martes, 21 de junio de 2016

Greenleaf

greenleafown.tv/
-Estreno: 21 de junio de 2016, OWN.
-Drama, 41 minutos, 1 temporada, 13 episodios.
-Segunda temporada desde marzo de 2017.

-OWN significa "Oprah Winfrey Network", y es el canal presidido por la famosa presentadora de televisión del mismo nombre, que lleva décadas siendo parte de la vida cotidiana de millones de personas en Estados Unidos. De vez en cuando actúa en cine y televisión también (debutó en 'El color púrpura' con Steven Spielberg), y aquí se reserva un papel secundario en esta serie sobre una familia ligada a una macroiglesia protestante negra en Memphis, Tennessee. El fondo es el de un culebrón al estilo 'Empire', lleno de ambiciones, traiciones, luchas fratricidas, infidelidades, salidas del armario, abusos sexuales, politiqueo y delitos financieros, entre otros tópicos del género, pero el tono es más relajado, menos escandaloso y sobre todo menos frenético que el de otras series del mismo tipo: digamos que en vez de ocurrir doce cosas tremebundas en cada episodio, aquí ocurren solo cinco. Además, lógicamente, todos esos motivos típicos de la "soap opera" aparecen aquí al lado de lo religioso, con frecuentes reflexiones sobre el sentido del deber, los roles dominantes tanto en una familia como en una comunidad mayor, y el papel general de las creencias íntimas de una persona en su vida diaria, sobre todo en contraposición con su cara pública. Los Greenleaf están presididos por el obispo James (Keith David, perfecto en el papel, capaz de convertir masas con sus poderosos sermones ante cuatro mil perdonas cada vez), su esposa Lady Mae, en plan temible madre dragón, y tres hijos de diversas personalidades: Gigi, la oveja descarriada que iba para predicadora de fuste pero que se fue y vuelve ahora tras la muerte de su hermana, y los otros dos, hijo e hija, que se quedaron en casa pero que no llegan al nivel que Gigi prometía para la siguiente generación. Además, Gigi tiene una hija adolescente que ahora se ve obligada a cambiar de colegio y amigos, y también hay la típica tía calavera de todas las familias (interpretada por la Winfrey) que en vez de ayudar en la iglesia tiene un club de blues abierto hasta altas horas. El resultado es algo superior a la media en este tipo de subgénero de guerras familiares de altos vuelos, y desde luego con un toque diferente, dado el lugar en el que ocurren.