lunes, 25 de enero de 2016

The magicians

syfy.com/themagicians
-Estreno: 25 de enero de 2016, Syfy.
-Drama, 42 minutos, 1 temporada, 13 episodios.
-Segunda temporada en enero de 2017.

-'The magicians', adaptada de una trilogía de novelas escrita por Lev Grossman desde 2009, es como Harry Potter, pero en la uni en vez de en secundaria, y en Nueva York en vez de en Inglaterra. Es cierto que a medida que transcurre la historia se va uno olvidando del niño mago británico, pero es inevitable la comparación, al menos al principio, en esta historia de dos amigos, chico y chica, que son íntimos desde la infancia y fans de una saga de libros llamada 'Fillory and further' que viene a ser un remedo de Narnia, con su carillón de pared que da paso a otro mundo fantástico. Ahora, llegados a la juventud (en la serie son un poco mayores que en las novelas de Grossman) Quentin y Julia hacen una prueba para entrar en el Brakebills College for Magical Pedagogy, un Hogwarts post-universitario e igualmente oculto a ojos de los "muggles", y uno de ellos lo consigue y el otro no. Al que entra le esperan varios años de tediosas clases aprendiendo precisos movimientos de dedos y diversas lenguas diferentes, presión académica continua y amigos y enemigos en pleno ardor juvenil (nos saltamos la fase inicial potteresca de ser un niño de 11 años y pasamos directamente a follar levitando en el albergue). A quien no lo consigue le queda el recurso de recurrir a la universidad de la calle, buscando usar sus cualidades fuera de las aulas en una misteriosa sociedad secreta. El tono de la saga es un tanto post-emo, con el "millennial" Quentin Coldwater como protagonista, un joven que a su edad ya anda medicado a pastillas para la depresión y que necesita que alguien le tire, metafóricamente hablando, un poco de agua en la cara para espabilarlo. Por otra parte, el primer villano de la serie, alguien apodado The Beast, tiene pinta de resultar bastante memorable, con sus macabros "smilies" hechos con sangre y ojos arrancados a contrincantes y su enjambre de insectos alrededor de la cabeza.

La serie tiene bastante mala leche (aunque sin llegar al nivel 'Juego de tronos'), presenta a la magia como algo peligroso y difícil de dominar, y acaba redondeando un grupo de protagonistas con bastante personalidad, desde Eliot, el gay dandy, esnob y borrachuzo hasta Penny, el macho alfa rebelde de malas pulgas, pasando por Margo, la morena morbosa y metomentodo, y Alice, la rubia gafitas, modosa, pechugona y minifaldera que empieza a salir del cascarón. Está mucho mejor que la media de lo ofrecido por las series juveniles y/o de SyFy, y en algunos episodios el uso de la magia para hablar de los sentimientos y conflictos de cada personaje, a la vez que recuerda a 'Buffy' en sus mejores tiempos, resulta original y bastante interesante. Si se viene desprejuiciado, merece bastante la pena.