viernes, 3 de febrero de 2017

Santa Clarita diet

-Estreno: 3 de febrero de 2017, Netflix.
-Comedia, 28 minutos, 1 temporada, 10 episodios.

-Esta serie es una curiosa mezcla de dos subgéneros bien diferentes: el de las comedias de barrio acomodado y el de los zombis. Los protagonistas son Joel y Sheila Hammond (Timothy Olyphant y Drew Barrymore), una pareja de vendedores de casas, que van avanzando por los cuarenta y pico años de edad con las típicas neuras de este tipo de personajes: la rutina sexual, el empleo poco inspirador, la hija adolescente respondona y pedigüeña y el deseo frustrado de ser más lanzados y más alfa. Y quizá aquí esté uno de los problemas de la serie, que quien haya visto a Olyphant como Raylan Givens en 'Justified' o Seth Bullock en 'Deadwood' le costará verlo ahora como un mindundi aburguesado que rehúye peleas en un bar. Pero todo esto va a cambiar cuando un día de repente Sheila sufre un extraño, y enorme, ataque de vómitos y descubre que lo único que la puede alimentar a partir de ahora es la carne humana, viva o recién muerta. Otro problema de la serie, el cómo no considerarla desde entonces un monstruo cuyo destino debería ser una celda o incluso una compasiva eutanasia, se convierte aquí en el motivo principal de la comedia: los Hammond, incluyendo a su hija, eligen con mucho cuidado a las próximas víctimas, que evidentemente van a ser los capullos insufribles que tengan más a mano, y que por lo tanto se lo merezcan. Además, dado lo grave del embolado al que se enfrentan, ambos componentes de la pareja finalmente se sacan de dentro las personalidades decididas y arremangadas que llevaban dentro y se lanzan de cabeza a ocultar (y alimentar) el problema, sobre todo teniendo en cuenta que tienen no solo uno, sino DOS vecinos que son policías. O sea, que otra vez volvemos a usar zombis como metáfora y alegoría de todo el comportamiento humano. Sin embargo, por todo lo que cuesta ver a Olyphant en su papel, la Barrymore da muy bien en el suyo: desde que ya no es la niña de ET, siempre ha tenido un rollo un poco raro y alternativo, mezclado la ricura casi infantil con lo majara, y aquí se la nota disfrutar cubierta de sangre y tripas. Porque uno de los toques principales de la serie es que no ahorran en detalles de casquería al mostrar lo más crudo del problema antropofágico que tiene Sheila, lo cual aumentará la gracia para algunos y supondrá el punto sin retorno para otros. El creador de la serie es Victor Fresco, autor de una telecomedia de oficinas de hace unos años que pasó desapercibida y fue cancelada rápidamente, 'Better off Ted', y que a pesar de ello se recomienda desde aquí. En cuanto a esta "dieta", buen provecho para quien tenga el estómago adecuado.