martes, 14 de junio de 2016

Animal kingdom

tntdrama.com/shows/animal-kingdom.html
-Estreno: 14 de junio de 2016, TNT.
-Drama, 50 minutos, 1 temporada, 10 episodios.
-Segunda temporada desde junio de 2017.

-Cuando la madre de Joshua Cody (Finn Cole), un chaval californiano de 17 años, muere de sobredosis, este se va a vivir con su abuela y sus tíos en Oceanside. La casa de la abuela es grande, con piscina y el mar cerca, y sus tíos son veinteañeros, tatuados, marchosos y con dinero para gastar. El problema es que todo eso lo han adquirido no a base de duro trabajo de 9 a 5, o jugando a la bolsa, sino robándolo. Resulta que la abuela Cody, a la que apodan Smurf (Pitufa) es toda una madrina del crimen cuyos hijos (y otro que adoptó, que es el que mejor cabeza tiene de todos) atracan bancos y trapichean con droga, pero no en plan industrial, sino solamente lo bastante como para poder pagarse caprichos como tías en tanga o esnifes continuos, un poco como lo que pasaba en 'Le llaman Bodhi'. Y claro, el recién llegado, que está solo en el mundo (excepto por una novieta que tiene en el insti) y aún en edad escolar, se ve pringado por todo el tema, que además se ve complicado de repente cuando un poli resulta muerto en su último golpe. Y es que la capacidad de control de las situaciones empeora bastante cuando vas de coca hasta las cejas. A partir de ahí la bola de nieve crece y coge una velocidad cada vez más difícil de parar. La serie es una adaptación de la película australiana del mismo título, que en 2010 consiguió incluso una nominación a los Oscar para Jacki Weaver como la abuela Pitufa (aquí el papel, que puede recordar a veces a la manipuladora Gemma Teller de 'Sons of anarchy', lo hace Ellen Barkin), y que a su vez está basada en una familia real, los Pettingill, que provocaron la muerte de dos policías en Melbourne en 1988. Todo esto podría resultar interesante hasta cierto punto, la mecánica de cómo el delito se perpetúa dentro de los lazos familiares y todo eso, pero en manos de la cadena TNT tiene un tono a menudo demasiado pulido, surfero y piscinero (y con muchos culos masculinos en pantalla, por alguna razón), que de nuevo recuerda a 'Point break' a veces. A pesar de ello, y de que no llega al nivel de sus referentes, es bastante visible y no es de lo peor que se puede encontrar en entretenimiento veraniego.