domingo, 9 de octubre de 2016

Divorce

hbo.com/divorce
-Estreno: 9 de octubre de 2016, HBO.
-Dramedia, 30 minutos, 1 temporada, 8 episodios.
-Renovada.

-En su vuelta a la HBO, Sarah Jessica 'Sexo en Nueva York' Parker no podría haber escogido un papel más diferente. O bueno, sí, pero nos entendemos. En 'Sex in the city' su Carrie Bradshaw era una aventurera sexual con una gran manzana que comerse a bocados y luego irlo contando por ahí en columnas de prensa y a las amigas entre cócteles. Aquí, es Frances, una cincuentona con dos hijos, un marido al que ya no soporta y un amante neozelandés, bastante alejado de la fantasía de Mister Big, que está bien como está, sin mayor compromiso que le estorbe. Cuando un día particulamente pésimo, durante el 50º cumpleaños de un conocido, a ella le estalla todo en la cabeza y decide prender la mecha de una solicitud de divorcio, se ve enseguida que el asunto no va a ser rápido, cómodo ni amistoso y que va a haber bilis a cubos. Como planteamiento, es sencillo e incluso interesante, lo de seguir a una pareja paso a paso por un divorcio complicado, pero el problema es el tono, que por aquello de la dramedia y porque la gente no acabe queriendo cortarse las venas al ver la serie, intenta aligerar un poco el aire y lo único que consigue son salidas de tono que a veces parecen auténticas bufonadas, desde el revólver de la primera escena hasta el personaje casi al completo del marido, Robert (Thomas Haden Church, que por otra parte es un muy buen actor), que se ve obligado a ser ultraodioso para que la meramente detestable Frances parezca una santa. Una buena dramedia presenta la vida como es, con momento trágicos y cómicos juntos pero no revueltos, porque así es la vida humana. Una mala dramedia hace que el drama anule a la comedia y viceversa, y eso es lo que ocurre aquí varias veces. HBO rara vez le ha cogido el punto a las series de media hora, y esta es otra muestra de ello.