viernes, 4 de noviembre de 2016

The crown

-Estreno: 4 de noviembre de 2016, Netflix.
-Drama, 60 minutos, 1 temporada, 10 episodios.
-Renovada.

-Cien millones de dólares (de los de antes del Brexit y el Trumpasso) se gastaron en coproducción la Pérfida Albión y los EE UU de A en la primera temporada de las seis que están previstas (que no firmadas aún) para contar la vida de Isabel II de Inglaterra, la actual monarca británica. Y la verdad es que lejos de resultar un telefilme al servicio de Su Graciosa, la calidad se nota en todos sus componentes, desde los actores hasta la ambientación, pasando por la dirección y los guiones, así que quien se tema una peliculilla barata de sábado por la tarde o un 'Downton Abbey' con nombres que hayan salido en el '¡Hola!', que venga en vez de eso dispuesto a ver algo de más calado (no en vano su autor es Peter Morgan, guionista de 'The queen', con la que Helen Mirren ganó un Oscar por interpretar a esta misma soberana). Paradójicamente, precisamente por no ahorrar controversias y momentos dolorosos es por lo que la casa real de los Windsor aparece incluso humanizada en esta serie que comienza en 1947, con la renuncia del príncipe Felipe de Dinamarca y Grecia a sus títulos reales para poder casarse con Isabel, con la muerte del padre de ella (el rey Jorge VI), y con la reelección de Winston Churchill como primer ministro seis años después de acabar la Segunda Guerra Mundial. Irse a los 40 significa otro mundo en términos de tradiciones y permisividades sociales, y gran parte de la historia radica ahí, en cómo ser una persona de carne y hueso, y a la vez encarnar un ideal de origen divino en el que cada vez menos gente cree, una forma de hacer las cosas en el que para casarse con quien quieres hay que pedir permiso a tu familia, a tu religión y a tu país entero, mientras mantienes firme tu labio superior por mucho que se te independicen (casi) todas tus colonias. Por supuesto que siempre habrá quien vea todo esto con un deje de que "se quejan de vicio, problemas de verdad nunca habrán tenido en medio de tantos lujos", pero bueno, estas son las cartas que la vida ha dado a algunos. Republicanismos o monarquismos aparte, es una serie muy bien hecha, y como tal se invita a ver.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Perdón, señor seriólogo, necesito de su ayuda para encontrar el nombre de una serie que estoy tratando de volver a mirar...En ella su protagonista era un hombre gordito que llevaba anteojos (comediante en la vida real), que se peleaba en su oficina constantemente con una compañera de trabajo que aficionada a coleccionar muñecos trolls, de muy mal carácter, también gordita, de pelo amarillo muy maquillada. Son descripciones pobres, lo sé, pero cualquiera que la haya visto sabe a lo que me refiero. Gracias!!