se deja ver hasta cierto punto.

lunes, 17 de noviembre de 2014

State of affairs

nbc.com/state-of-affairs
-Estreno: 17 de noviembre de 2014, NBC
-Drama, 42 minutos, 1 temporada, 13 episodios.

-'State of affairs' es como si 'Homeland' y 'Scandal' se hubieran casado y hubieran tenido un hijo que no hubiera heredado lo mejor de sus respectivos genes. La serie trata sobre una analista de la CIA, Charleston Tucker, que era novia del hijo de la presidenta de los Estados Unidos (presidenta de verdad, no primera dama: en este universo paralelo la POTUS es la muy estimable actriz negra Alfre Woodard). Hace un año, en Afganistán, el convoy en el que los tres iban fue atacado y el hijo/novio murió, lo cual ha dejado a Charleston un tanto tocada mentalmente, muy al estilo de la Carrie de 'Homeland', pero sin llegar al trastorno bipolar (aunque sí a lo de aficionarse al sexo casual). Charleston se ocupa específicamente de liderar al equipo que recopila el PDB, o President's Daily Briefing, que es el primer informe que la líder del mundo libre lee cada mañana con los problemas más gordos del planeta. Lógicamente, nuestra protagonista no se dedica simplemente a cortar y pegar documentos, sino que influye en este decisivo flujo de información de forma importante, destacando unos asuntos sobre otros e incluso economizando con la verdad cuando le conviene, como por ejemplo en el primer episodio, cuyo centro son el afgano que atacó al convoy un año atrás y un doctor norteamericano a punto de ser ejecutado ante las cámaras al estilo Estado Islámico, y que se parece mucho físicamente al difunto hijo/novio. Al tiempo, Charleston empieza a recibir misteriosos mensajes de móvil de alguien que le dice que "sabe lo que pasó en Kabul", y por si fuera poco, la mujer ni siquiera recuerda todos los detalles de aquella noche debido al shock. Es decir, que se nota desde lejos que parte de la trama busca manipular claramente al espectador haciéndole esperar trocitos de información en plan tan-tatachán que revelen una traición por aquí, un cambio de bando por allá o una más o menos inesperada sorpresa por el otro lado.

La serie está protagonizada por Katherine Heigl, una actriz que es conodida sobre todo por haber pasado cinco años por 'Anatomía de Grey' y luego haber intentado meterse en el azucarado mundo de la comedia romántica, de la que vuelve a las pequeñas pantallas tras cuatro años de ausencia, así que a menudo no tiene mucho a la masa internetera de su parte precisamente. Además, ella y su madre Nancy son dos de los ocho productores ejecutivos de una serie de la que se han ido varios otros productores y guionistas, con lo cual todo acaba dando un aroma demasiado grande a vehículo precocinado: nombre famoso, mujer al mando, copieteo de temas y series de éxito, etc. En definitiva, puede resultar entretenida si uno se deja llevar, y el politiqueo sobre lo que se mete en el PDB o no cada mañana podría resultar interesante, pero los giros del guion y la excesiva capacidad de la protagonista de sacarlo todo adelante ella sola con un móvil y unos tacones en medio de peligrosos espías y terroristas no acaban de dar el pego.

domingo, 2 de noviembre de 2014

Olive Kitteridge

hbo.com/olive-kitteridge
-Estreno: 2 de noviembre de 2014, HBO.
-Drama, 60 minutos, 4 episodios.
-Miniserie.

-Basada en la novela homónima, ganadora del premio Pulitzer, de Elizabeth Strout, 'Olive Kitteridge' es una miniserie de cuatro horas protagonizada por la mujer que le da título: Olive es una señora reseca, amargada y borde que trabaja en un colegio en la costa de Maine, en el oeste de Estados Unidos, y es la típica que siempre retiene a estudiantes castigados en el aula al final del día. Su marido, Henry, no puede ser más opuesto: tiene una farmacia en el pueblo, y es el ser más amable, dulce y buena persona que se pueda encontrar. La miniserie sigue la vida de ambos durante 25 años, presentando escena a escena los resultados del convivir con una mujer de una misantropía tan pronunciada que raya en lo patológico. De hecho, Olive siempre parece un tanto obsesionada con la idea de que en su familia hay un historial de enfermedades mentales que pueden manifestarse en cualquier momento, y la duda al respecto sobrevuela la mente del espectador con frecuencia, mientras se debate también sobre si la crudeza con que Olive se expresa debería anular la validez de algunas de sus opiniones. Escrita y dirigida por mujeres, basadas en la obra de otra mujer, el resultado es una historia diminuta, en el sentido de que atañe simplemente a la familia protagonista (que también incluye al sufriente hijo de los Kitteridge) y a un puñado de personajes que se cruzan con ellos en dos décadas y media, pero es una auténtica joya de guion, dirección y sobre todo interpretación (el nombre de Frances McDormand probablemente esté ya grabado en el próximo Emmy, y Richard Jenkins hace un papel extraordinario como el marido). Es una familia pequeña en un pueblo pequeño,  y el tema de la trama no es más (ni menos) que el paso del tiempo en una pareja de personalidades opuestas durante una vida más bien apacible y la acumulación de sentimientos que se puede llegar a provocar antes de la erupción. Como dice una de las frases promocionales, "there is no such thing as a simple life", y esta historia consigue presentar la llegada de una nueva empleada o el pelar una manzana junto al mar como catástrofes capaces de cambiar la historia de una familia incluso aunque no pase nada como resultado. Es más, precisamente porque aparentemente no pase nada. No es una historia deprimente, pero sí que decide ocuparse de personajes con preocupaciones a veces triviales pero comunes a todos, como son bodas, muertes o el crecimiento y emancipación de los hijos, que no responden a los tópicos del entretenimiento de masas, lo cual es de agradecer. Es uno de esos proyectos perfectamente modelados que HBO se marca de vez en cuando y que al no ser cine de pantalla grande ni serie de larga duración quizá pase un tanto desapercibido. Pero no debería.

jueves, 30 de octubre de 2014

The McCarthys

cbs.com/shows/the-mccarthys/
-Estreno: 30 de octubre de 2014, CBS
-Comedia, 21 minutos, 1 temporada, 15 episodios.
-Cancelada antes de terminar.

-Una mini-tendencia en boga últimamente en la tele norteamericana es la de las telecomedias basadas directamente en la juventud de su creador: en el último año y pico ha habido una ambientada en los 80, otra en los 90 y otra con un padre ciego. A estas se une esta otra sacada de las experiencias reales de Brian Gallivan, el hijo gay en una tradicional familia irlandesa-americana de clase trabajadora en Boston, incapaz de decirse cosas bonitas unos a otros, pero obsesionada por los deportes en TV, cosas ambas que siempre le hicieron la crianza un tanto difícil (y es que el muchacho tiene razón: el equipo de baloncesto de Miami debería llamarse los Sound Machine, sin duda). Los McCarthy son un poco brutotes, pero de gran corazón, como demuestra que por un lado hayan aceptado completamente la salida del armario del chaval, pero que por otro no se dejen de meter con él sin piedad, como corresponde. La serie es tan chapada a la antigua como la propia familia: hay risas enlatadas, chistes malos y equívocos dignos de 'Apartamento para tres', la serie que protagonizaba John Ritter, padre del actor que aquí interpreta al hijo gay. Es decir, que se puede disfrutar un montón si aceptas a qué se viene. No se deja topicazo irlandés por mencionar, desde la afición por el whisky hasta las muy poco católicas preñeces sin planificar, pero como está hecha por uno de ellos, pues no es racista. Es curioso que la crítica norteamericana no le haya pegado demasiados palos: debe de ser que el cazurro bostoniano tiene una tradición suficiente en el país como para tener siempre un rinconcito dispuesto para él, siempre que sea en pequeñas dosis. Ciertamente, es una serie que no engaña, pero no llegó siquiera a emitir todos sus episodios, siendo cancelada tras el 11.

martes, 28 de octubre de 2014

Benched

usanetwork.com/benched
-Estreno: 28 de octubre de 2014, USA.
-Comedia, 21 minutos, 1 temporada, 12 episodios.
-No renovada.

-Como ya hemos dicho alguna vez, ‘Happy endings’ acabó resultando una comedia bastante buena, y una vez que la dejaron de renovar, varios de sus actores fueron colocándose rápidamente en otras series, como ‘New girl’ o ‘The Mindy project’, o coprotagonizando la suya propia, como ‘Marry me’. Aquí Eliza Coupe, quizá la mejor del sexteto happyendero, veía las apuestas de todos sus excompañeros y subía una más, convirtiéndose en centro absoluto de esta telecomedia sobre una abogada de bufete caro que al ser ignorada por sus jefes por otra de talla de sostén mayor monta un pollo en la oficina que lo flipas, y una vez despedida acaba trabajando para como sea que se llame lo opuesto del lado oscuro, o sea, de defensora pública para clientes insolventes. Aquí los casos duran cuestión de segundos, y se trata de cosas como robo de pañales, o inmigrantes ilegales pidiendo trabajo. Coupe ya ha interpretado a rubias delgadas, superpreparadas y obsesas con su trabajo antes, y aquí lo borda. Alrededor de ella hay jueces, rivales (sobre todo su ex, al que se enfrenta a menudo) y un montón de compañeros de trabajo que curran mucho y rápido por poco sueldo y con mucho cinismo ya. La maquinaria base de los episodios consisten en poner en apuros y en ridículo a la rubia pija, burlándose de su caída en desgracia, hasta que hacia el final ella marca el gol del honor al rival, al juez, al sistema o al mundo en general. Solvente y con su punto de mala leche, aunque sin llegar a la más recomendable ‘Sirens’, de la misma cadena.

viernes, 24 de octubre de 2014

Constantine

nbc.com/constantine
-Estreno: 24 de octubre de 2014, NBC
-Drama, 42 minutos.

-La conquista de las pantallas por parte de los comics continúa con esta adaptación de ‘Hellblazer’, la saga creada en 1988 por, entre otros, Alan Moore. Su protagonista es John Constantine (que ya fue encarnado en el cine por Keanu Reeves), un exdelicuente que ahora es exorcista y detective de lo oculto en el mundo moderno. Con cabello rubio de no haberse peinado en años, barba de varios días, corbata mal anudada, gabardina de cuello alzado y acento británico, sus creadores se inspiraron un tanto en el cantante Sting (de sus tiempos en The Police, se supone) para crear su imagen. Condenado al infierno cuando muera por fallar en el exorcismo de una niña, va por ahí expulsando demonios y mandándolos de vuelta a casa sin faltarle nunca una broma de guionista de cine negro en la boca. Sin embargo, hay que tener en cuenta que dos de sus características principales, su bisexualidad y su adicción al tabaco, no se verán en pantalla. Lo segundo es una prohibición generalizada de las cadenas estadounidenses en abierto, así que como mucho vemos a Constantine jugar con su mechero o apagar una colilla, sin verle nunca dar una calada. Respecto a lo primero, no está previsto ni que se niegue ni que se confirme, lo cual ya ha provocado protestas tanto de grupos de LGBT como de fans del cómic original. Esto son dos malas señales para el futuro, la verdad, porque ‘Hellblazer’ es una saga con bastante mala leche y Constantine un personaje que a menudo es más peligroso para sus amigos que para sus enemigos. En televisión, y más aún en abierto, se ve una versión edulcorada, de pinta desastrada y borde al trato, pero al final decente, bueno y haciendo lo correcto siempre. No muy diferente de algunos episodios de 'Expediente X' a veces, en realidad. El actor escogido, el galés Matt Ryan, es seguramente lo mejor de la serie, manteniendo el acento original del personaje (aunque su pronunciación del latín es horrible, y a veces incluso incorrecta) y logrando una buena presencia en pantalla. Los efectos tampoco están mal, sobre todo si el espectador ajusta las expectativas a que estamos usando un presupuesto de serie de televisión. En cuanto al resto, tenemos a un taxista de pocas palabras y gran capacidad de recuperación, a Harold Perrineau haciendo de ángel de raza negra intentando atraerse a Constantine a su bando, y la obligatoria chica guapa (Angélica Celaya) haciendo de "artista psíquica" con ciertos poderes de visiones extrasensoriales.

martes, 14 de octubre de 2014

Marry me

-Estreno: 14 de octubre de 2014, NBC.
-Comedia, 21 minutos.


-‘Happy endings’ fue en su mejor momento una comedia bastante buena en la que el clásico grupo de seis amigos de veinte-treintañeros tienen aventurillas urbanas sobre la amistad, el amor y el aguantarse mutuamente. Tras cerrar el quiosco después de tres temporadas, su creador, David Caspe, intenta algo parecido en esta otra serie, trayéndose de la anterior a una de las actrices, Casey Wilson, con la que estuvo casado. Y de hecho, el propio Caspe ha dicho que la idea central de esta comedia se basa en la misma dinámica que ellos tenían en la vida real: ella es impulsiva, neurótica y nerviosa, y él es relajao, calmao y nomestreses. Tras seis años de relación, y ya en la treintena, finalmente se prometen, pero como no habían convivido juntos hasta entonces, ahora que se muda él al piso de ella empiezan a aparecer los problemas de convivencia, que son la fuente cómica de la serie. ‘Happy endings’ empezó con un episodio piloto bastante malo, la verdad, para luego recuperarse y convertirse en una eficaz máquina de disparar chistes nacidos de las peculiaridades de cada personaje. Aquí el episodio de debut es mucho mejor, y la química entre los dos protagonistas es muy buena, así que a ver cómo progresa. Entre los secundarios destacan los padres gays de ella, y habrá que aguantar otra vez más al omnipresente gordo barbas amigo de la pareja protagonista que dice las cosas políticamente incorrectas que los otros no pueden decir. En serio, este tipo de personaje es una plaga. Está en todas partes.

lunes, 13 de octubre de 2014

Jane the virgin

cwtv.com/shows/jane-the-virgin
-Estreno: 13 de octubre de 2014, The CW
-Comedia/Drama, 42 minutos.

-'Juana la virgen' era un culebrón venezolano de 153 episodios emitido en 2002, que aquí ha sido norteamericanizado por la cadena para quinceañeras The CW. Y lo siento, pero la mejor manera de hacerle justicia es contar con abundancia de spoilers lo que pasa en el episodio piloto, porque ¿a quién no le han contado alguna vez el principio de una telenovela y luego, tras hacer como que te dan ganas de vomitar, te quedas como con intriga de saber qué pasará después? Resumiendo para quien no quiera los (tantos) spoilers, se puede decir que trata de una joven de Miami, de ascendencia hispana, que a los veintitantos de edad, asustado-aleccionada por su abuela, aún es virgen, y que por un error médico termina embarazada. Alrededor de ella están la madre que la tuvo a los 16 años (de ahí la abuela y su cruzada), el padre de la muchacha, el sufriente novio de la muchacha, ahí esperando su día, el padre del feto, la esposa de este (hala), la doctora del hospital, su pareja, etc, etc, con un montón de vueltas, revueltas, secretos, traiciones, hijos y padres falsos, y más etc. Para los demás, ahí va el piloto en detalle:

Pues resulta que Jane Villanueva, a quien su abuela Alba la tiene asustada sobre el significado de perder la virginidad, ha llegado hasta la mitad de la veintena con la flor intacta. Un día va al hospital a que simplemente la mire la ginecóloga, y esta, cuya pareja lesbiana la está engañando, está tan despistada y desolada por eso que se equivoca de paciente y le practica a Juana una inseminación artificial, de la que la moza queda embarazada. El novio de la chica, Michael, justo se le iba a declarar esa noche, para así poder casarse y por fin acabar con dos años de abstinencia, pero en medio de la declaración Juana le dice lo del embarazo y Michael le dice que no quiere al crío. Jane luego se entera de que el semen que la embarazó era de Rafael, el dueño del hotel donde ella trabaja, que había congelado una muestra de su esperma cuando estuvo tan enfermo de cáncer que se quedó estéril, y por lo tanto esa muestra era su única probabilidad de tener descendencia. La paciente que debía recibir el tratamiento era Petra, la esposa de Rafael, pero Petra decidió someterse al tratamiento a espaldas de Rafael, en principio como sorpresa romántica, pero en verdad para asegurarse los millones de su marido en caso de divorcio. Porque Petra es la lagarta de la serie, como prueba el hecho de que esté poniendo los cuernos a Rafael con su segundo en el hotel. Ese segundo a su vez es el principal sospechoso de una operación de vigilancia policial en la que trabaja Michael, que además de ser novio de Jane, también es poli. Mientras, la madre de Jane, Xiomara, que la tuvo con 16 años, se gana la vida de cantante de tablao latino, luciendo piernas y lentejuelas, y se nos informa también de que el hombre que la preñó tan joven, y por tanto padre de Jane, no es otro que Rogelio de la Vega, el galán protagonista de la telenovela favorita de la madre, la hija y la abuela Villanueva. A la vez de todo esto, la doctora llama a una ex suya, abogada, para que la defienda si hay denuncia(s) de alguien por todo el alboroto. Y por último, Jane decide que a pesar de su inmaculada concepción, va a tener al bebé para poder regalárselo a Rafael, con quien se dio un besito hace años en un restaurante.

Pues eso. Después de leer esto solo caben dos posibilidades: o se quiere saber más o no. La serie está rodada con un tono de no saber si ser una parodia directamente de una telenovela o de parar justo antes de cruzar esa raya para que no te llamen racista, ya que está hecha por gringos. No quiere ser una comedia, pero tampoco quiere renunciar a los momentos de sentimiento y lagrimeo, y así cuesta ponerle el por ahora aún prestigioso rótulo de "dramedia", siendo más bien un "comedy drama": es una criatura un tanto extraña (lo mismo que la concebida por Jane) para tratarse de The CW, pero bueno, quizá quieran atraerse a un público menos pendiente de pectorales y abdominales, buscando una pequeña masa crítica de adeptos que le permita ponerse la etiqueta de "serie de culto". La actriz protagonista, Gina Rodríguez, está perfectamente escogida, y la verdad es que ella sola sostiene un castillo de naipes que no debería sostenerse. O sea, esto o es agüesome o anda quita pallá.