domingo, 19 de febrero de 2017

Crashing

hbo.com/crashing
-Estreno: 19 de febrero de 2017, HBO.
-Comedia, 28 minutos, 1 temporada, 8 episodios.

-Esta es otra de esas comedias cuyo protagonista se interpreta a sí mismo, haciendo pasar a su personaje por todo tipo de humillaciones más o menos basadas en su propia vida. En este caso Pete Holmes es un treintañero cuyo sueño es ser "stand-up comedian", de los de hacer monólogos delante de una pared de ladrillo dentro de un bar en Nueva York. Tras varios años intentándolo, lo único que ha conseguido es tener que pagar por que lo dejen actuar de vez en cuando, sin éxito alguno. Un día, su novia de toda la vida, la única chica con la que ha estado, le pone los cuernos con el profe de arte del colegio donde trabaja, y Pete decide irse de casa a refugiarse en lo único que le queda: su sueño y la penica que da a los demás cómicos que va conociendo. También aprendemos que Pete viene de una familia profundamente religiosa, y que precisamente la blandenguez que ha heredado es lo que le impide ser un buen cómico (Holmes, de hecho, tiene una pinta de tipo completamente ordinario y buenagente, que tampoco ayuda a hacerle destacar), así que comienza a malearse por las malas calles de la Gran Manzana, con la ayuda de varios otros cómicos que también se interpretan a sí mismos, como Artie Lange, TJ Miller y Sarah Silverman. Todo esto, además, está producido por Judd Apatow, alguien que comenzó haciendo este tipo de currillos exactamente, antes de llegar a la fama como director, productor y guionista, así que, vista como una guía del autoestopista monologuista, también puede ser útil para mucha gente. Lo mejor que se puede decir de la serie es que a pesar de ser representante de un subgénero ya tan manido que hasta parece obligatorio para los cómicos norteamericanos, logra encontrar su propio camino sin parecerse a ninguno de los ejemplos anteriores, y también consigue que cuando a Pete le llegue por fin un cheque de verdad por una de sus actuaciones, nos reconforte tanto a nosotros como espectadores como a él por ser el primer mojón importante en la carretera hacia su sueño.