martes, 29 de septiembre de 2015

Grandfathered

fox.com/grandfathered
-Estreno: 29 de septiembre de 2015, Fox.
-Comedia, 21 minutos, 1 temporada, 22 episodios.
-No renovada.

-Estrenada el mismo día y en la misma cadena que 'The grinder', hacemos la misma pregunta que con los actores de esa serie: ¿quién recuerda a John Stamos? Durante ocho temporadas (1987-94) fue el protagonista de 'Padres forzosos' ('Full house'), y con su pinta de moreno mediterráneo de cabellera impecable (véase el apellido de origen griego) está envejeciendo mejor que George Clooney, que es solo un par de años mayor que él (y por cierto, Stamos también pasó por 'Urgencias', ('ER') durante tres o cuatro temporadas). Aquí interpreta al dueño de un restaurante de postín y atractivo solterón que pasa el tiempo trabajándose a su clientela guapo/famosa entre sonrisas y camisas a cuál más blancas. Recién cumplidos los 50, y sin una cana en el cabello, de repente un día se le presenta allí un tipo un cuarto de siglo más joven, que le dice que es su hijo biológico de cuando echó una cana al aire (claro, debe de ser por esto que no tiene ninguna en la cabeza) y que no solo eso, sino que además acaba de tener él mismo una hija. Así que sin comerlo ni beberlo (chiste sobre restaurantes), el buen hombre se entera al mismo tiempo de que es padre y abuelo. Stamos gusta al público en plan ligoncete perillán, pero tampoco se lo quiere desalmado y sin piedad, así que acoge a su descendencia bajo su ala, y la serie entera se convierte en un proyecto al servicio del protagonista, que siempre acaba haciendo lo correcto a pesar de que le hace la puñeta el ver cómo de repente se le ha acabado la libertad de la que gozaba. Además, el hijo le ha salido un poco limitado en cuestiones sentimentales, de modo que además de padre tardío, también le va a hacer de Cyrano más o menos ocasional, especialmente con la madre de la nieta, que ha salido hembra liberada y sin complejos (encarnada por la también cantante Christina Milian). Y por si fuera poco, todo este incidente también facilitará la reunión del protagonista con la madre del hijo, que a los cuarenta y tantos se mantiene de muy buen ver, encarnada por Paget Brewster. Amable y sin muchas aristas, se deja ver sin pena ni gloria.