viernes, 23 de septiembre de 2016

Van Helsing

syfy.com/vanhelsing
-Estreno: 23 de septiembre de 2016, Syfy.
-Drama, 42 minutos.

-"'The walking dead' con vampiros" podría ser la manera más rápida de definir a esta serie, lo cual es lógico si lo primero que se sabe de ella es el título. Lo que pasa es que dicha persona no es el Abraham van Helsing de la novela 'Drácula', ni siquiera el de la película con Hugh Jackman, sino su hija Vanessa (¿Van van Helsing?), que ha resucitado en pleno siglo XXI y cuya sangre es capaz de revertir el vampirismo. Todo esto se encuadra en el marco de un acontecimiento apocalíptico: un volcán erupciona a lo bestia en el parque de Yellowstone, llevándose por delante no solo al oso Yogi, sino a toda la luz solar en el hemisferio. Esto hace que salga a la superficie una raza de vampiros que estaba ahí agazapada, y que ya no deben temer al astro rey, a campar a sus anchas. Y no, no tienen la pinta de efebos adolescentes de piel brillante, sino de bestias descrebradas mezcla de chupasangres, zombis y licántropos. Eso los que corretean por la calle, porque por encima de ellos hay una pareja de "antiguos" de aire conspiranoico, ruso con perilla y pelirroja cañón, que cualquier máster de 'Vampiro: La Mascarada' podría convertir en hoja de personaje en cero coma (yo me inclino por Ventrue y Toreador, respectivamente, por ahora). ¿La única esperanza? Vanessa, obviamente, que comienza la serie comatosa en un hospital, donde ha acabado abarricándose el pelotón de marines que había venido a llevársela justo antes de verse rodeados de monstruos, dándole a todo un opresivo aire a lo saga 'Alien'. La serie, creada por Neil LaBute, un escritor y guionista de tono a menudo violento y cruel en sus obras, cumple en el apartado del "gore" sangriento, y de los sustos repentinos, y esconde bastante bien el hecho de que SyFy no tiene un presupuesto como para tirar de efectos especiales durante 42 minutos a la semana. De hecho, el comienzo es un tanto enigmático y se tarda hasta tres episodios en explicar dónde encajan todas las piezas. Pronóstico reservado por ahora.

jueves, 22 de septiembre de 2016

Notorious

abc.go.com/shows/notorious
-Estreno: 22 de septiembre de 2016, ABC.
-Drama, 42 minutos.

-'Notorious' es una serie con un síndrome de falta de atención tan grande que parece que quiere tratar de todo a la vez: noticias, abogados, asesinatos, escándalos, cuernos matrimoniales, comedia romántica... Según se ha anunciado, está "basada" en dos personas reales, el abogado defensor Mark Geragos y la productora del programa de noticias 'Larry King Live'. Y en efecto, esos son los personajes principales de la serie: ella es una rastreadora de noticias sensacionalistas tan superdotada en su empleo que con un móvil y unos tacones es capaz de servir en bandeja programón tras programón a su jefa, presentadora estrella, que solo aparece por allí cuatro minutos antes de empezar la emisión, mientras su juguete sexual (negro, cachas) se recupera en el camerino. Él, por su parte, se supone que está al servicio de quien sea el cliente que quiera evitar algún escándalo público (e incluso se le da un apellido armenio para ver si se pega algo del tirón del caso OJ Simpson, cuya serialización televisiva acaba justo de barrer en los Emmys), pero por la otra en realidad está ojo avizor para pasarle carnaza a la productora, siempre y cuando se presente en pantalla de una manera beneficiosa para su representado. Ambos tienen relaciones complicadas con otra gente al empezar la serie, pero está claro que ambos están destinados  no a acabar juntos, sino a que el público lo desee fervientemente. Y es que tanto Piper Perabo (antigua chica 'Bar Coyote') como Daniel Sunjata irradian guapura y "star power" televisivo. Alrededor de ellos hay un maremágnum de cosas que ocurren tan a toda leche que yo creo que el episodio piloto ha debido de batir algún tipo de récord por vueltas de tuerca dadas en 42 minutos. Hay jueces pillados con prostitutas, inocentes viandantes atropellados por famosos que se dan a la fuga, políticos posando en camiseta sudista, hijos del jefe que debutan en la redacción intentando ser más cabritos que nadie, y seguro que me dejo varias cosas más, mientras los dos protas hacen su trabajo, el de la poli, el de los médicos y hasta el de sus subalternos sin parar ni para ir al baño, a pesar de lo cual la mayoría de las veces el programa solo queda listo para empezar treinta segundos antes del comienzo, y aun así todo se cambia sobre la marcha a base de pinganillo. La verdad es que habría una estupenda serie, hecha en plan serio, sobre las relaciones entre la ley y los medios de comunicación (y la mencionada 'American crime story' lo reflejó con bastante tino hace unos meses), pero en este caso el brilli-brilli se prefiere al rigor, se pasa de largo completamente ante las repercusiones morales de lo que hacen los protagonistas, dado lo adorable de sus sonrisas, y también del hecho de que aquí todo el mundo quiere chantajear a todo el mundo. Viniendo de la ABC, cadena casi canibalizada ya por el estilo Shonda Rhimes, el tono ya suena a conocido: relájate los jueves por la noche a base de meterte en esta montaña rusa y no hagas preguntas.

miércoles, 21 de septiembre de 2016

Speechless

abc.go.com/shows/speechless
-Estreno: 21 de septiembre de 2016, ABC.
-Comedia, 21 minutos.

-La cadena ABC últimamente ha atinado bastante bien a la hora de hacer comedia familiar, con ejemplos como 'Modern family', 'The Goldbergs' o 'The middle', cada una además con su propia identidad y sin que parezcan copias unas de otras. Propone añadirse a ellas esta 'Speechless', cuya peculiaridad principal está en que uno de los personajes, el hijo mayor, tiene parálisis cerebral, y está interpretado por un actor, Micah Fowler, que también la sufre y ha de ir en silla de ruedas y comunicarse vía luces en una pantalla manejadas con los ojos. Quien haya visto 'Breaking bad' habrá comprobado lo que otro joven con la misma enfermedad logró hacer interpretando al hijo de Walter White, así que es de agradecer un paso más hacia la inclusividad y la visibilidad de los diversos intérpretes. La familia se puede decir que gira en torno a JJ, el mencionado hijo, ya que él es su condicionante: tiene una madre coraje dispuesta a enfrentarse con colegio tras colegio para que adapten sus instalaciones y le proporcionen al chaval lo que necesite, el padre es un resignado trabajador en la sombra, con un humor irónico y relajado, y los hermanos del chaval son una chica obsesionada con los deportes y la competitividad, y un chico bastante harto de tanto cambio de institutos ya. Sin embargo, la serie no gira en torno a JJ: aunque él es la razón de las continuas mudanzas de la familia, cuando por fin encuentran un lugar donde quedarse, no sin dificultades que pulir, los demás personajes pueden lucir también. Entran en escena entonces la directora, un profesor y el bedel del nuevo centro, conformando un reparto capaz y competente. Siempre es difícil saber cómo será una comedia por sus primeros episodios, y también en este caso saber si la respuesta favorable de crítica y público se debe al personaje de JJ (que padece lo mismo que el hermano de Scott Silveri, el creador de la serie), pero de momento parece competente.

Lethal weapon

fox.com/lethal-weapon
-Estreno: 21 de septiembre de 2016, Fox.
-Drama, 42 minutos.

-Pues, sí, esta serie es una adaptación de la saga de películas de los 80-90, que en realidad eran más comedias de acción que historias de investigación policial. Creo que alguno de sus productores llegó incluso a decir que desafiaba a cualquiera a recordar qué caso exactamente tenían que resolver en cada peli, ya que lo único que se recuerda de ellas de verdad son las persecuciones, las bombas (tanto en el váter como no), las majaderías de Martin Riggs y la piba de turno. Su renacimiento televisivo la verdad es que nace ya sabiendo que sus protagonistas no van a llegar ni de lejos al carisma de los actores originales, Mel Gibson y Danny Glover, así que ni lo intentan, aunque a Damon Wayans como Roger Murtaugh no le faltan tablas cómicas si se le da rienda suelta. Sigue siendo, eso sí, una historia de un poli negro casado, con tres hijos y al borde de la jubilación, que es emparejado con un ex militar blanco, que entre lo que vio en la guerra y el hecho de que su esposa se matara camino del hospital donde iba a dar a luz lo han dejado tan ido de la olla que pasa la mitad de su tiempo medio borracho viviendo en un trailer ilegal en un acantilado. Además, el primero acaba de sobrevivir a un infarto, y tiene especial deseo de continuar viviendo para no dejar a su familia en la estacada, usando para ello la ayuda de un cuentalatidos en el reloj, mientras que al segundo le dan lo mismo ocho que ochenta, y pasa de protocolos a la hora de negociar con rehenes, meter las narices en sospechosas naves industriales o pegarse a puñetazos o tiros contra todos los malos que encuentra. Todo esto mientras se empeña en presentarse en casa de su nuevo compi a la hora de cenar, escenas que siguen siendo mucho más interesantes que cualquiera de los casos que investigan. Es solvente a la hora de las secuencias de acción, sobre todo en los episodios dirigidos por McG, pero mucho menos en lo tocante a esa comedia de machotes que impregnaba las películas, sin miedo a la corrección política. Ahí el nuevo Riggs, Clayne Crawford, proviniente de la más serena 'Rectify', utiliza una actuación más matizada y sutil, para reducir las salidas de pata de banco de típicas de Gibson, pero al precio de resultar menos memorable y entretenido. Competente como producto de acción, y poco más.

Designated survivor

abc.go.com/shows/designated-survivor
-Estreno: 21 de septiembre de 2016, ABC.
-Drama, 42 minutos.

-"Durante el Discurso sobre el Estado de la Unión, un miembro del gabinete es llevado a un lugar no revelado. En caso de ataque catastrófico contra nuestro gobierno [durante el discurso], ese miembro del gabinete se convierte en nuestro nuevo Presidente". Así comienza 'Designated survivor'. La siguiente imagen es la del "designado" de este año, que es el "Secretary of Housing" (Ministro de la Vivienda), viendo el discurso desde alguna oficina en otra parte. Y cuando vemos que ese ministro es Kiefer Sutherland, ya no cabe ninguna duda de lo que va a pasar: en efecto, bombazo que te crio, y por fin, tras tantos años, Jack Bauer acaba siendo presidente de los EEUU de A. La serie es, desde luego, clara heredera de '24', en cuanto a su presentación, sin ningún remilgo, como un thriller de acción e intriga política que se mueva tan rápido que no te dé tiempo a pensar en qué agujeros pueda tener el guion. El cambio principal es que Sutherland aquí no interpreta a un héroe de acción ya entrenado y veterano, sino que más bien al contrario, es un burócrata sin agallas destinado a un ministerio poco sexy, enterrado en montañas de papeleo, y que además últimamente estaba siendo particularmente ninguneado por su propio jefe. Sin embargo, cuando en su papel de nuevo comandante en jefe, Tom Kirkman se quita las gafas, se las limpia y se las vuelve a poner mientras habla con el generalote halcón de la guerra o con el embajador de Irán, ahí sí que aparece el corazón de hierro marca Jack Bauer y vuelve por fin el Kiefer Sutherland que tanto éxito ha tenido en la última década y media. El episodio piloto es de esos que te hacen querer invadir un par de continentes nada más verlo, pero no sería la primera vez que un thriller político comienza bien para luego arruinarlo todo con tonterías conspiranoides o con enrevesadas tramas secundarias. Aquí por ejemplo, el mencionado extra-agresivo general americano y el hijo mayor de Kirkman, que está en fase adolescente de vender papelinas de droga por las discos de Washington, representan serios peligros en ese sentido. Como complemento femenino a los varios agentes, guardaespaldas y militares del resto del reparto, tenemos a la esposa, Natascha McElhone, que lleva toda la vida haciendo de mujer madura-pero-guapa de protagonistas mayores que ella, y a Maggie Q como investigadora con experiencia en atentados europeos. A la espera de comprobar cómo se tuerza todo esto, de momento sirve como chute de adrenalina bajo la manta otoñal.

martes, 20 de septiembre de 2016

Bull

cbs.com/shows/bull/
-Estreno: 20 de septiembre de 2016, CBS.
-Drama, 42 minutos.

-Si uno no sabe quiénes son Michael Weatherly, Paul Attanasio y Phil McGraw, esta reseña podría ser más extensa hablando de los tres y de su importancia para la serie: Attanasio es el creador del doctor 'House', McGraw es más conocido por su apodo de Doctor Phil, con décadas de experiencia (y multitud de críticas sobre su efectividad) como psicólogo televisivo, y Weatherly estuvo 13 años nada menos a la sombra de Mark Harmon en 'NCIS' hasta que ahora decide probar disco en solitario. Pero en realidad nada de todo esto importa demasiado, porque al fin y al cabo la serie resultante es un drama legal del montón, con la única vuelta de tuerca de que se ofrece desde el punto de vista de una compañía privada que se dedica a analizar a los jurados para predecir sus veredictos y así retocar la defensa que emplean sus clientes. Esto del análisis de la personalidad de la gente a través de cosas como sus costumbres interneteras no es ninguna fantasía, sino que al contrario, es algo que aumenta cada día y que va muy en serio, pero aquí aparece, muy en la línea del criticado Dr Phil, como una especie de artefacto mágico, 80 por ciento muro multipantallas y 20 por ciento ojo clínico del prota, para que este gane siempre y encima resuelva con brillantez y heroísmo los ultrajes cometidos contra sus injustamente acusados clientes. La crítica norteamericana se ha hartado de hacer chistes con el nombre del prota, Jason Bull, y el hecho de que "bull" sea la versión menos grosera de "bullshit", o sea, mierda de toro, o sea, eso no te lo crees ni jarto Jumilla. La serie es estrictamente de caso de la semana, los secundarios nunca se mueven de sus roles asignados (la ex del famoso departamento Homeland que es todo numeritos y tecnojerga, la hacker del gorro, los auriculares permanentes y la camisa por fuera, el experto en vestuario de a chillón traje nuevo por toma, etc), y aunque la inspiración de cada uno está sacada del último grito en polémicas (niñatos ricos y famosos, sexismo en el ejército), sabe todo demasiado a hamburguesa de multinacional.

This is us

nbc.com/this-is-us
-Estreno: 20 de septiembre de 2016, NBC.
-Drama, 42 minutos.

-Desde que acabaron 'Parenthood' y 'Brothers and sisters' ha quedado un hueco aún sin llenar en el apartado de "drama familiar que hay que ver con una caja entera de pañuelos al lado", protagonizado por bravas familias que se enfrentan al cáncer, al desempleo, a las muertes de sus mayores, a las relaciones rotas, a los hijos que se tuercen y otras desgracias cotidianas. En este tipo de propuestas, la línea entre emotividad y sensiblería puede ser muy fina, así que hay que hilar muy ídem y pisar la raya con cuidado de no salirse. Por ejemplo, cuando 'This is us' comienza con música de guitarrita y explicando que cada persona del mundo comparte cumpleaños con otros 18 millones de seres humanos, a uno le entran ganas de exclamar "oh, no, no otra de esas sobre la conexión global de todas las almas del universo, y que todos somos uno y tralará". Afortunadamente, el asunto cósmico se deja a un lado en favor de relatar simplemente la vida de varias personas comenzando por el día de su 36º cumpleaños: Jack y Rebecca van a parir trillizos. Kate, que está mórbidamente obesa, cierra el frigo para hacerse de Overeaters Anonymous. Su hermano Kevin, famoso y cachas actor de mediocres telecomedias, atraviesa por una crisis tan gorda que pasa olímpicamente de un trío con dos modelos para celebrar el cumple. Y Randall, casado y con hijas, decide por fin agarrar el toro por los cuernos y buscar al padre que lo abandonó al nacer. Como se ve, hay un poco de todo nada más empezar: hospitales, adicciones, crisis profesionales, comienzos de una relación nueva y tragedias familiares, con los que cada personaje lidiará, apoyado casi siempre por alguien de su entorno en quien descargar sus emociones. A esto hay que añadir además una sorpresilla final en el primer episodio, de la que si no se abusa, puede dar un toque interesante al resto del drama de la serie. Los actores cumplen bien con el cometido, aunque la verdad es que tienen buen material también al que hincar el diente. Por ahora, ha comenzado con la buena voluntad de crítica y público.

lunes, 19 de septiembre de 2016

The good place

nbc.com/the-good-place
-Estreno: 19 de septiembre de 2016, NBC.
-Comedia, 21 minutos, 1 temporada, 13 episodios previstos.

-Michael Schur ha sido productor y/o guionista en 'The office', 'Parks and recreation' y 'Brooklyn nine-nine', o sea, tres de las mejores comedias hechas por cadenas en abierto en la última década, y que entre todas suman 23 temporadas en antena (y subiendo), de manera que cualquier cosa que comienza con su nombre al frente tiene al menos cierto crédito en el banco crítico. Este nuevo proyecto, sin embargo, es un poco más complicado y más difícil de explicar que simplemente decir "comedia sobre oficinas en Ohio / funcionarios de Indiana / policías de Nueva York". Trata, ni más ni menos, que de una especie de cielo al que se va tras la muerte (el "good place" del título). La protagonista es Eleanor Shellstrop (Kristen Bell, la mismísima Veronica Mars y princesa Anna en 'Frozen'), que va a parar a dicho lugar por un error burocrático: en lugar de ser una abnegada voluntaria internacional ayudando a gente necesitada en países en guerra, es una tipa más bien de medio pelo y un tanto egoísta, que se dedicaba a vender medicamentos sin efecto a ancianos enfermos. Pero como el Good Place este mola bastante (aunque queda un tanto repulido y lleno de gente generosa, alegre y de brillante intelecto, y no se pueden decir tacos), y el Bad Place suena lleno de alaridos sin cesar, Eleanor decide no revelar el pastel e intentar pasar desapercibida. El problema es que sus defectos de fábrica causarán trastornos varios en un lugar que debería funcionar como un reloj, mientras ella intenta pulirlos a escondidas, al menos hasta cierto punto. Junto a ella brillan el veterano y cada vez más ubicuo Ted Danson (volviendo a la cadena que emitió 'Cheers' tras pasar por 'CSI', 'Fargo' o 'Damages') como Michael, el novato y nervioso arquitecto del lugar, aún aprendiendo a llevar cosas de estas, ya que es su primer proyecto para el gran jefe, y William Jackson Harper como Chidi, un nigeriano-senegalés exprofesor de ética y filosofía moral a quien le cae el marrón de ayudar a Eleanor. La idea, como siempre con estos "high concepts", resulta intrigante al principio, pero la duda es saber hasta dónde se puede estirar el chicle sin acabar convirtiéndose en otra cosa. Los actores principales la verdad es que elevan el guion con sus buenas actuaciones, aunque un problema es que Eleanor tiene que resultar siempre bastante repelente para que la trama funcione por contraste con el sitio tan idílico donde ha ido a parar. ¿O es de verdad tan idílico? ¿Esas personas tan virtuosas y bondadosas son perfectas, no tienen defectos? Ya lo averiguaremos. De momento, gana muchos puntos por originalidad.

Kevin can wait

cbs.com/shows/kevin-can-wait/
-Estreno: 19 de septiembre de 2016, CBS.
-Comedia, 21 minutos, 1 temporada.

-Durante nueve temporadas (1998-2007), Kevin James protagonizó la sitcom 'King of Queens', sobre una pareja de currantes en Nueva York (repartidor de correo y secretaria) que hacían lo que se podría llamar "comedia proletaria". Luego James hizo un par de intentos en la pantalla grande, pero desde luego su sitio está en la pequeña, haciendo de padre de familia a lo Pedro Picapiedra, grandote, torpón pero bienintencionado y aficionado a las "cosas de tíos", como el béisbol, y el boxeo, y las barbacoas, y el paintball, y las cervezas con los colegas haciendo planes. Aquí interpreta a un poli recién retirado a los 51, que ahora tiene demasiado tiempo para lidiar con la parienta, los tres hijos (dos chicas y un chico) y todos los problemillas que antes se evitaban yendo a trabajar. Es de esas telecomedias familiares efectivas en cuanto a las risas continuas (enlatadas) pero que no va a ganar puntos por originalidad. Por lo tanto, tendrá malas críticas, pero como todos tenemos un colega que se parece a James, tendrá bastante audiencia.

viernes, 16 de septiembre de 2016

High maintenance

helpingyoumaintain.com/
-Estreno: 16 de septiembre de 2016, HBO.
-Comedia, 33 minutos, 1 temporada, 6 episodios.

-Esta serie trata sobre un repartidor de marihuana que va por Brooklyn haciendo su trabajo en bici, y sobre los clientes con los que se cruza ese día. Y solo ese día. Porque ese es el concepto: que al episodio siguiente sale gente nueva, y el anterior queda como un sueño o un colocón medio olvidado del que nunca sabremos el final. El Tío (The Guy, nunca sabemos su nombre, encarnado por Ben Sinclair, que creó la serie junto a su esposa) aparece en algunas de las escenas, pero en otras nos quedamos un ratito con sus clientes viendo la vida pasar en uno de los lugares con especímenes más variopintos del planeta. En realidad la serie es una colección de viñetas sobre gente que si tiene un vendedor de maría a domicilio como quien pide pizzas es por alguna razón, y de hecho así nació el proyecto, como una "webiserie" de entre 5 y 12 minutos de duración por episodio que se "emitió" por Vimeo entre 2012 y 2015. Ahí, ayudada también por el hecho de que la esposa de Sinclair, Katja Blitchfeld, es una emmyzada encargada de casting (premio ganado por '30 Rock'), llegó a los ojos y oídos de gente como Jenji Kohan, responsable de 'Weeds' y 'Orange is the new black' entre otras cosas, que la considera una pequeña joyita, y ha acabado aterrizando en HBO (la cifra de episodios que se cita antes de la reseña se corresponde solamente a los emitidos por esta cadena). El resultado, como suele ocurrir con proyectos de este tipo, cambia bastante de un episodio a otro, o incluso de una "viñeta" a otra, pero teniendo en cuenta que solo ha habido 19 microcortos en cuatro años y solamente habrá 6 episodios en toda la primera temporada, eso quiere decir que se van a cuidar y escoger mucho las historias que salen. Suelen ser sorprendentes, impactantes, dejando una impresión bastante nítida, y que a menudo hace apetecer saber algo más de esos personajes de los que solo sabemos cuatro cosas bastante rápidas, y a menudo profundas. El "novio gay" atrapado por una amiguísima suya de toda la vida, que en realidad se la está haciendo imposible, y la epifanía que siente al respecto casi por casualidad en un grupo de apoyo para toxicómanos al que va de estrangis es una de las primeras y mejores muestras. Interesante y original, sobre todo al que le vaya la fauna neoyorquina que sale a menudo en las teleseries más alternativas.

domingo, 11 de septiembre de 2016

Son of Zorn

fox.com/son-of-zorn
-Estreno: 11 de septiembre de 2016, Fox.
-Comedia, 21 minutos, 1 temporada, 13 episodios.

-Edie y Alan son madre e hijo, y viven sin muchas estrecheces en Orange County, la zona pija de California (sí la de la serie 'The OC'), en una de esas amplias casas norteamericanas que salen en todas las series y películas. El padre no está mucho por casa, la verdad, porque tiene un trabajo que le quita mucho tiempo: ni más ni menos que ser un musculoso guerrero animado a lo He-Man, de indómita cabellera pelirroja, de quien depende el destino de la legendaria isla de Zephyria. Y cuando digo "animado" no me refiero a que sea doblador de dibujos, o que se pinte la cara a lo "cosplay". No, me refiero a que es un personaje animado, mezclado con actores de carne y hueso a la manera en que ocurría en '¿Quién engañó a Roger Rabbit?', por ejemplo. Un día, después de muchos años, Zorn decide volver desde su mítica isla a ver a su hijo Alan (diminutivo de Alangulon), y con su talante machote, brutote y torpón, acostumbrado a arreglarlo todo a hachazos y espadazos, estropea más cosas de las que arregla en la vida de su esposa, su hijo, y toda la gente que se lo tropieza. Es fácil ver que este "high concept" para la serie intenta ser una simple vuelta de tuerca al topicazo del padre metepatas y fuera de onda que nunca acabó de madurar mucho a pesar de haber tenido hijos, y que ha salido en multitud de comedias. Y lo curioso que acaba ocurriendo es que lo que debería ser más sobresaliente en la serie (Zorn convertido en una alegoría metafórica fácilmente descifrable sobre los problemas que conlleva el ser padre y pareja y sobre cómo controlar la propia testosterona), acaba siendo lo más trillado y carente de interés, y lo verdaderamente hilarante, sobre todo para frikis de pata negra, son las coñas sobre lo absurdo de la situación: Zorn hablando por Skype con su banda de bárbaros que siguen en Zephyria cortando cabezas, Zorn regalándole a su hijo su primer medio de transporte (un halcón gigante, también animado), Zorn intentando convertir sus dotes y experiencia en burocráticas frases prefabricadas que añadir a su currículum cuando sale a buscar trabajo en nuestro mundo, Zorn rememorando una orgía con trolls, etc, etc. En suma, es una premisa que tiene pinta de tener vuelo corto, pero quién sabe, Zorn no se rinde nunca, y los viejos roleros nunca mueren, solo se hacen otro personaje.

viernes, 9 de septiembre de 2016

One Mississippi

amazon.com/One-Mississippi-Season-1/
-Estreno: 9 de septiembre de 2016, Amazon.
-Dramedia, 26 minutos, 1 temporada, 6 episodios.

-Tig Notaro es una "stand-up comedian" estadounidense que es sureña, lesbiana y ha pasado por una mastectomía doble, renunciando a la reconstrucción de las mamas y conservando las cicatrices tal cual. Además, ha sufrido un caso agudo de contagio intestinal de bacteria C Diff, su madre murió una noche de repente, y está intentando quedarse embazarada junto a su pareja. Todo esto no son meros cotilleos traídos aquí sin motivo, sino que son parte del material que ella misma usa en sus monólogos de comedia, obviamente tan oscuros de tono que cualquier media sonrisa brilla con luz propia. Tanto es así que tras una de sus actuaciones en 2012, Louis CK, el pope de la comedia tan alternativa que casi no es ni comedia, la llamó para convencerla de que publicara el audio en iTunes. Cuatro años más tarde, todo eso desemboca en una dramedia donde Notaro interpreta la inevitable versión ficcionalizada de sí misma (aquí es una locutora de radio, profesión que en la vida real tiene su hermano Renaud). Cuando ocurre la muerte de su "madre" Tig vuelve a casa en Mississippi, donde pasa una temporada desenredando las consecuencias del repentino fallecimiento (y las secuelas de sus propias enfermedades) junto a su hermano, su padrastro y su novia, ahora a distancia. Tras todo esto, puede comprenderse que esta sea una serie que lleve el concepto de "no es para todos" hasta sus últimas consecuencias, pero tampoco es que se regodee en las desgracias que le han ocurrido a la protagonista. Por supuesto que no se hace como si no existieran, y en cambio se tratan con un rayo de cansada esperanza que si no llega a ser optimismo, al menos tampoco es derrotismo. A veces carga un poco las tintas contra los profesionales médicos que en el fondo solo intentan ayudarla (a ella y a su madre), lo cual es un blanco un tanto fácil, pero a cambio tanto la serie como la propia actriz tienen una cierta resignada serenidad, al menos de puertas hacia afuera, que la hacen ciertamente admirable.

Quarry

cinemax.com/quarry/
-Estreno: 9 de septiembre de 2016, Cinemax.
-Drama, 52 minutos, 1 temporada, 8 episodios.

-En toda la televisión norteamerican reciente seguramente no haya dos cosas más diferentes entre sí que 'Banshee' y 'Rectify'. La primera es una serie hiperviolenta, noir y de alto octanaje sobre sheriffs y mafias rurales, llena de armas de fuego y coches enormes, mientras que la segunda trata sobre un condenado a muerte que es liberado tras muchos años y vuelve a enfrentarse a lo mundano del mundo exterior, a las miradas desconfiadas de sus vecinos y a sus propios demonios interiores. Es lenta, pausada y más lenta todavía, y parece dedicar las tres cuartas partes de su tiempo a hacer primeros planos de su protagonista. Sin embargo, las dos han alcanzado un verdadero status de culto en el sentido original del término en el mundo fílmico: partidarios no muy numerosos pero extraordinariamente fans de cada una. Pues ahora con 'Quarry', responsables procedentes de ambas se alían para hacer algo que no es exactamente un híbrido, pero que sí tiene ADN bien visible de las dos. Basada en las novelas de Max Alan Collins, estamos en 1972, y Quarry ("Cantera", por lo rocoso) es el apodo de Mac Conway (Logan Marshall-Green), un veterano de Vietnam recién licenciado. Habiendo participado en una atrocidad de guerra (ficticia) semejante a la masacre de My Lai, su retorno no es el de un héroe precisamente. Al llegar, su joven esposa parece ser la única feliz de verlo volver, y aún así eso irá cambiando a la vista de los fantasmas que Mac se ha traído dentro del cerebro. Desesperado por encontrar un empleo en medio de esta tesitura, sus únicas opciones son currillos de chichinabo mal pagados, o aprovechar su adiestramiento con armas y planes tácticos al servicio de patrones con necesidad de gente así. Y así, una decisión suya en plan "un trabajito solo y me salgo" echará a rodar una bola de nieve que, varios cadáveres más tarde, acabará convertida en alud. De 'Rectify' se hereda el tono lento y reflexivo de buena parte del metraje, con la atención centrada en el rostro del protagonista y sus reacciones, cada vez más tensas, y de 'Banshee' se sacan las tremendas escenas de acción, que interrumpen los alcoholizados y nicotinizados días de Mac con persecuciones y tiroteos contundentes, convincentes y sin tapujos. Incluso puede haber un tercer pariente ahí metido, ya que, por alguna razón, acaba habiendo bastante música en la serie: Mac tiene una sustanciosa colección de vinilos que a veces se pone a todo volumen, y varias escenas ocurren en bares donde hay música en vivo. No se llega a detener la acción de la trama, como pasaba en 'Tremé', para escucharla a gusto, pero sí que se hace honor al lugar donde está ambientada y rodada la serie: Memphis y Nueva Orleans, dos de las ciudades con una olla musical más sabrosa de todo el país. Es una mezcla que a veces funciona más que otras, pero sin duda su excelente diseño de producción y sus estupendos secundarios reflejan bien ese tono de guerra de drogatas que fue Vietnam y las secuelas que dejó en varios de sus soldados, sobre todo los más jóvenes.

jueves, 8 de septiembre de 2016

Better things

fxnetworks.com/shows/better-things/about
-Estreno: 8 de septiembre de 2016, FX.
-Dramedia, 23 minutos, 1 temporada, 10 episodios.

-Ahora que Louis CK se ha puesto en plan "hago series cuando quiero y donde quiero, sin planes públicos y sin aviso", FX al menos tiene el consuelo de que se aviene a escribir para otros, como en este caso. Protagonizada por una de las secundarias de 'Louie', Pamela Adlon, 'Better things' tiene guiones escritos por ambos, y es del mismo tipo, muy recurrente últimamente, de personaje principal que hace una versión ficcionalizada de sí mismo. En este caso es una actriz y dobladora divorciada, con tres hijas y cuya madre vive justo enfrente de ella. Las escenas se dividen entre los avatares de su empleo (ir a castings, perder papeles contra actrices más conocidas, ser informada de que tu personaje alienígena para el que estás ya maquillada tras varias horas ha sido suprimido, doblar a personajes animados, etc) y las más frecuentes de lo chungo que es ser madre única de tres cabestras. Porque no sé lo que pasará en episodios siguientes, pero al principio no hay escena en la que las hijas no le estén montando a la madre unos pollos de aúpa, desde la pequeña que requiere apoyo constante (y que duermas con ella todavía) hasta la mayor que monta fiestas en casa sin recoger después y encima se pone de parte del padre ausente, pasando por la mediana, con corte de pelo estilo chico y cabreo permanente con el mundo. Adlon tiene una voz y presencia de gran personalidad, así que la cosa funciona, dentro del tipo de serie que es. Al igual que pasaba en Louie, es una serie a la que se le puede poner la etiqueta de comedia si se quiere, pero cuya gracia no está en hacer chistes como tales sino en torcer el gesto resignadamente ante el absurdo de la vida real y sus humillantes presiones profesionales, sentimentales y familiares, en busca de un detalle intimista que te llegue dentro (como el del condón bajo la mesilla). Es un tipo de serie que no es para todo el mundo, pero que tiene sus acérrimos, y en ausencia ante la cámara del maestro CK, su semilla perdura en otros proyectos como este.

martes, 6 de septiembre de 2016

Mary + Jane

mtv.com/shows/mary-and-jane
-Estreno: 5 de septiembre de 2016, MTV.
-Comedia, 20 minutos.

-La MTV ya trata tan poco sobre música que ni siquiera te bombardea ya con los títulos de las canciones que salen en sus comedias (bueno, una vez por episodio nada más). En esta sitcom, con muchas influencias de 'Broad City', una de las mejores comedias alternativas del momento, seguimos a dos amigas, Jordan y Paige, que juntas tienen un negocio de "servicio de entrega de recetas mayormente legal", o sea, camellas de marihuana, en una Los Ángeles soleada, urbanita, plagada de hipsters (que siempre son un buen recurso para coñarse de ellos) y muy poco peligrosa y amenazante. Paige es la rubita de la trencita, más organizada y romanticona y adorable, y Jordan es la morena chunga, alocada y metepatas, que a pesar de todo logra salirse siempre de los fregados en que se mete. Es decir, que a pesar de que parece alternativa y marginal, en realidad es una versión con dinero de lo verdaderamente alternativo y marginal, como cuando los pijos se gastan un dineral en ropa hippy (o lo que toque ese verano). Funciona en lo que se propone, pero  sin ser nada espectacular.

Atlanta

fxnetworks.com/shows/atlanta
-Estreno: 6 de septiembre de 2016, FX.
-Dramedia, 24 minutos, 1 temporada, 10 episodios.

-Quien recuerde a Donald Glover como uno de los sempiternos alumnos de 'Community' seguramente se sorprenda bastante con este proyecto nuevo suyo, una serie creada y protagonizada por él, de esas que lejos de las risas frecuentes de una sitcom, y en la estela de 'Louie', roza solamente el humor en contadas ocasiones, y está más interesada en otras cosas. Según él mismo ha dicho, lo que intenta es mostrar lo que significa "ser negro en Atlanta", y lo hace con una historia en la que un primo de su personaje, que había grabado una canción de rap, como muchos otros, por si suena la flauta, una día se ve metido en una discusión en un aparcamiento, salen a relucir unas pistolas, y de repente Paper Boi (el primo y el rap que grabó) pasan a hacerse famosos al reencarnar sin desearlo siquiera la leyenda del rapero peligroso y buscabroncas, típico de los 80-90, alejado de los pulidos productos aptos para YouTube y las abuelas hiphoperas de hoy en día, como Flo Rida o Fetty Wap. El personaje de Glover, antiguo alumno de Princeton y que en principio iba para exitoso escapado del barrio, fracasó en su intento y ahora, rechazado por sus padres y en una complicada relación con una ¿novia? con la que tiene un bebé, intenta coger un último tren haciendo de representante de Paper Boi. Lo curioso es que quien en la vida real tiene carrera de rapero es el propio Glover, autor de varios discos y "mixtapes" desde 2008 bajo el nombre de Childish Gambino, y el hecho de que siendo él el creador de la serie no se haya puesto a sí mismo como artista principal para impulsar su propia música ya dice mucho del tono de la serie. A pesar de la anécdota que hila las tramas, lo mejor seguramente son los momentos concretos que revelan lo absurdo de una ciudad con unas tensiones raciales y callejeras muy grandes, y donde la leyenda corre por las redes sociales antes de que la verdad siquiera se haya puesto las zapatillas. El cabreo fácil de mucha gente, las burocratizadas instituciones, la difícil relación con la policía, unos contactos familiares muy frágiles y la frecuente falta de dinero para lo más básico son un ejemplo de las fuentes de las que procede un humor negro del tipo del de reírse por no llorar. Eso por no hablar de lo que le hace al cerebro el uso continuado de las drogas, con representante máximo en Darius (Lakeith Stanfield), eterno colega de paper Boi y eterno colgado que nunca sabes por dónde va a salir con sus ideas de bombero retirado. La crítica ha respondido muy positivamente, y la verdad es que es una propuesta interesante, alternativa pero accesible (a pesar del endiablado acento de algunos secundarios locales) y que no se parece a ninguna otra serie de ahora mismo.

Queen Sugar

queensugarown.tv/
-Estreno: 6 de septiembre de 2016, OWN.
-Drama, 45 minutos, 1 temporada, 13 episodios.
-Renovada.

-Como ya sabemos, OWN es el Oprah Winfrey Network, el canal liderado por la famosa presentadora y ocasional actriz, que es toda una institución en Estados Unidos. Desde hace mucho tiempo una de sus preocupaciones es visibilizar la cultura negra del país, y esta es otra muestra de ello. La serie sigue la historia de tres hermanos que vuelven a su Louisiana natal cuando su padre, agricultor de caña de azúcar, cae enfermo. Cada uno de los retoños ha salido bastante diferente: Charlotte salió estudiosa y sofisticada, y ahora está casada con una estrella del baloncesto profesional en medio de un escándalo sexual que afecta a casi toda la plantilla del Los Angeles Gladiators (no se utiliza a la NBA ni los nombres de ninguno de sus equipos reales). La segunda, Nova, es "periodista, activista y herbalista", entre otras peculiaridades de su carácter. Por último, Ralph, el hermano pequeño, acaba de salir de la cárcel por delitos de poca monta y tiene un hijo con una yonqui que dice estarse quitando. Basada en la novela del mismo nombre de Natalie Baszile, 'Queen Sugar' es uno de esos dramones familiares, que trasladado a la pantalla por Ava DuVernay, la directora de la multinominada 'Selma', se aleja un tanto en el tono del culebrón norteamericano estilo 'Dallas' para tratar las tramas con más pausa (para algunos será excesiva en algunos casos) y permitiendo que los personajes se expresen con la mirada y los gestos en lugar de verbalizar rápidamente lo que sienten. El programa de Winfrey en la televisión estadounidense es un "chat show" de esos donde la gente va a desnudar su alma en público, alcanzar una catarsis más o menos real, echar una lagrimita y quedarse como una malva tras una buena llorera. 'Queen Sugar' no manipula los sentimientos hasta ese punto, pero sí que sabe qué teclas tocarles al espectador, y también sabe que quemar trama a toda leche a menudo no deja ningún tipo de poso emocional, así que por eso se ralentiza cada momento, dando tiempo a conectar más por observación de los personajes que por la cantidad de cosas tremebundas que le pasen al clan Bordelon. Gracias sobre todo a Tyler Perry y Shonda Rhimes (y a la propia Winfrey), el culebrón emocional protagonizado por actores negros es ya casi un subgénero propio con raíces cada vez más profundas, así que se agradece un cambio de tono que lo enfoque desde otro punto de vista.

lunes, 5 de septiembre de 2016

Harley and the Davidsons

http://www.discoveryuk.com/shows/harley-and-the-davidsons/
-Estreno: 5 de septiembre de 2016, Discovery Channel.
-Drama, 82 minutos, 3 episodios.
-Miniserie.

-En la particular guerrilla que Discovery Channel mantiene con la cadena History por encontrar pequeños episodios de la Historia norteamericana que convertir en miniserie con la inestimable ayuda de sus expertos en diseño de producción e investigación de época, llegamos aquí a los inicios de la marca de motocicletas Harley Davidson. Comenzando en 1903 y llegando hasta los años 30, la serie es básicamente un "infomercial" de cuatro horas del que la propia empresa en la vida real se ha mostrado bastante satisfecho, con solo quejas menores en torno a la falta de presencia de uno de los tres hermanos Davidson involucrados en el desarrollo. La trama está contada de una forma bastante directa, funcional y sin alharacas, sin desarrollar mucho los personajes aparte de notas como "el apasionado", "el vendeburras" y "el McGyver" del grupo. Las madres y esposas no tienen mucha cabida, y el foco apunta mayormente sobre los chalados de la familia y sus locos cacharros, con escenas que siempre acaban de una de dos formas: o con un éxito histórico en el avance tecnológico del motociclismo, o con el nuevo chisme prendiéndose fuego. Lo mismo ocurre con las escenas de carreras, que son seguramente lo mejor de la serie, a veces porque de verdad parecen pioneros de documental en blanco y negro, poniendo su vida en peligro por un futuro mejor para todos (y económico para sí mismos) y otras porque la cosa se asemeja más bien a los dibujos animados de Pierre Nodoyuna y el perro Patán. Entre el reparto, para los espectadores de ojo avizor y frikismo afilado, hay dos fichajes procedentes de 'Juego de tronos', a saber: el holandés Michiel "Daario Naharis" Huisman, y el inglés Robert "Ned Stark de joven" Aramayo. Sin embargo hay quien ha sugerido que el auténtico protagonista de esta serie no es ninguno de los actores, sino el Indomable Espíritu Americano, que recompensa a los atrevidos y a los que no abandonan, no solo con el éxito y la fama, sino también con "biopics" como esta, donde todo el mundo conoce el final y se viene a ver triunfar a tu caballo favorito con victoria garantizada. Porque no creo que nadie tenga dudas sobre si la compañía que comenzó llamándose Davidson-Harley llegó a triunfar en algún momento o no. Y en gran parte, es cierto: Bill Harley y los hermanos Davidson luchan contra sus rivales (pintados como los villanos malvados de cada carrera), fabrican motos cada vez más grandes, y cuando llegan las guerras mundiales contra europeos y japoneses de allende los océanos, encuentran la manera de contribuir patrióticamente a la victoria de su bando... y del mercado libre. En fin, una serie que da lo que promete: motos y motores de principios del siglo XX y los chiflados que se atrevían a montarlas.

lunes, 22 de agosto de 2016

Too close to home

tlc.com/tv-shows/too-close-to-home/
-Estreno: 22 de agosto de 2016, TLC.
-Drama, 42 minutos, 1 temporada, 8 episodios.
-Renovada.

-Esta es la primera serie de ficción de la cadena TLC (The Learning Channel), que empezó como un canal educativo en los 70, pero que luego se pasó con armas y bagajes al lado oscuro de la telerrealidad. Esta también es la primera serie que Tyler Perry, director, productor, guionista y actor especialista en series y películas para el público negro realiza con un reparto mayoritariamente blanco. Es un culebrón que mezcla dos hilos completamente opuestos, uno el de la saga familiar de raíces rurales sureñas (en Alabama, concretamente), y otro el de las intrigas sexuales en la Casa Blanca. Cuando la protagonista, Anna Hayes (Danielle Savre) se ve involucrada en lo segundo, huye a refugiarse en su patria chica, la primera, llena de rencillas, pasados turbios y temas sentimentales por resolver. Aparte de comprobar la cara rara que a base de cirugías se le ha puesto a la rubia Heather Locklear, una de las reinas televisivas de los 80 y 90, la serie progresa sin mayor pena ni gloria, a un ritmo quizá un poco más lento de lo normal, en medio de engaños amorosos y saltos de cama a cama.

domingo, 14 de agosto de 2016

Chesapeake Shores

hallmarkchannel.com/chesapeake-shores
-Estreno: 14 de agosto de 2016, Hallmark.
-Drama, 45 minutos.

-Hallmark es el refugio de actores más o menos conocidos que ya se acercan o están en la tercera edad (en este caso Diane Ladd y Treat Williams), acompañados por gente más joven y guapa que no ha llegado a triunfar en su carrera. La saga de novelas de Sherryl Woods es perfecta para este canal, con su pueblecito del este de Estados Unidos (rodado casi siempre en Vancouver, en la costa contraria), y sus dos generaciones de familias en busca de nuevos amoríos y de arreglar pasados errores sentimentales. La protagonista es Abby O'Brien (Meghan Ory), una ejecutiva agresiva en Nueva York que se ve arrastrada de nuevo al pueblín de su infancia para ayudar a su hermanita a montar una pensión, y a su madre a llevar su ancinidad, y a su otra hermana a ser guionista, y a varios divorciados y separados a reconciliarse, etc. Porque al parecer en esta serie todo el mundo está divorciado o separado, y mirando tanto al pasado como al futuro en sus corazones de postal cara. En fin, otra serie completamente encuadrada dentro de la marca que paga por ella, donde lo más agresivo que pasa es que alguien bebe vino con la comida.

viernes, 12 de agosto de 2016

The get down

-Estreno: 12 de agosto de 2016, Netflix
-Drama, 58 minutos, 1 temporada, 6 episodios.
-Nuevos episodios en enero de 2017.

-Quien haya visto 'Moulin Rouge!' o el 'Romeo + Julieta' de Leonardo Di Caprio y Claire Danes ya conocerá muchas cosas del estilo narrativo de su director, Baz Luhrmann: gusto por la mezcla de influencias, a veces contrapuestas (playas californianas de los 90 en vez de Italias barrocas del XVII, por ejemplo), épicas historias románticas, delirantes fantasías visuales y unos artistas lanzados por sus ardientes deseos en busca de inspiración hacia el éxito. Todo eso, traspasado a 1977, es el trasfondo de 'The get down', una historia sobre la lucha entre la reinante música disco y el naciente hip hop, en medio de una Nueva York con manzanas enteras derruidas o quemadas aposta y trenes cubiertos de grafiti por dentro y por fuera. En ella, un grupo de chavales aprenden a buscar en cada vinilo la parte más cañera de las canciones (la que de verdad llena las pistas de B-boys bailones), y usan una pletina doble para reproducir solo esa parte varias veces, alargando el placer del momento cumbre, antes de repetir la jugada con otro par de discos. Cuando a eso se le añaden larguísimas y creativamente elaboradas letras de rap, tenemos el hip hop, probablemente la última gran revolución musical que se ha vivido en el mundo desde entonces. Por otra parte, tenemos a una latina portorriqueña, bellezón de largas piernas, potente escote y voz de ángel, que quiere dejar atrás a su asfixiante familia de predicadores apocalípticos para convertirse en la nueva reina de un género liberador, el disco, que ya había tocado techo. Aparecen además por ahí chulos de discoteca y paquete prieto, ambiciosos y sibilinos políticos, y productores musicales de nariz demasiado voraz. Relatado así, no parece diferenciarse mucho de incontables otras películas del mismo tema, pero Luhrmann, y sus seguidores en la dirección, cuentan la historia como si fuera un guion de "blaxploitation", algo por otra parte muy setentero, donde las trifulcas entre seguidores de los varios reyes iniciales del hip hop (sobre todo Kool Herc y Grandmaster Flash) se relatan con el lenguaje visual de una película de artes marciales, donde los maestros originales son senseis poseedores de un secreto que los neófitos quieren aprender, y donde las nuevas huestes entrenan en decrépitos bloques vacíos transformados casi en dojos del vinilo, para acabar enfrentándose en decisivo combate. Quien mejor ejemplifica esta mezcla es el personaje de Shaolin Fantastic, a quien primero conocemos como grafitero de leyenda, autor de grandes hazañas entre los vagones de tren, sin nunca mancharse sus Puma rojas, y que va progresando después como líder de su "crew" y alumno aventajado del Grandmaster. Aunque después el tono se va asentando en los episodios siguientes, cada aparición suya en el primero (de 90 minutos de duración) es la de un ser mítico e invencible, que luego muestra paulatinamente sus vulnerabilidades y también su fuego interior. Es una apuesta arriesgada que a veces funciona y otras más bien parece una parodia mediocremente llevada (el tiroteo en Les Inferno con aria de ópera italiana incluida es un ejemplo), pero cuando prende fuego se lleva todo por delante, un poco como las propias mezclas de aquellos primeros pioneros. El resto del reparto mantiene los buenos aciertos que se han visto en la televisión estadounidense en materia de actores menores de edad, individualizando poco a poco al grupo de chavales, y por supuesto el veterano Jimmy Smits está en su salsa (nunca mejor dicho) haciendo de aspirante a Padrino del guetto puertorriqueño. En lo musical la calidad varía bastante: por un lado el tema 'Come rescue me' es un pelotazo que da todo lo que promete antes de componerse: soul, gospel, disco, toque latino boricua y hasta una letra con doble sentido sexual-espiritual. En el otro extremo está el concierto de hip hop de los años 90 que se supone que cierra la historia y abre muchos episodios cuyos temas son muy mediocres, por no decir malos, y que más parecen explicaciones rapeadas  sin más que himnos llena-estadios a lo Eminem. MC Exposition, habría que llamar al artista. Por el medio, hay mucho más disco y hip hop, alguno original y otro nuevo, y bastante gusto por entremezclar ambos tipos de música en hilos entrecruzados en la trama, cosa que a veces no funciona tan bien como se cree. Es decir, que al igual que podían ser las discos de los 70, a ratos puede todo resultar demasiado excesivo, o por contra lo más liberador e inspirador que has visto en mucho tiempo. Desde luego, está llevado con brío y convicción, y los 120 millones de dólares gastados junto a los varios años de preparación están bien visibles en pantalla. De momento, solo los primeros 6 episodios se han estrenado en Netflix, con el final de la temporada en enero de 2017.

domingo, 17 de julio de 2016

Vice principals

hbo.com/vice-principals
-Estreno: 17 de julio de 2016, HBO.
-Comedia, 30 minutos, 1 temporada, 7 episodios.
-Segunda temporada en julio de 2017.

-Entre 2009 y 2013, Danny McBride protagonizó para la HBO 'Eastbound and down' (en España rebautizada como 'De culo y cuesta abajo'), una comedia de trazo grueso en la que interpretaba a uno de los personajes más insufribles nunca vistos en una pantalla, el exestrella del béisbol Kenny Powers, un tipo egoísta, abusón y chuloputas que creía que el mundo entero le debía pleitesía, adoración continua y tías rindiéndosele en los brazos, a pesar de su evidente declive profesional. La comedia del asunto residía en verle recibir su merecido por sus salidas de tono, y que luego en el fondo te diera pena de él, porque no es más que un niño grande con una boca de váter. La serie se benefició mucho de tener un final estupendo, que acababa dejando un buen sabor después de cuatro temporadas de sufrir a un tío tan creído. Tres años después, McBride intenta algo parecido con este subdirector de instituto de secundaria, obsesionado con ser nombrado director cuando su superior (interpretado en breve cameo por Bill Murray) se jubile. Pero como obstáculos están el otro subdirector candidato (Walton Goggins, ex de 'The shield', 'Justified' y The hateful eight', entre otras', haciendo de sibilino racista encubierto) y una candidata externa que provoca la alianza entre los otros dos. De nuevo, la dinámica trata de un capullo insoportable que abusa de los débiles a su alrededor a base de insultos, amenazas, exigencias y tacos que solo dejan decir en cadenas de pago mientras se sirve solamente a sí mismo, creyéndose la salvación del lugar y cabreándose por chiquilladas. Al igual que 'E&D', tiene sus momentos, pero también muchas limitaciones y un tono un tanto repetitivo.

viernes, 15 de julio de 2016

Stranger things

netflix.com/es-en/title/80057281
-Estreno: 15 de julio de 2016, Netflix.
-Drama, 50 minutos, 1 temporada, 8 episodios.

-En una época en la que el "revival" ochentero no cesa, uno de sus mejores productos sea seguramente esta serie creada por los autores de 'Wayward Pines', los hermanos Duffer. Tiene la pandilla de amigos de 'Cuenta conmigo', la aventura colaborativa de 'Los Goonies', el ser extraño con poderes especiales y necesitado de protección de 'ET', la música de sintetizador de las películas de John Carpenter, la fuente de letra y los sucesos extraños de las primeras novelas de Stephen King, el drama romántico adolescente de John Hughes y la imaginería y el culto a la amistad y la lealtad de los filmes de Steven Spielberg, entre muchas otras referencias de la época. Está ambientada en un pueblo de Indiana en 1983, donde un grupo de chavales de unos 12-13 años se reúnen a jugar a 'Dragones y mazmorras' y a montar en bici sin más supervisión paterna que quedarse a cenar los unos en casa de los otros. A las afueras hay un ominoso centro de investigaciones gubernamental, y en efecto, algo pasa ahí dentro. Un día, alguien desaparece del pueblo, alguien extraño aparece en su lugar, pasan cosas raras en las luces y las paredes, y serán estos guajes, reduciendo a los adultos a secundarios de estorbo o ayuda, los que intentarán desfacer el entuerto entre múltiples frikirreferencias a cómics, Tolkien o 'Star Wars'. La serie está rodada sin ningún tipo de ironía, deconstruccionismo o coñas "meta" al respecto de la época que retrata: es un intento de hacer algo que parezca de verdad rodado en 1983, y lo mejor que se puede decir de ella es que, de no ser porque el sonido y los efectos son mejores que los de tres décadas antes, lo consigue plenamente. Obviamente, siempre se sonríe uno ante los teléfonos de pared con cable que no llega hasta donde quieres, las microfichas de las bibliotecas y el tener que preguntar a tu profe de ciencias las cosas que hoy se encuentran en internet, pero en ningún momento se hace todo esto con tonillo de postmodernismo hipster. Los episodios duran entre 40 y 54 minutos, y cada uno empieza en el mismo momento en que acaba el anterior, así que al final queda todo como un largometraje de seis horas y media, una duración justa (Netflix va aprendiendo en esto), que podría ser incluso más corta en algún sitio, pero que se justifica plenamente por el espacio que da a los personajes que lo necesitan. Los actores menores de edad están estupendos sin excepción alguna, desde el valiente "Elliott" líder del grupo hasta el chaval de la gorra y el ceceo porque no le han salido los dientes adultos todavía. Para ayudar a la nostalgia ochentera, aparecen entre los adultos Matthew Modine haciendo de temible científico de pelo blanco y una Winona Ryder de 44 años en plan madre angustiada, que en 1983 habría tenido la edad justa para hacer el personaje de Eleven. Llega en el momento y lugar adecuados para hacerse la dueña y señora del verano de 2016 y para ocupar digno lugar entre los VHS de 'Gremlins' o 'Encuentros en la tercera fase'.

domingo, 10 de julio de 2016

The night of

hbo.com/the-night-of/index.html
-Estreno: 10 de julio de 2016, HBO.
-Drama, 60 minutos.

-Adaptación de la serie británica 'Criminal justice', 'The night of' podría ser sobre el papel uno cualquiera de los muchos casos de asesinato que aparecen en incontables 'CSI' y similares, pero cuando se le da a las cosas tiempo para respirar y talento en los guiones, en lo visual y en lo interpretativo, lo mediocre se puede elevar a algo más. La serie sigue a un adolescente nacido en Estados Unidos de familia pakistaní (padre taxista, madre trabaja en una tienda de ropa étnica) que tras una noche de malas decisiones una tras otra acaba implicado en un asesinato. A partir de ahí, y sin que ni él mismo ni el espectador sepa si lo hizo o no, el resto de la serie es un kafkiano periplo por el sistema judicial estadounidense, con sus policías resabiados, sus abogados de culo pelao, su ruina monetaria, y un sistema penitenciario que provoca tanta delincuencia o más de la que previene. El chaval protagonista, Nasir Khan (Riz Ahmed), es un pobre buen estudiante con ojos de Bambi que solo quería ir a una fiesta a conocer chicas, y alrededor de él destacan veteranos instantáneamente creíbles como Bill Camp como el detective encargado y John Turturro como el abogado de pinta desastrada, papel que iba a haber interpretado James "Tony Soprano" Gandolfini antes de su muerte en 2013, y que casi fue a parar a nada menos que Robert De Niro. Los guionistas, Richard Price y Steven Zaillian, con experiencia en los géneros policiaco y legal (Price estuvo en 'The wire', de donde vienen importados también un par de actores), toman lo mejor del original y consiguen trasladarlo al sistema gringo en una miniserie muy recomendable.

martes, 28 de junio de 2016

Dead of summer

freeform.go.com/shows/dead-of-summer
-Estreno: 28 de junio de 2016, Freeform.
-Drama, 42 minutos.

-Verano de 1989. Un camping cualquiera de los muchos que salen en las pelis y series norteamericanas de los veranos y de los 80. Grupo de adolescentes. Lugar aislado (supongo que lo de 1989 fue por a) la edad de los creadores volviendo a su juventud y b) para limitar el uso de móviles para todo). Pasado violento-misterioso del lugar. Un muerto para comenzar las cosas, que debería cerrar el campamento directamente a la voz de ya, pero no se hace por razones económicas. Linternas en la oscuridad. Casetas de madera. Chapuzones en el lago. Parejitas que se aíslan a escondidas, lo cual va a ser mala idea... Todos los topicazos del género están presentes en esta serie creada por los responsables de 'Once upon a time', y alguno nuevo más, como el de hacer "flashbacks" al pasado de un protagonista por cada episodio al estilo 'Perdidos' (Elizabeth Mitchell, por cierto, interpreta a la jefa del lugar). Lo único que habría que aclarar es que el tipo de terror aquí usado no es el del "gore" sangriento con varios cadáveres por semana, sino el psicológico de visiones, alucinaciones, leyendas antiguas, posibles toques sobrenaturales y otras cosas que permitan dar un susto de vez en cuando y a la vez mantener vivo al reparto. O a su mayor parte. Cada año hay un par de estas por verano, y esta es la de 2016. Ustedes mismos.

domingo, 26 de junio de 2016

Roadies

sho.com/roadies
-Estreno: 26 de junio de 2016, Showtime.
-Drama, 50 minutos.

-Cameron Crowe tiene un poco el mismo problema que Aaron Sorkin: su estilo es tan particular y específico que su producción, vista en conjunto, parece constar de una obra maestra o dos junto a varios intentos fracasados de lograr provocar la misma chispa en el resto. En el caso de Crowe, sus cumbres fueron 'Jerry Maguire' y 'Casi famosos', películas en las que su estilo verboso y de diálogo a menudo demasiado perfecto, junto a un sentimentalismo de comedia romántica, a veces conseguían cuajar en un dulce perfectamente delicioso para una vez, pero empalagoso si se iba la mano con el azúcar la siguiente. Crowe, como es sabido, comenzó su carrera, a los 15 años de edad, en el terreno del periodismo musical, en la revista 'Rolling Stone', para la que aún escribe a veces, así que su primer amor es la música rock, y eso se le ha notado siempre en sus obras de ficción. Con esta serie vuelve al manantial del que salió la muy recomendable 'Almost famous', en una historia que trata sobre los curritos que trabajan tras los escenarios en la gira de The Staton-House Band, un grupo de rock ficticio y de alto nivel de éxito en este momento. Los personajes principales son Bill (Luke Wilson), el "tour manager", y Shelli (Carla Gugino), la "production manager", que son los que llevan el circo en medio de caprichos de sus estrellas, dolores de corazón, excesos fiesteros, bajones post-fiesta y crecientes estrecheces económicas en una época en la que ya nadie paga por la música que escucha. El resto del reparto está plagado del tipo de personajes un tanto excéntricos pero supuestamente adorables que abundan en los guiones de Crowe: el veterano canoso que conoció a todos los grandes de los 70 en su punto álgido, la técnico de sonido lesbiana cuyo principal cometido parece ser elegir la canción perfecta para trabajar cada día, un afinador que no puede dejar de usar acento británico desde que trabajó con Elvis Costello, un contable-leguleyo británico de verdad que ha venido a la gira a rebajar costes, una pareja de gemelos, chico y chica, que viven el estar cerca de las estrellas con tanta intensidad que sufren casi físicamente cuando la lista de canciones para cada noche no es la perfecta, un jefe de seguridad indio nativoamericano que "siente" los peligros en el aire, una "groupie" casi adolescente y resultona, pero muy cargante que siempre se les cuela en el "backstage"... En fin, que el tono de "comedy drama" tontorrón a veces se adueña demasiado de la trama en algún momento, pero a pesar de la severidad con que la han recibido muchos críticos, es una serie muy disfrutable, con momentos muy logrados y buena música interpretada a menudo por grupos reales (la incapacidad de encontrar un telonero permanente para la gira es una buena forma de invitar a nuevos talentos cada semana). Si no hay otras ocupaciones más apremiantes, quizá merezca la pena irse de "tour" con ellos todo el verano,

jueves, 23 de junio de 2016

Queen of the South

usanetwork.com/queenofthesouth
-Estreno: 23 de junio de 2016, USA.
-Drama, 42 minutos, 1 temporada, 13 episodios.

-Cuando empezaron los rumores sobre una versión en inglés de 'La Reina del Sur', una de las cosas de las que merecía la pena estar más pendiente, aparte de los nombres que se iban asociando al proyecto, tanto delante como detrás de las cámaras, era el nombre del canal que la iba a emitir. Durante meses no estuvo claro, y esto en Norteamérica tiene mucha importancia, ya que no es lo mismo que tu propuesta la haga una de las grandes de pago, como HBO, AMC o Showtime, o que acabe en una de las "majors" en abierto, como CBS, ABC o NBC. Muchas series cambian bastante cuando fichan por una u otra, e incluso las hay que si no funcionan con la "marca" general de una, pasan a otra donde encaje mejor. Al final, después de varias vueltas, la cosa acabó en la cadena USA, lo cual no fue la peor noticia posible, pero tampoco la mejor. USA es un canal cuya producción principal es tan veraniega que al tono de sus series se lo llegó a llamar "blue skies programming", constando sobre todo de policías, abogados o profesionales médicos con gotas de comedia y sin cargar demasiado las tintas en lo "verité" del asunto. Dentro de que toda ficción se puede considerar como entretenimiento, USA siempre ha echado mucha de esa salsa en sus platos. Sin embargo, una de sus series de 2015, 'Mr Robot', rompió completamente con esa imagen, convirtiéndose en algo muy estimable más allá del ser mero alivio para el calor, así que quizá la nueva 'Queen of the South' reafirmara ese cambio, sobre todo teniendo en cuenta que uno de los guionistas, Scott Rosembaum, trabajó para la excelente 'The shield' en FX.

Y  bueno, hay de lo bueno y de lo menos bueno. Para empezar, hay que agradecer a la USA que en su propia página web explique de frente que la serie va a ser muy distinta a la novela original, e incluso haya dedicado un artículo entero a por qué el público interesado debería leerla, aunque lo manchan un poco cargando las tintas en lo de "novela para la playa". Una vez en la serie, parte de lo menos bueno es que los actores no hablan en español. Ciertamente, el primer episodio se desarrolla completamente en México entre personajes mexicanos (excepto al Güero, a quien aquí se hace yanqui, y de quien ni siquiera se da el apellido, ni se llega a mencionar que ese no es su nombre, sino un apodo debido al color de su pelo), así que para ser correctos, el cien por cien del diálogo debería ser en español, pero eso habría sido demasiado tragar para la audiencia angloparlante. Incluso la extraordinaria serie de Netflix 'Narcos', que respeta el uso del español cuando los personajes lo hablan en la realidad interna de la serie, y que llega al 80% a veces en diálogos no hechos en inglés, ha de tener un ancla en este idioma, en la persona del agente de la DEA que persigue a Pablo Escobar. En QOTS se dejan simplemente unas frasecitas subtituladas aquí y allá para recordar dónde estamos y quiénes somos. Tampoco ayuda en esto el hecho de que dos de los principales personajes mexicanos estén hechos por una brasileña y un portugués, pero al hablar ambos en inglés, esto queda camuflado.

La trama en sí al comienzo sigue la pista general de la novela: Teresa Mendoza (Alice Braga) es una pobre cambiadora de dólares en los mercados negros callejeros de Sinaloa, donde conoce al Güero, un tipo apuesto que se gana la vida haciendo vuelos en avionetas para los cárteles locales de la droga, y empiezan a vivir juntos. Es una vida arriesgada, sobre todo para él, pero a cambio Teresa nada en la abundancia. Sin embargo, un día la cosa se tuerce, suena el teléfono que era mejor que no sonara, hay una fuga, una captura, un disparo importante y más fugas hasta que Teresa acaba el episodio inicial fuera de México por primera vez en su vida. Solo que (y esto va a ser así en adelante) nunca irá a España, sino solo a Estados Unidos. Aparte de Teresa están, procedentes de la novela, los sicarios (el Gato Fierros, el Pote Gálvez), y el pez gordo local, Epifanio Vargas, que debido a sus ambiciones políticas y a la necesidad de aparentar en público, deja el manejo de los negocios ilegales en manos de su esposa, Camila (Verónica Falcón), personaje nuevo. También lo es Brenda (Justina Machado), amiga de Teresa desde los tiempos de la calle, tan choni como ella o más, y que compensa el natural tranquilo de la Mendoza con una verborrea continua. Tenemos así un trío de protagonistas femeninas, a lo que hay que añadir a otra mujer dirigiendo el primer episodio (Charlotte Sieling), con lo cual no es de extrañar que Braga haya dicho en entrevistas que uno de los temas principales de la serie es el "empoderamiento" de la mujer, tómese cada uno la palabra como prefiera. Espero que con ello no quieran decir que Teresa puede tirar de volante y de pistola como un gatillero profesional, porque ya en todo el episodio hay dos graves accidentes de conducción, y carreras, cojeras y balaceras varias, en las que obviamente los malos no dan una. Esto es parte del género, supongo, pero espero que lo de la igualdad no venga por medio de que fallarle doce tiros a una tía sea tan equitativo como fallárselos a un tío. Tampoco sé si puede decirse que haya una manera "femenina" de dirigir, pero sí que Sieling a veces detiene la acción en los momentos menos movidos y fija la cámara mucho en el rostro de Braga, como invitando a que se pregunte uno quién es ella más que qué va a hacer ahora. Sin embargo, habiendo dicho lo de las peliculeras escenas de acción, me alegro de que lo del momento del cristal roto no acabara convirtiendo a nuestra Teresita en una Ramba totalmente invendible. Ahí es muy bienvenida la contención.

Por su parte, la crítica norteamericana menciona cosas como 'Breaking bad' o 'Traffic' o 'Narcos' en relación con esta serie, aunque hacen quizá demasiado hincapié en que "adapta" una telenovela, género que en el mundo anglo no se trata con la misma importancia (y respeto) que en el latino, así que espero también que no haya una tentación de sobre-dramatizar momentos futuros, cosa que sí hizo el culebrón de Telemundo, siguiendo los cánones establecidos.

En los días anteriores al estreno se ha visto en Twitter mucho apoyo fan a Kate del Castillo, la Teresa de la telenovela emitida por Telemundo en 2011, y que luego ha vivido su culebrón particular con el "affair" Chapo Guzmán. Braga no la va a hacer olvidar, pero sí que va a convertirse en su propia Teresa con facilidad, sin necesidad de comparaciones. Es sin duda lo mejor de la serie, a falta de que nos la presenten un poco mejor, porque no sabemos nada de ella, aparte de lo bien que luce unos taconazos de vértigo, tanto en su imagen actual como en la de la futura Teresa que ella se imagina, y en la que un día se convertirá, toda carísimo y sencillo vestido impoluto, moño bien tirante y enormes gafas de mosca a lo Victoria Beckham (o Isabel Pantoja, según se prefiera la comparación). Este espejismo de mujer se presenta a una Teresa que narra ella misma la acción (se elimina toda la compleja trama del periodista que "escribe" la novela original con lo que va averiguando aquí y allá) en los momentos más importantes de su vida y la guía, por así decir, hacia un sueño que alcanzar a base de aprendizaje y ambición. Es una manera de adaptar la estructura original de la novela, con sus saltos temporales, aunque centrándolo todo en la propia protagonista, que habla para sí misma, sin nadie que la entreviste (por ahora, y que sepamos). Los demás personajes está correctos por ahora. Joaquim de Almeida hace aquí su segundo personaje revertiano, tras el marqués Luis de Ayala en 'El maestro de esgrima', aún faltan por aparecer importantes personajes de esta 'Reina', y habrá que ver qué le pasa a Teresa en Texas  en vez de en la Costa del Sol.

miércoles, 22 de junio de 2016

American gothic

cbs.com/shows/american-gothic/
-Estreno: 22 de junio de 2016, CBS.
-Drama, 42 minutos, 1 temporada, 13 episodios.

-Casi todos los años hay algún "summer mystery" en las parrillas estadounidenses, donde no se sabe muy bien si es que la serie es malilla y por eso la dan en verano, o es que la crean así ya de salida. Esta vez, en medio de la marea de títulos con "American" en el nombre, tenemos a una familia bien de Boston formada por padre, madre y cuatro hijos entre los 38 y los 27 años, uno de cuyos componentes puede ser, o no, un asesino en serie que mató a seis personas catorce años atrás. El padre tiene una empresa de cementos con la que se hizo la fortuna familiar, la madre (interpretada por Virginia Madsen) tiene paciencia de Penélope tejedora tirando de los hilos sin ser vista, y entre los hijos hay una profesora de colegio casada con (mire usted por dónde) uno de los policías involucrados en el caso, una aspirante a cargo político, un dibujante de tiras cómicas y drogata ocasional, y el hijo mayor, que vuelve ahora tras haberse largado (mire usted por dónde) hace catorce años. La serie está creada por Corinne Brinkerhoff, una de las múltiples mentes creadoras que han quedado libres tras el final de 'The good wife', y la verdad es que lo único gótico del proyecto es el hijo pequeño del dibujante, que le ha salido adicto al morbo, a dibujar cadáveres con tripas fuera y a cortar rabos de gatos. También hay unas niñas gemelas por ahí para despertar en el televidente recuerdos dormidos de 'El resplandor', pero vamos, que si alguien anda por ahí buscando metadona ahora que ya se sabe que 'Penny dreadful' está definitivamente terminada, aquí no la va a encontrar.

martes, 21 de junio de 2016

Greenleaf

greenleafown.tv/
-Estreno: 21 de junio de 2016, OWN.
-Drama, 41 minutos, 1 temporada, 13 episodios.
-Renovada.

-OWN significa "Oprah Winfrey Network", y es el canal presidido por la famosa presentadora de televisión del mismo nombre, que lleva décadas siendo parte de la vida cotidiana de millones de personas en Estados Unidos. De vez en cuando actúa en cine y televisión también (debutó en 'El color púrpura' con Steven Spielberg), y aquí se reserva un papel secundario en esta serie sobre una familia ligada a una macroiglesia protestante negra en Memphis, Tennessee. El fondo es el de un culebrón al estilo 'Empire', lleno de ambiciones, traiciones, luchas fratricidas, infidelidades, salidas del armario, abusos sexuales, politiqueo y delitos financieros, entre otros tópicos del género, pero el tono es más relajado, menos escandaloso y sobre todo menos frenético que el de otras series del mismo tipo: digamos que en vez de ocurrir doce cosas tremebundas en cada episodio, aquí ocurren solo cinco. Además, lógicamente, todos esos motivos típicos de la "soap opera" aparecen aquí al lado de lo religioso, con frecuentes reflexiones sobre el sentido del deber, los roles dominantes tanto en una familia como en una comunidad mayor, y el papel general de las creencias íntimas de una persona en su vida diaria, sobre todo en contraposición con su cara pública. Los Greenleaf están presididos por el obispo James (Keith David, perfecto en el papel, capaz de convertir masas con sus poderosos sermones ante cuatro mil perdonas cada vez), su esposa Lady Mae, en plan temible madre dragón, y tres hijos de diversas personalidades: Gigi, la oveja descarriada que iba para predicadora de fuste pero que se fue y vuelve ahora tras la muerte de su hermana, y los otros dos, hijo e hija, que se quedaron en casa pero que no llegan al nivel que Gigi prometía para la siguiente generación. Además, Gigi tiene una hija adolescente que ahora se ve obligada a cambiar de colegio y amigos, y también hay la típica tía calavera de todas las familias (interpretada por la Winfrey) que en vez de ayudar en la iglesia tiene un club de blues abierto hasta altas horas. El resultado es algo superior a la media en este tipo de subgénero de guerras familiares de altos vuelos, y desde luego con un toque diferente, dado el lugar en el que ocurren.

martes, 14 de junio de 2016

Animal kingdom

tntdrama.com/shows/animal-kingdom.html
-Estreno: 14 de junio de 2016, TNT.
-Drama, 50 minutos.

-Cuando la madre de Joshua Cody (Finn Cole), un chaval californiano de 17 años, muere de sobredosis, este se va a vivir con su abuela y sus tíos en Oceanside. La casa de la abuela es grande, con piscina, el mar cerca y sus tíos son veinteañeros, tatuados, marchosos y con dinero para gastar. El problema es todo eso lo han adquirido no a base de duro trabajo de 9 a 5, o jugando a la bolsa, sino robándolo. Resulta que la abuela Cody, a la que apodan Smurf (Pitufa) es toda una madrina del crimen cuyos hijos (y otro que adoptó, que es el que mejor cabeza tiene de todos) atracan bancos y trapichean con droga, pero no en plan industrial, sino solamente lo bastante como para poder pagarse caprichos como tías en tanga o esnifes continuos, un poco como lo que pasaba en 'Le llaman Bodhi'. Y claro, el recién llegado, que está solo en el mundo (excepto por una novieta que tiene en el insti) y aún en edad escolar, se ve pringado por todo el tema, que además se ve complicado de repente cuando un poli resulta muerto en su último golpe. Y es que el control de las situaciones empeora bastante cuando vas de coca hasta las cejas. A partir de ahí la bola de nieve crece y coge una velocidad cada vez más difícil de parar. La serie es una adaptación de la película australiana del mismo título, que en 2010 consiguió incluso una nominación a los Oscar para Jacki Weaver como la abuela Pitufa (aquí el papel, que puede recordar a veces a la manipuladora Gemma Teller de 'Sons of anarchy', lo hace Ellen Barkin), y que a su vez está basada en una familia real, los Pettingill, que provocaron la muerte de dos policías en Melbourne en 1988. Todo esto podría resultar interesante hasta cierto punto, la mecánica de cómo el delito se perpetúa dentro de los lazos familiares y todo eso, pero en manos de la cadena TNT tiene un tono a menudo demasiado pulido, surfero y piscinero (y con muchos culos masculinos en pantalla, por alguna razón), que de nuevo recuerda a 'Point break' a veces. A pesar de ello, y de que no llega al nivel de sus referentes, es bastante visible y no es de lo peor que se puede encontrar en entretenimiento veraniego.

Uncle Buck

abc.go.com/shows/uncle-buck
-Estreno: 14 de junio de 2016, ABC.
-Comedia, 21 minutos.

-'Uncle Buck' ('Solos con nuestro tío') fue una comedia dirigida en 1989 por John Hughes, uno de los reyes de los 80, y en ella una pareja con tres hijos (uno de ellos un Macaulay Culkin de 9 años de edad, justo antes de 'Solo en casa') ve cómo su vida se pone patas arriba con la llegada al hogar del hermano del padre, un John Candy excesivo y carismático que les estropeaba la existencia por una parte y se la arreglaba por otra con su personalidad excéntrica y arrolladora. 37 años después, esta adaptación televisiva convierte a la familia en negra y al tío Buck en un buscavidas callejero que sabe demasiado sobre el tráfico de drogas y que acaba pasando demasiado tiempo con sus sobrinos debido a lo ocupados que están los padres con sus empleos de gente bien y barrio blanco. Los estirados Russell aprenden a tener un poco más de cintura urbana y a salir del cascarón, y a cambio el bala perdida de Buck aprende a preocuparse por alguien más que sí mismo. Al verla se puede uno dar cuenta de por qué Mike Epps funcionaba en los castings como Buck, y los críos están bastante bien escogidos (para ser una sitcom), como es marca de la casa en la ABC, pero el resultado final es una telecomedia muy adocenada e instantáneamente olvidable, que no está mal ni bien, sino todo lo contrario.

Wrecked

tbs.com/shows/wrecked.html
-Estreno: 14 de junio de 2016, TBS.
-Comedia, 21 minutos.

-¿Aún se acuerda la gente de cuando terminó 'Perdidos'? ¿De cuánto la iban a echar de menos? ¿De qué emoción saber cómo acaba? ¿De qué poquito queda ya? ¿¿De qué demonios han hecho con ese final?? Bueno, pues ahora todo eso puede revivirse, de alguna manera con esta telecomedia que es principalmente una parodia de 'Lost': un avión se la pega en una isla desierta, nadie va a salvarlos y empiezan a pasar cosas. Hay que decir que ninguno de los personajes de esta serie se parecen a los de "la original" (y el único que parece parecerse ya verán lo que le ocurre), así que podría tener incluso su propio espacio para crecer como comedia una vez que superen la fase inicial de nacer solamente como cachondeo burlón de otra obra. Tenemos al azafato de cabina harto de pasajeros pedigüeños, el perdedor sin ilusiones que infla su autoestima haciéndose pasar por policía, una pareja de amigas que no se saben muy bien cómo de amigas son o quieren ser, el étnicamente diferente obligatorio, un australiano al que le pasa casi como a Kenny de 'South Park' pero que nunca acaba de caer del todo, etc. No va a ser una serie rompedora, pero ahora que todo el mundo lleva un cómico dentro, aunque solo sea a base de memes en el Facebook sacándole punta a todo, quizá encuentre su trocito de frikipúblico.

lunes, 13 de junio de 2016

Guilt

freeform.go.com/shows/guilt
-Estreno: 13 de junio de 2016, Freeform.
-Drama, 41 minutos.

-La temporada de misterios y asesinatos veraniegos continúa con esta historia de universitarias gringas metidas en problemas en peligrosísimos lugares extranjeros (o sea, Londres). Inspirada probablemente por el caso real del asesinato de Meredith Kercher y sus protagonistas multinacionales en Italia, esta serie es un típico alguien ha matado a alguien, alguien es un asesino, nada es lo que parece, anda qué sorpresa, hala qué mala pécora, a ver cómo estiramos esto tres meses, mira King's Cross, donde Harry Potter, yo he estado ahí, y otros trucos del oficio. Y como estamos en un lugar extranjero y hay que aprovechar los tópicos, acaban apareciendo un norirlandés afectado por el terrorismo y hasta un fiestero miembro de la familia real, porque mayormente eso es a lo que suena Inglaterra (pre-Brexit) en Estados Unidos: IRA y monarquía parlamentaria y orgías en edificios más antiguos que los USA. El ya veterano Billy Zane, recién estrenada la cincuentena, y que en un tiempo disfrutó de lo mejor de Inglaterra en la persona del pibón de Kelly Brook, es lo más visible de la serie, en su papel de abogado estrella sin escrúpulos. También sale Anthony Head, el que fue profe de Buffy cazavampiros, cuya hija en la vida real, Daisy, a pesar de ser en realidad inglesa, aquí interpreta a la pobrecita yanqui siempre a punto de llorar, a quien los malvados tabloides británicos apodan American Psycho sin saber nada, los muy bribones.

BrainDead

cbs.com/shows/braindead/
-Estreno: 13 de junio de 2016, CBS.
-Drama, 43 minutos, 1 temporada, 13 episodios.

-Solo un mes después de emitirse el último episodio de 'The good wife', tenida como la mejor serie hecha en Norteamérica por una cadena en abierto durante su generación, sus creadores, el matrimonio Robert y Michelle King, estrenaron esta otra mezcla de géneros con bastante menos éxito: si 'The good wife' intentaba mezclar política con drama legal, aquí se trata de política (otra vez) e invasión alienígena, nada menos. Para ser una serie sobre temas muy serios, TGW ('La buena esposa') a menudo tenía momentos cómicos brillantes (y otros en los que su comedia creía ser brillante pero no lo era), y aquí los King echan una dosis extra de sátira que a algunos les parecerá muy entretenida y a otros un pastiche difícilmente fumable. Estamos en Washington DC, en la primera mitad de 2016, cuando Hillary Clinton y Donald Trump, entre otros políticos, ayudantes, esbirros, lacayos y comentaristas de uno y otro bando, dicen tantas marcianadas por la televisión que parecen haber sido poseídos por algo o alguien de otro planeta. Bien, pues esa sensación de la población general en el mundo real se toma aquí en serio (para tomarse el mundo real en broma, si se me sigue el razonamiento), y en efecto, el típico meteorito estilo 'Expediente X' caído en Rusia, del que salen unas hormigas que se le meten a la gente por una oreja y le sacan el cerebro por la otra, es el causante de extraños cambios de comportamiento entre los congresistas estadounidenses durante una de esas crisis parlamentarias donde nadie se pone de acuerdo, se pasan los plazos para aprobar presupuestos y se acaba cerrando el gobierno hasta nueva orden. En medio de todo este mejunje, 'BrainDead' sigue como protagonista principal a una "outsider" del submundo político, que se ve arrastrada al capitolio obligada por las deudas, por su fracaso como documentalista, y por su padre, senador demócrata. A través de su primer empleo de poca monta, la muchacha se entera de lo del meteorito, empieza a notar cambios extraños en la gente (sonreír con beatífica felicidad, quedársete mirando fijamente, explicar las cosas con las mismas palabras unos que otros, escuchar sin parar la ochentera canción 'You might think', de The Cars) y poco a poco va desenredando el ovillo, o enredándolo más aún, en una extraña mezcla de parodia política que a veces ni siquiera resulta más extraña que la realidad. Para hacerse una idea del tono baste recordar que uno de los senadores republicanos de la trama está interpretado por Tony Shalhoub, veterano de 'Men in black', así que, sin llegar a ese descoque, se puede hacer uno una idea de por dónde van las hormigas.

domingo, 12 de junio de 2016

Still the king

cmt.com/shows/still-the-king/
-Estreno: 12 de junio de 2016, CMT.
-Comedia, 21 minutos.

-En algún momento Miley Cyrus pasó de ser la hija de Billy Ray Cyrus a decirse al revés: él era el padre de su mucho más famosa hija. En el resto del mundo es conocido mayormente como un "one-hit wonder" con aquel tema country-pop 'Achy breaky heart', que yo creo que existe gente que no lo ha oído nunca en inglés, y sí sus versiones en varios idiomas (se dice que se ha traducido a más de 100 lenguas): 'No rompas más mi pobre corazón', etc. Sin embargo, en su país, Cyrus ha grabado 12 discos, ha ganado varios premios, y es una figura bastante respetada en el mundillo country, a veces a pesar de su hija y a veces a causa de ella. Tras acabarse 'Hannah Montana' en 2011 se le ha visto de vez en cuando en episodios aislados de varias comedias y programas musicales, pero esta es la primera serie que protagoniza desde entonces. Sin nada que ver con Miley, Cyrus encarna aquí a un músico country cincuentón, bebedor, follador y calavera, que no supo coger el tren de la fama con un éxito temprano que tuvo, y a sus años sigue por ahí haciendo imitaciones de Elvis, rodando de borrachera en borrachera y de veinteañera en veinteañera. Tras su último accidente con una furgoneta robada le caen mil horas de servicio social en una iglesia, y en vez de eso aprovecha un resquicio para hacerse pasar por el nuevo predicador del lugar y relanzarse como persona y como ídolo de masas (rurales). El problema es que al mismo tiempo, le acaba de salir una hija de 15 años que no sabía que tenía. El tono de bala perdida desaliñado y de acento arrastrao es la base del personaje y de la posible comedia que se le pueda exprimir, y no mucho más. Es una comedia pequeña en un canal-guetto, CMT (Country Music Television), de donde seguramente no saldrá, y además comparte idea inicial con la tampoco maravillosa 'Impastor'. Prescindible.