miércoles, 30 de septiembre de 2015

Code black

cbs.com/shows/code-black/
-Estreno: 30 de septiembre de 2015, CBS.
-Drama, 42 minutos, 2 temporadas, 34 episodios.

-En 2013 se rodó el documental del mismo nombre, 'Code black', que refleja la vida en un hospital de Los Ángeles. Según se cuenta al comenzar la serie, un "código negro" es algo que se declara "cuando un servicio de urgencias recibe un influjo de pacientes tan grande que no hay suficientes recursos para tratarlos". También se nos dice que mientras que esto ocurre en un hospital estadounidense unas cinco veces al año, en ese hospital en concreto ocurre 300 veces al año. O sea, casi cada día, lo cual obliga al personal del centro a ser genios de la adaptación, la multitarea, el trabajo excesivo y el tirar palante ante cualquier desánimo. Una historia real así, rodada y dirigida por un doctor de verdad además, está pidiendo a gritos una adaptación de ficción, y eso es lo que pretende ser esta serie. La interpretación de la medicina como thriller de acción con sangre a chorros, órdenes a gritos, vida o muerte en cuestión de segundos y heroicidades a diario ya la hizo 'Urgencias' ('ER') durante nada menos que quince años (1994-2009), y este nuevo proyecto recoge aquel testigo con orgullo, viendo sus apuestas y subiendo un par de tragedias extra por episodio. Hay que decir que carece del carisma instantáneo en el terreno de los actores que aquella serie consiguió con gente como George Clooney, Julianna Margulies, Anthony Edwards, Noah Wyle o Eriq La Salle en su reparto original, pero a cambio tiene energía a borbotones (y borbotones los hay a menudo), y es de esas series que se sabe desde el principio lo que va a dar, y que por lo tanto es fácil saber rápidamente si seguirla o no. Hay bebés nacidos en una ambulancia, hay procedimientos revolucionarios con los que la doctora veterana se juega la carrera, hay angelicales niños con neumotórax, y litros de sangre goteando de las camillas. No se ahorran carreras por los pasillos, música épica ni cámaras agitadas. Cuando da tiempo a lavarse las manos, también hay dramas personales entre los cuatro residentes de primer año que acaban de llegar de pipiolos al hospital, hay decisiones polémicas venidas desde los despachos de arriba, y está sobre todo el impagable portorriqueño Luis Guzmán, ya al borde de los 60 años de edad, como enfermero jefe que hace de madre (en el sentido tanto protector como terrorífico del término) de los doctores del lugar.