viernes, 14 de octubre de 2016

Goliath

-Estreno: 14 de octubre de 2016, Amazon.
-Drama, 55 minutos, 1 temporada, 8 episodios.
-Renovada.

-Incluso los nombres más venerables de la historia de la televisión serializada se van pasando a los proveedores por internet, y el último caso por ahora es el de David E Kelley, creador de varias series sobre abogados para todas las "majors" en abierto (ABC, CBS, NBC y Fox), ganador de 10 Emmys personalmente, y que aquí prueba el modelo Amazon de serie corta y de solamente los episodios estrictamente necesarios. También ayuda mucho el hecho de tener un reparto estelar que hace solo unos años solo se habría podido reunir para la pantalla grande, encabezado por Billy Bob Thornton, William Hurt y Maria Bello. La historia en sí es bastante simple: antigua estrella de la jurispridencia, alcohólico las más de las veces, rozando ya los 60, encuentra por fin un caso que lo saca del bar, enfrentándose a la gran corporación (de ahí el título) para la que solía trabajar, en un tema de falso suicidio y secretos industriales. Como pasa a menudo en las historias policiaco-legales, el caso es lo de menos, y lo que realmente destaca son las actuaciones de los protagonistas y sus características personales. Kelley es un veterano a la hora de crear personajes con peculiaridades raras (véanse 'Ally McBeal', 'Harry's law' o 'Boston legal'), y aquí vuelve a hacerlo, aunque conteniéndose bastante más y encontrando un punto bastante equilibrado en este aspecto. Thornton es el abogado que se las sabe todas y que cuando vacía las botellas en el suelo en vez de en su garganta resulta bastante lúcido, Hurt es el peculiar pez gordo de la corporación, con su cara quemada y su irritante costumbre de hacer clicks nerviosamente todo el tiempo, y varios personajes femeninos tienen también espacio para lucirse, entre ellos la esposa del difunto, la otra abogada que prende la mecha del caso, la prostituta de corazón de oro y cuerpazo de escándalo (Tania Raymonde, ya muy crecidita tras 'Perdidos'), y el equipo legal de los malos, donde figura incluso la ex del prota. Con buenas actuaciones y un uso bastante efectivo de los "cliffhangers" al final de cada episodio, no resulta esencial, pero se deja ver muy bien.