jueves, 3 de marzo de 2016

The family

abc.go.com/shows/the-family
-Estreno: 3 de marzo de 2016, ABC.
-Drama, 42 minutos, 1 temporada, 12 episodios.
-No renovada.

-ShondaLand, la productora televisiva de Shonda Rimes ('Anatomía de Grey', 'Scandal', 'Cómo defender a un asesino'), está teniendo tanto éxito últimamente que incluso sus secundarios en las mesas de guionistas ya empiezan a salir de la cantera y poner en marcha sus propias series. Una de ellos es Jenna Bans, creadora de este thriller policiaco en el que un niño dado por muerto hace diez años reaparece en público súbitamente. No, no es un drama sobrenatural de los que en los últimos años ha empezado con la misma idea, pero sí que es uno de esos misterios con secretos dentro de secretos, pistas falsas y revelaciones sorprendentes que van caminando por la fina línea entre lo emocionante y lo exagerado. Adam Warren, el niño reaparecido, pertenece a una familia cuya madre estaba empezando en la política local en el momento de su desaparición y que ahora es la alcaldesa del lugar por el partido republicano, y cuyo padre acaba justo de presentar un libro sobre el caso coincidiendo con el décimo aniversario del tema. La pareja tiene otros dos hijos, chico y chica: ella trabaja en las campañas de su madre y él está dado a la mala vida y a las mujeres. Además, resulta que Hank, el vecino de los Warren había sido encarcelado por el asunto, y la agente de policía que llevó el caso, ahora brillante detective, va a tener que revisar un affair que ha quedado de repente patas arriba, redondeado con una joven y guapa periodista con un pasado conectado con la familia Warren. Para complicarlo todo, obviamente Adam no ha reaparecido todo campante y sin secuelas, sino que está bastante cambiado y desorientado, en medio de recuerdos confusos sobre dragones rojos y barcos dentro de botellas, lo cual no ayuda gran cosa. Todo esto se explica con bastante claridad en los primeros minutos de una serie con todas las marcas de ShondaLand: tema serio tratado con bastante sensacionalismo en cuanto a los giros de guion, acciones paralelas unidas por flashbacks, y al menos un par de muy buenos actores, en este caso Joanne Allen como la madre, de la que sospechamos ambiciosos manejos políticos y sociales, y Andrew McCarthy, el juerguista playero de los 80-90, como el vecino que fue encarcelado más que nada debido a que vive solo y a su pinta de faltarle una patatina pal kilo, un poco al estilo del Boo Radley de 'Matar a un ruiseñor'. Competente para quien le gusten este tipo de series con tres o cuatro sorpresas gordas por episodio, estratégicamente colocadas antes de cada pausa publicitaria.