lunes, 19 de septiembre de 2016

The good place

nbc.com/the-good-place
-Estreno: 19 de septiembre de 2016, NBC.
-Comedia, 21 minutos, 1 temporada, 13 episodios.
-Renovada.

-Michael Schur ha sido productor y/o guionista en 'The office', 'Parks and recreation' y 'Brooklyn nine-nine', o sea, tres de las mejores comedias hechas por cadenas en abierto en la última década, y que entre todas suman 23 temporadas en antena (y subiendo), de manera que cualquier cosa que comienza con su nombre al frente tiene al menos cierto crédito en el banco crítico. Este nuevo proyecto, sin embargo, es un poco más complicado y más difícil de explicar que simplemente decir "comedia sobre oficinas en Ohio / funcionarios de Indiana / policías de Nueva York". Trata, ni más ni menos, que de una especie de cielo al que se va tras la muerte (el "good place" del título). La protagonista es Eleanor Shellstrop (Kristen Bell, la mismísima Veronica Mars y princesa Anna en 'Frozen'), que va a parar a dicho lugar por un error burocrático: en lugar de ser una abnegada voluntaria internacional ayudando a gente necesitada en países en guerra, es una tipa más bien de medio pelo y un tanto egoísta, que se dedicaba a vender medicamentos sin efecto a ancianos enfermos. Pero como el Good Place este mola bastante (aunque queda un tanto repulido y lleno de gente generosa, alegre y de brillante intelecto, y no se pueden decir tacos), y el Bad Place suena lleno de alaridos sin cesar, Eleanor decide no revelar el pastel e intentar pasar desapercibida. El problema es que sus defectos de fábrica causarán trastornos varios en un lugar que debería funcionar como un reloj, mientras ella intenta pulirlos a escondidas, al menos hasta cierto punto. Junto a ella brillan el veterano y cada vez más ubicuo Ted Danson (volviendo a la cadena que emitió 'Cheers' tras pasar por 'CSI', 'Fargo' o 'Damages') como Michael, el novato y nervioso arquitecto del lugar, aún aprendiendo a llevar cosas de estas, ya que es su primer proyecto para el gran jefe, y William Jackson Harper como Chidi, un nigeriano-senegalés exprofesor de ética y filosofía moral a quien le cae el marrón de ayudar a Eleanor. La idea, como siempre con estos "high concepts", resulta intrigante al principio, y la duda de saber hasta dónde se puede estirar el chicle se resuelve con talento, sorpresas y bastante imaginación. Los actores principales la verdad es que elevan el guion con sus buenas actuaciones, aunque un problema es que Eleanor tiene que resultar siempre bastante repelente para que la trama funcione por contraste con el sitio tan idílico donde ha ido a parar. ¿O es de verdad tan idílico? ¿Esas personas tan virtuosas y bondadosas son perfectas, no tienen defectos? Ya lo averiguarán. O no.