domingo, 5 de junio de 2016

Feed the beast

amc.com/shows/feed-the-beast
-Estreno: 5 de junio de 2016, AMC.
-Drama, 43 minutos, 1 temporada, 10 episodios.
-No renovada.

-No contentos con estropear la serie danesa 'Forbrydelsen' ('The killing'), AMC vuelve a hacer lo mismo con 'Bankerot', un drama sobre dos amigos en mal momento que recurren a lo que saben hacer mejor (el uno cocinar, el otro su conocimiento sobre vinos) para aliarse abriendo un restaurante de alto copete, de esos donde los platos tienen nombres de cuatro líneas y el sommelier te explica todos los matices del vino antes de servírtelo, en un barrio deprimido (el Bronx, en la adaptación estadounidense). Pero añadido a todo eso hay un montón de complicaciones: la mujer de Tommy (David Schwimmer, Ross de 'Friends' y últimamente Robert Kardashian en 'American cime story'), ideóloga del restaurante y sol de su vida, fue asesinada delante del hijo de ambos, y de resultas de ello un año más tarde Tommy es un deprimido alcohólico funcional que pasa demasiado tiempo entre los vinos que cata, y el hijo se ha quedado tan traumatizado que ya no habla, y por eso le hacen bullying en el colegio. Por su parte, Deon, de origen griego, y por lo tanto pintado como un mediterráneo gesticulante, con más sentimientos que cerebro y muy aficionado a saltear cosas en pantalla, que queda muy molón, se ha metido en deudas con un mafioso polaco apodado The Tooth Fairy (equivalente del Ratoncito Pérez, debido a sus métodos de extorsión), cosa que no le ha contado a Tommy, y tiene sus propios intereses para el proyecto, entre los cuales está un juego a doble baraja siendo chivato de la poli. También están el padre racista de Tommy (su nuera asesinada era negra, con lo cual podemos suponer la mala relación que tiene con su hijo), y una latina guapa que trabaja en otro restaurante, que se encapricha de Tommy durante sus sesiones de terapia de grupo y viene a intentar sacarlo de su ostra a nivel sentimental. Es decir, que 'Masterchef' al lado de todo esto es jugar a las cocinitas. La serie en sí no está mal, Schwimmer sostiene el circo más o menos bien con su carita de corderito degollado, y tiene ingredientes para todo, como se puede ver, pero el paladar de quien viene a cenar a la AMC, tras platos de cinco tenedores como 'Mad men' o 'Breaking bad' está ya muy refinado, y no vale cualquier cosa para sustituirlo.