jueves, 16 de julio de 2015

Sex & drugs & rock & roll

fxnetworks.com/shows/sex-drugs-rock-roll
-Estreno: 16 de julio de 2015, FX.
-Comedia, 21 minutos, 2 temporadas, 20 episodios.
-No renovada.

-Denis Leary es un cómico que a menudo escribe, produce y protagoniza sus propios proyectos, y por lo tanto suele colocar a los personajes que él encarna en el centro de sus series, con sus características de alto, rubio, flaco, de origen irlandés, bebedor, follador, cabreao, un desastre en su vida privada, duro por fuera, pero luego a menudo tiernecito por dentro justo cuando el público debería empezar a odiarlo. Lo mejor que ha hecho es 'Rescue me', que trataba sobre bomberos neoyorquinos en los años siguientes al 11-S. Aquí hace de rockero excesivo, miembro de un grupo estilo The Sex Pistols llamado The Heathens, que duró un solo disco y se separó el mismo día en que este se publicó. 25 años más tarde, cuando la mística se ha acabado y las opciones son tocar en cumpleaños o en grupos de homenaje a Bon Jovi, le sale una hija que no sabía que tenía y que quiere usar la fama que le queda a su padre para triunfar en esto de la música. Es una buena idea, pero uno de los problemas es que, como varios críticos han indicado, parece estar ambientada en el momento equivocado. The Heathens es claramente un grupo al estilo de los 70, como mucho muy tempranos 80, y el hecho de que lo suyo ocurriera entrados los 90 no pega mucho con la escena musical de aquel momento. Y una hija que hoy día quisiera apoyarse en algo para lanzar una carrera musical no es muy probable que escogiera a un rockero fugaz que ya casi nadie recuerda y con aversión a las redes sociales. Por demás, la serie tiene algún buen momento de sátira de la industria musical y alguna que otra canción aceptable, pero el centro sigue siendo esa leyenda del santo bebedor, irlandés, metepatas y odioso a menudo, hasta que encuentra su momento de redención. Y además, Leary tiene 57 años y hace como que tiene 50. Porque supongo que así da menos yuyu verlo ligarse groupies. Al menos, el resto del reparto tiene oportunidades para lucirse también, con un guitarrista celoso de la fama del cantante, un bajista que se esnifa todo lo que pilla, un batería adicto a la comida y una vocalista que busca su propia fama.