miércoles, 21 de septiembre de 2016

Lethal weapon

fox.com/lethal-weapon
-Estreno: 21 de septiembre de 2016, Fox.
-Drama, 42 minutos, 1 temporada, 18 episodios.
-Renovada.

-Pues, sí, esta serie es una adaptación de la saga de películas de los 80-90, que en realidad eran más comedias de acción que historias de investigación policial. Creo que alguno de sus productores llegó incluso a decir que desafiaba a cualquiera a recordar qué caso exactamente tenían que resolver en cada peli, ya que lo único que se recuerda de ellas de verdad son las persecuciones, las bombas (tanto en el váter como no), las majaderías de Martin Riggs y la piba de turno. Su renacimiento televisivo la verdad es que nace ya sabiendo que sus protagonistas no van a llegar ni de lejos al carisma de los actores originales, Mel Gibson y Danny Glover, así que ni lo intentan, aunque a Damon Wayans como Roger Murtaugh no le faltan tablas cómicas si se le da rienda suelta. Sigue siendo, eso sí, una historia de un poli negro casado, con tres hijos y al borde de la jubilación, que es emparejado con un ex militar blanco, que entre lo que vio en la guerra y el hecho de que su esposa se matara camino del hospital donde iba a dar a luz lo han dejado tan ido de la olla que pasa la mitad de su tiempo medio borracho viviendo en un trailer ilegal en un acantilado. Además, el primero acaba de sobrevivir a un infarto, y tiene especial deseo de continuar viviendo para no dejar a su familia en la estacada, usando para ello la ayuda de un cuentalatidos en el reloj, mientras que al segundo le dan lo mismo ocho que ochenta, y pasa de protocolos a la hora de negociar con rehenes, meter las narices en sospechosas naves industriales o pegarse a puñetazos o tiros contra todos los malos que encuentra. Todo esto mientras se empeña en presentarse en casa de su nuevo compi a la hora de cenar, escenas que siguen siendo mucho más interesantes que cualquiera de los casos que investigan. Es solvente a la hora de las secuencias de acción, sobre todo en los episodios dirigidos por McG, pero mucho menos en lo tocante a esa comedia de machotes que impregnaba las películas, sin miedo a la corrección política. Ahí el nuevo Riggs, Clayne Crawford, proviniente de la más serena 'Rectify', utiliza una actuación más matizada y sutil, para reducir las salidas de pata de banco de típicas de Gibson, pero al precio de resultar menos memorable y entretenido. Competente como producto de acción, y poco más.