martes, 14 de abril de 2015

Other space

screen.yahoo.com/other-space/
-Estreno: 14 de abril de 2015, Yahoo! Screen
-Comedia, 27 minutos, 1 temporada, 8 episodios.
-No renovada.

-Paul Feig fue el creador de una de las series más recomendables que se puedan recomendar (valga la redundancia) a quien no la haya visto, 'Freaks and geeks'. Bueno, pues aquella original dramedia llena de sensibilidad, que duró una sola temporada, sobre adolescentes de instituto en los años 80 no tiene prácticamente nada que ver con esta parodia sobre las sagas espaciales al estilo 'Star trek'. Primero de todo, ya ha habido muchas parodias anteriores de intrépidos exploradores interestelares (incluidos algunos episodios, más o menos aposta, de la propia 'Star trek'), y segundo, esta en concreto resulta bastante cutre: los decorados y los ridículos uniformes no van mucho más allá de lo que podría verse en una obra de colegio de barrio, aunque quizá esto esté hecho a propósito como parte de la parodia. El interés, aparte de las extrañas misiones en que se ve metida esta tripulación del año 2105, está también en las relaciones que mantienen entre sí sus diversos miembros, a cada cual más incompetente. Porque resulta que aquí no estamos en un futuro lleno de diferentes civilizaciones alienígenas, alianzas planetarias o imperios enfrentados, sino que los exploradores humanos no han encontrado hasta ahora nada más que rocas, polvo y agujeros negros, con lo cual el programa espacial no es el glamuroso culmen de una brillante carrera, sino el retrete al que van a parar aquellos pilotos que leyeron demasiados cómics de pequeños. Varios de ellos acaban juntos en la nave 'Cruiser', empezando por un capitán recién salido del cole, su ceñuda hermana mayor, que era la que esperaba recibir el mando, un veterano ingeniero ido de la olla tras haber recibido demasiada radiación y una navegante que ha sido fichada solo porque es la chica que le mola al capi. A ellos hay que añadir un robot coñón con pinta de ser tecnología de 1950 en vez de del siglo XXII, y la inteligencia artificial de la nave, que en vez de ser una plúmbea voz invisible a lo HAL tiene interfaz de monísima y pizpireta veinteañera. Ninguno de los actores de la serie es remotamente conocido, y la experiencia que parecen tener es sobre todo de sketches cortos. Son ocho episodios de media hora, se ve rápido y tiene algún buen golpe de vez en cuando.