viernes, 1 de abril de 2016

The ranch

-Estreno: 1 de abril de 2016, Netflix.
-Comedia, 30 minutos, 1 temporada, 20 episodios.
-Renovada.

-Dado que Netflix no tiene anuncios (durante sus reproducciones), sus comedias de media hora pueden durar 30 minutos de verdad, no los 21 a que se ve reducida la duración de una sitcom de cadena generalista (o incluso los 18 que se ha marcado algún episodio de 'The big bang theory'). Y con esos minutos extra se puede dar profundidad a los personajes, incluso dramatismo, mientras los otros 20 se dedican a las risas, sean enlatadas o en directo. En este caso estamos en un rancho de Colorado donde vive la familia Bennett: padre de mostacho de pionero (Sam Elliott, el último de su estirpe), madre separada pero aún revolcada-de-una-noche-de-vez-en-cuando que lleva el bar del lugar (Debra Winger, otra de esas qué-había-sido-de-ella, desde que Richard Gere la cogió en brazos vestido de marinero), hijo mayor barbudo, bebedor, pueblerino y no muy brillante, e hijo menor que tras 15 años fuera intentando llegar a algo en el fútbol americano vuelve ahora a casa en la prórroga de su carrera sin haberlo conseguido (Ashton Kutcher, a quien se puede recordar por Demi Moore o por suplir a Charlie Sheen en 'Dos hombres y medio'). El rancho va mal, la vida rural es muy dura, el alcohol dirige muchas decisiones y los chicos no lloran, así que hay mucha testosterona desatada y muchos sentimientos contenidos. Eso por la parte dramática. El humor, por su parte, es rompepelotas, sexualizado (ma non troppo) y de clase trabajadora. La mezcla resulta un poco como un aguardiente de montaña, de poca calidad en general, pero con un pelotazo inesperado a veces. Quizá quien se vaya creyendo lo de la marca Netflix como quien espera un sello HBO quede poco impresionado, pero al menos no es una sitcom perezosa, aunque sí que está hecha con muchos trucos del oficio muy visibles.