jueves, 2 de febrero de 2017

Powerless

nbc.com/powerless
-Estreno: 2 de febrero de 2017, NBC.
-Comedia, 21 minutos.

-Superhéroes. Na más que de superhéroes. Parece que la gente sigue sin cansarse de los superhéroes. Tanto hay sobre el tema que incluso empiezan a invadir otros formatos, como en este caso la "workplace comedy", o telecomedias de lugar de trabajo, como esta, en la que se sigue lo que pasa en una empresa que se dedica a comercializar productos para que los pobres humanos sin poderes que viven sus tristes vidas urbanas puedan protegerse de los continuos destrozos cusados por las épicas batallas a que los someten diversos personajes en calzoncillos (por ejemplo, ventanas de kriptonita para evitar que Superman te jeringue la hipoteca). Parte de la idea cómica viene de que estamos en un mundo que es copia de una copia, como por ejemplo que la compañía en cuestión sea Wayne Securities, o sea, no la famosa compañía propiedad de Bruce Wayne, alias Batman, sino una filial dirigida por su primo, un mindundi cuyo único deseo es que lo larguen de allí y lo devuelvan a Gotham City (porque tampoco estamos en Gotham, sino en una ciudad de marca blanca llamada Charm City), y para remate el conflicto inicial se centra en el hecho de que WS se dedica principalmente a lanzar productos que son básicamente plagios baratos de los hechos por otras empresas del ramo. En estas llega al lugar Emily Locke (la ex-'High School Musical' Vanessa Hudgens), toda mofletes y sueños de gran ciudad y positivismo juvenil, y se dispone a inundar de energía la oficina, hasta ahora llena de "nerds" con varios tipos de sarcasmo, desilusión y falta de entusiasmo como sus principales características (entre ellos Dani Pudi, el incomparable Abed de 'Community'). La serie viene sellada como "based on the characters from DC Comics", lo cual significa que es un producto licenciado, y como tal, la comedia resultante ha de ser ligerita, gentil, nada hiriente y que incluso aporte su granito a la imagen de la casa madre, haciéndola quedar como una corporación tan majetona que acepta reírse (hasta cierto punto) de sí misma. O sea, el equivalente de 'Lego Star Wars', por ejemplo. De esta forma, se acepta usar al mencionado primo de Batman, llamado Van Wayne, o a un par de héroes y villanos de cuarta fila (Jack O'Lantern y Crimson Fox) procedentes todos ellos de cómics de hace décadas. Acaba de empezar, así que aún es difícil juzgarla, pero cuando lo sea, seguramente lo será por su vis cómica, como debe ser, en lugar de como otra pieza más en una imparable maquinaria de venta de pijamas.