viernes, 14 de octubre de 2016

Haters back off

-Estreno: 14 de octubre de 2016, Netflix.
-Comedia, 30 minutos, 1 temporada, 8 episodios.

-Pues a ver. Colleen Ballinger tiene 30 años, es de California, y se presenta como "YouTube personality". Lleva ocho años con un canal de YouTube donde tiene un personaje cómico, Miranda Sings, que es una parodia de otras "personalidades de YouTube", en especial los que se dedican a cantar (mal), ponerlo en internet sin darte cuenta de que cantas mal, y encima esperar que te digan cosas bonitas. Y tras esos ocho años currándoselo y consiguiendo siete millones de seguidores, se dio incluso el lujo de elegir entre HBO y Netflix. Y eligió Netflix por aquello de que Netflix está en internet y HBO no. E incluso eligió como título la frase que ella misma usa cuando alguien le dice cosas feas en su vídeos: todo el que no la alabe es un "hater" (o sea, jéiter, o sea, odiador). En fin. Miranda vive en casa sin ir al instituto (es homeschooled") con su pusilánime madre que finge necesitar una muñequera, con un tío fondón y de bigote que anima sus delirios de grandeza, y con una hermana normal y corriente que es la única persona normal y corriente de la serie. Miranda es absolutamente odiosa, malcriada, caprichosa y consentida, y la gracia se supone que consiste en ver cómo su madre y su tío se acobardan y desviven ante sus desplantes y cómo a la hermana se le dan vueltas los ojos al respecto. Como cortos de YouTube podían funcionar, pero en serie de media hora no, la verdad. Ballinger ya no está para hacer de adolescente, y su caracterización resulta demasiado estridente y exagerada. Alguna situación o momento concreto de repente puede tener alguna gracia más, pero mayormente es un intento meta no demasiado bien logrado, por mucho que esta serie se presente, en plan futura pregunta de Trivial, como "la primera personalidad de YouTube que tiene una serie propia". Pues fallando se va aprendiendo.