martes, 15 de septiembre de 2015

The bastard executioner

fxnetworks.com/shows/the-bastard-executioner/
-Estreno: 15 de septiembre de 2015, FX.
-Drama, 50 minutos, 1 temporada, 10 episodios.
-No renovada.

-En diciembre de 2014 terminó 'Sons of anarchy', la serie más exitosa en la historia del canal FX, cuyas dos primeras temporadas, como poco, son muy recomendables, y que trata sobre una banda de moteros en California. Un par de sus características más reseñables (y criticadas) eran los episodios extralargos y las tramas de complicación (que no es lo mismo que complejidad) creciente, y es que su creador, Kurt Sutter, siempre ha reconocido que le cuesta mucho cortar cosas, porque todo lo que rueda le gusta, pero la serie había cogido velocidad de crucero y se había hecho con un grupo de fans muy sólido que perdonaba todo eso a cambio de que de vez en cuando hubiera alguna potente escena de acción violenta y buen rock en las escenas de montajes musicales. Nueve meses después del final de aquellos hijos de la anarquía se estrenó esta otra serie de temática diferente (o quizá no tanto), pero con parecidos sellos reconocibles. El "bastardo verdugo" del título es Wilkin Brattle, que comienza el primer episodio, de 90 minutos de duración, como guerrero en el ejército con el que el rey Eduardo II de Inglaterra (hijo del que salía en 'Braveheart'), invade Gales en el siglo XIV, y lo acaba convertido en el verdugo oficial de un condado galés. Brattle es un tipo grande, fuerte y experto con la espada, pero que últimamente ha pasado por experiencias vitales importantes e incluso anda teniendo visiones y alucinaciones, que combinadas con la religiosidad y la superstición típicas de aquel tiempo, lo convierten en un hombre presa de varios conflictos y remordimientos debido a lo que ha hecho y a lo que va a tener que hacer a partir de ahora en su nuevo empleo. El resto de la trama gira a su alrededor en el marco de unos ingleses arrogantes y opresores que suben los impuestos continuamente a sus siervos galeses, con toda la violencia y crueldad de la Edad Media. De todas formas, hay que decir que aunque no se ahorra en sangre y vísceras y que la serie está rodada en el propio Reino Unido, el medievo de esta serie queda un poco "de marca blanca", con unos nombres de lugares completamente ficticios (los condados de Ventrishire y Pryceshire, y varios otros bosques y poblados) y mucho lugar común típico de producción cinematográfica yanqui. Esto no tiene por qué ser un problema ('Sons of anarchy' también tenía lugar en el inexistente pueblo californiano de Charming), pero no es desde luego una serie para aprender Historia con mayúsculas.

Casi todo el reparto es británico, incluyendo entre ellos varios actores que han hecho fortuna en series estadounidenses y que aquí por fin pueden volver a usar sus acentos nativos, como Stephen Moyer, que fue el vampiro Bill en 'True blood', y Matthew Rhys, que aquí es secundario ocasional mientras continuaba como protagonista principal en otra gran serie de la misma cadena, 'The Americans'. No falta un papel tampoco para la esposa de Sutter, Katey Sagal, aquí haciendo de misteriosa hechicera con acento eslavo, y es que entre espadazo, hachazo y sangre falsa, hay bastante tensión interna en torno a temas religiosos, mágicos o meramente morales, para darle algo de empaque intelectual al conjunto. De hecho, Sutter mencionó sus propios "50 años de sentimiento de culpa católico" a la hora de planear la serie. Lógicamente, aparte de los chicos del SAMCRO, se han mencionado 'Juego de tronos', 'Vikingos' y hasta 'The shield', en la que Sutter también participó, como influencias, pero eso no fue suficiente, y al acabar la emisión del décimo episodio, el propio creador, famoso por no andarse con chiquitas en sus declaraciones públicas, anunció la cancelación de la serie escribiendo: "El público ha hablado, y ha dicho "meh", así que, con el debido respeto, echamos un épico y fiero cierre a nuestra antología".