domingo, 17 de enero de 2016

Mercy Street

pbs.org/mercy-street/home/
-Estreno: 17 de enero de 2016, PBS.
-Drama, 52 minutos, 2 temporadas, 12 episodios.
-Terminada.

-PBS es una especie de La 2 a lo gringo, salvando las distancias: un canal público (que no estatal) que se centra mucho en temas educativos, de servicio al ciudadano, y cosas-que-nadie-más-hace-porque-no-son-rentables. Llevaban desde 2002 sin hacer una serie de ficción propia, y ahora, con el sello de Ridley Scott como productor ejecutivo, se desperezaban de la siesta con este proyecto sobre médicos, soldados y enfermeras en la Guerra Civil estadounidense. Estamos en Virginia en 1862, y a la sudista familia Green le han invadido el hotel del que vivían, Mansion House, unos desaprensivos soldados nordistas que se lo requisan para hospital de retaguardia, y que son unos brutotes sin modales, y que se lo dejan todo manchado de barro y sangre. ¿Recuerdan ustedes las escenas en las que les pasaba eso mismo a Melita y a la señorita 'Calata en 'Lo que el viento se llevó'? Pues esta serie es más o menos ese mismo cacho, pero durante todo el rato. Las protagonistas son dos mujeres de alcurnia, una por cada bando, que acaban dedicando su tiempo a cuidar de los heridos que llegan desde el frente, una de ellas (de quien se burlan porque es condesa de ascendencia) por convicción, y la otra sobre todo para vigilar que no les rompan todos los jarrones y para estar pendiente de si algún día le traen allí al novio que se le fue a la guerra todo gallardo y con el uniforme todo limpio y planchado. Cuando esta última ve el percal, se quita el vestido de tarta de nata que se negaba a abandonar y se pone manos a la obra junto a la chusma obrera, ante el escándalo de su madre y hermana. Andan por allí también otra enfermera que no para de hablar de sus días en Crimea con Florence Nightingale (la creadora real del mito del ángel femenino de los hospitales de campaña), también un barbudo doctor exesclavista (que es ni más ni menos que Ted, aquel que tardó una década en contar 'Cómo conocí a vuestra madre'), un criado negro con formación médica que no se atreve a exhibir, y varios otros oficiales, heridos y familiares.

La historia está rodada de una manera a ratos un tanto demasiado pulcra y teatral, y los diálogos son muy a menudo didáctico-sermoniles, pero da el pego bastante bien en general, y además, alguna trama secundaria, como los manejos del patriarca de los Green para sacar tajada de la invasión yanqui, tienen su intríngulis. Lógicamente, no faltarán las relaciones peligrosas entre enemigos de bando, ni las disquisiciones filosófico-morales sobre si la sangre es del mismo color, o si la hay azul y gris, o blanca y negra. En cuanto al yuyu que daba la medicina decimonónica, parte de los guiones están basados en cartas y libros escritos por auténtico personal médico de la mencionada Mansion House durante la guerra, pero es una pena que ese terreno se lo haya pisado últimamente en la pequeña pantalla la insuperable 'The Knick', porque de no haber sido así, hay aquí alguna escena de heridas, sangre, amputaciones y demás cosas vomitivas que habría resultado mucho más epatante. Aun así, y con solo seis episodios de inicio (solo una hora más larga que 'Lo que el viento se llevó' entera), y doce en total, se deja ver con agrado si se pilla en el momento oportuno.