miércoles, 7 de enero de 2015

Empire

fox.com/empire
-Estreno: 7 de enero de 2015, Fox.
-Drama, 42 minutos, 3 temporadas, 39 episodios.
-Renovada.

-Un padre rico, enfermo de muerte y con un imperio que legar a alguien se ve obligado a decidir quién le va a heredar de entre sus tres vástagos. Y antes de que el espectador pueda decir "esto es como 'El Rey Lear' de Shakespeare", ya lo dice uno de los propios personajes en pantalla. La serie, desde luego, no tiene problema en citar la fuente (sobre todo si la fuente lleva 400 años muerta y no va a cobrar royalties), pero tampoco es que sea un intento de actualización de la trama a nuestros días. De hecho, en lugar de eso, es más un culebrón de odios familiares al estilo 'Dallas' o 'Falcon Crest' que otra cosa. El "imperio" del título es el nombre de una compañía discográfica de música negra levantada por el padre enfermo, un antiguo artista de hip-hop que poco a poco, desde los años 90, se ha ido convirtiendo en una especie de Jay-Z que cuando le llama un cierto "presidente" para pedirle un favor, responde: "Dile a Barack que vale, pero que esta es la última vez". Los hijos y futuribles herederos son un ejecutivo que está en todas las reuniones de la compañía pero sin talento artístico, un cantante y compositor de rhythm and blues mezclado con rap bastante bueno con las partituras, pero que es gay en un tipo de ambiente donde eso aún no vende (y cuyo padre le odia con indisimulada homofobia), y el menor, que es un rapero chulito y con imagen, pero sin gran credibilidad en la calle, ya que es un niño de papá rico (y no hijo del gueto), que rima sobre fiestorras, champán del caro y strippers de a cientos de dólares la bajada de sostén. Pero lo mejor está aún por llegar, ya que tras 17 años en la cárcel la madre de los retoños, de nombre Cookie Lyon, acaba de salir del trullo reclamando con taconeo bravo y ceja ceñuda la parte que le corresponde tras haber puesto ella el dinero original para fundar la empresa y haberse chupado casi dos décadas sin revelar la procedencia delictiva de ese dinero, justo ahora que la compañía va a salir a bolsa. La música de la serie viene con el sello del super-productor Timbaland, así que se deja oír bastante bien (aunque cualquier cosa que se escucha es calificada de "hot" o "wack" a los tres segundos de sonar), y además los progenitores están encarnados por dos nominados al Oscar, Taraji P Henson y Terrence Howard, mientras que una tercera, Gabourey Sidibe, hace de secretaria. Sin embargo, como se ha dicho, esto va de hembras con ganas de revancha ("I'm here to get what's MINE!") y que aún pegan unas buenas palizas con una escoba, y chavales con traumas de padre dominante. Con ese ánimo hay que verla, y con ese ánimo el público la vio, provocando muy buenas cifras de audiencia, una sólida renovación y una rápida vuelta a las pantallas, pasando de enero a septiembre.