miércoles, 2 de marzo de 2016

Hap and Leonard

sundance.tv/series/hap-and-leonard
-Estreno: 2 de marzo de 2016, Sundance TV.
-Drama, 44 minutos, 1 temporada, 6 episodios.
-Segunda temporada en marzo de 2017.

-Hap Collins y Leonard Pine son los protagonistas de una serie de hasta catorce relatos de serie negra, de variable longitud, publicados por el escritor texano Joe R Lansdale, el primero de ellos aparecido en 1990. Hap es blanco y Leonard es negro. Hap es hetero y Leonard es gay. Hap fue al trullo por rehusar ir a Vietnam y Leonard volvió de allí sin perder su mala leche y su poca paciencia para con las injusticias. Hap está interpretado por James Purefoy, un británico poniendo acento sureño, y Leonard por Michael K Williams, que ya encarnó a otro negro gay y de armas tomar (literalmente), Omar Little, en 'The wire'. Ambos son amigos, residentes en Texas, están siempre sin un centavo, y aunque ni son delincuentes ni detectives, tienen un sexto sentido para meterse en problemas con gente de ambos lados de la ley mientras se buscan la vida como pueden. Un día de 1988 acaban de ser despedidos de una granja de rosas por el simple hecho de que los van a sustituir por mexicanos más baratos, cuando aparece por allí una de las múltiples exes rubias de Hap con un trabajito para ellos sobre encontrar un maletero con un millón de dólares dentro. La cosa no está muy clara, pero cuando la rubia en cuestión tiene las caderas, el escote y el hoyuelo en la barbilla de Christina Hendricks (40 años recién cumplidos), pues uno obedece sin chistar. A partir de ahí, la cosa se va a complicar bastante con la aparición de otros personajes de vida barriobajera, acero fácil y acento arrastrado, alguno de ellos un poco pasado de rosca en la imaginación del escritor, como la imponente pero comiquera psicópata Angel (todo morritos, escuetos modelitos de lycra y taconazos porno). El resultado es un "Texas noir" en toda regla que hace buen uso de los exteriores sureños (rodados en Louisiana) y del tarantinesco tono lánguido donde nada ocurre hasta que ocurre de repente y con mucha sangre.