domingo, 15 de marzo de 2015

The royals

uk.eonline.com/shows/the_royals
-Estreno: 15 de marzo de 2015, E!
-Drama, 55 minutos, 3 temporadas, 30 episodios.
-Renovada.

-Ningún canal sin su serie de ficción, aunque dicho canal no tenga nada que ver con la ficción. El último en apuntarse es E!, una cadena de programas de famoseo y alfombras rojas que con esta serie se marca lo que podría ser la tontería más grande de todos los tiempos, pero ni siquiera llega a eso: se trata de inventarse por todo el morro una familia real británica. Como la que hay en la realidad es bastante aburrida, excepto por algún escandalillo suelto, ¿por qué no juntamos un montón de topicazos, hacemos un "brainstorm" sobre lo que sabemos de cultura popular inglesa (los Rolling Stones, los pubs con dianas, etc) y contratamos a un montón de esos actores de allí, con su acento cortante y estirado, ya que de todas formas ya están aquí robando a los nuestros el trabajo? Baste decir que en esta versión la reina de Inglaterra es Elizabeth Hurley, lo suficientemente mayor como para tener hijos veinteañeros, pero lo suficientemente buenorra a los 49 años de edad como para ser la más guapa de la serie. Dichos hijos, sobre todo los dos menores, chico y chica, se dedican a ligar, fiestear y salir borrachos en las portadas de los tabloides, que para eso ya hay un hermano mayor heredero que es quien tiene que portarse bien. El problema es que ese heredero acaba de morirse de repente y ahora toca ponerse sobrios un rato. La serie acaba siendo una mezcla un poco rara, porque pudiendo tirar por el descoque total que la lleve a ser un placer culpable tan basura como la prensa rosa que critican, en vez de eso se pone a ratos un tanto seria, pero muy al estilo MTV, es decir, con música emotiva por debajo del diálogo y continuas quejas de gente joven y marchosa a quienes sus estirados padres no les dejan divertirse, emborracharse, drogarse y acostarse con quien quieran. Lo mejor/peor de la serie son sin duda, aparte de la propia Hurley, el hermano del rey, que tiene unas ganas poco disimuladas de ser califa en lugar del califa, y sus hijas, dos pelirrojas feúchas casi taradas totalmente inútiles para nada que no sea beber, ponerse sombreros horribles y quejarse de todo entre vulgaridades. En fin, que tiene que haber gente para todo, y esta serie en concreto se renovó incluso antes de estrenarse.