lunes, 21 de septiembre de 2015

Minority report

fox.com/minority-report
-Estreno: 21 de septiembre de 2015, Fox.
-Drama, 42 minutos, 1 temporada, 10 episodios.
-No renovada.

-Comienza oficialmente una temporada 2015-16 de cuyas series novatas no se espera gran cosa, al menos en lo que se refiere a aquellas procedentes de canales en abierto. La primera de ellas (lunes a las 9 PM en la costa este norteamericana) es esta secuela de la película dirigida por Steven Spielberg y protagonizada por Tom Cruise en 2002, a su vez basada en un relato del maestro de la ciencia ficción Philip K Dick, publicado en 1956. La serie tiene lugar en el año 2065 (cuando se celebrará la temporada número 75 de 'Los Simpson'), once años después de los hechos que narraba la película. Para quien no la recuerde o conozca, la trama central del film eran tres hermanos nacidos con unas habilidades precognitivas que les permitían predecir cuándo se iba a cometer un delito en un lugar y momento cercano, tras lo cual se monta una unidad especial de la policía para, usando dicha información, arrestar a los culpables antes de que pudieran llevarlos a cabo. No vamos a destripar la película (eso ya lo hace la propia serie en sus primeros minutos), pero sí hay que saber que la unidad de PreCrime acabó desmantelada y los hermanos puestos en libertad con identidades secretas, y es aquí cuando comienza la serie: uno de ellos, Dash (Stark Sands), continúa teniendo visiones parciales sobre cosas que ocurren a su alrededor, y aunque el proyecto PreCrime fracasó, vuelve a tener ganas de ayudar a evitar crímenes de importancia. Conoce así a la detective Lara Vega (Meagan Good), y vuelve a verse arrastrado a una vida que creía haber dejado atrás.

En el aspecto formal, como cualquier historia ambientada en el futuro, resulta curioso ver qué inventos se cree que nos deparará la sociedad de dentro de unos años, y algo de eso hay, aunque no se dispone del tiempo ni del presupuesto para hacer algo muy revolucionario. Sí se usa bastante la técnica heredada de la película (un film 13 años anterior, recordemos, de los tiempos del Windows 2003) de manipular con las manos unas pantallas virtuales durante las investigaciones. La serie en el fondo acaba siendo un "procedural" policiaco más, con una pista tras otra que lleva a la resolución del caso, y desaprovecha bastante, al igual que hizo la película, la posibilidad para hacer un debate interesante sobre el libre albedrío y la fuerza del destino, sobre todo ahora que lo de los algoritmos que pueden llegar a predecir el comportamiento humano sí que es algo que está empezando a levantar el vuelo, aunque sea principalmente para conseguir que la gente compre tus productos. ¿Por qué hay que encarcelar a alguien por algo que no llegó a hacer? ¿No se podía haber intervenido de otra forma? ¿Por qué se trata a cualquiera que mata a otra persona como alguien podrido que lo lleva dentro como un virus y que si no mata a esa persona matará a otra tarde o temprano? A cambio de esto, sí que hay un toque de observar cómo las visiones de los hermanos cambian la vida de la gente, y cómo la intervención equivocada del gobierno arruinó la vida de aquellos a quienes quería proteger. Cuando la serie incorpora este tipo de temas resulta mucho más interesante que si solamente se limita a encadenar un caso tras otro, aunque las malas noticias empezaron a llegar cuando el pedido inicial de 13 episodios se recortó a 10.