viernes, 18 de diciembre de 2015

F is for family

-Estreno: 18 de diciembre de 2015, Netflix.
-Animación, 27 minutos, 1 temporada, 6 episodios.
-Renovada.

-Creada por los cómicos y guionistas Bill Burr y Michael Price, este último veterano de 'Los Simpson', FIFF es otra muestra de un estilo que Netflix empieza a hacer sello de la casa, el de la comedia animada de tono agridulce, cuando no agrio completamente. 'BoJack Horseman' fue un gran representante de ese carácter, y ahora la familia Murphy (padre, madre, dos hijos y una hija) toma el relevo. Estamos en 1973, y Frank, el patriarca, trabaja en la zona de equipajes de un aeropuerto de una ciudad de medio pelo del interior de los Estados Unidos. En la estupenda secuencia inicial de los títulos de crédito se nos cuenta todo lo que necesitamos saber sobre él: sale graduado del instituto todo joven y lleno de potencial, echa a volar por el cielo con los brazos abiertos cual Supermán, y poco a poco la vida le va llenando el firmamento de obstáculos: primero el servicio militar obligatorio (Corea, probablemente), luego un bebé, una esposa, más bebés, una hipoteca, un coche, cachivaches varios, unas gafas, una panza, calvicie en la coronilla... Pronto su placentero vuelo de libertad juvenil (recordemos que acaba trabajando en un aeropuerto, pero como personal de tierra, sin poder volar) se ha convertido en una crisis de los 40.

Su vida, pues, queda reducida a enervarse por todo lo que le rodea, incluso cosas que siempre le han dado placer, como juntarse con los amigos a ver boxeo, ir al estadio de su equipo favorito, ver su serie de televisión sexista preferida, protagonizada por un detective bidimensional cuya frase recurrente es "un hombre tiene que hacer lo que hacen los hombres"... Incluso un inesperado ascenso en su trabajo será para él fuente de nuevos cabreos y desasosiegos. Por su parte, la esposa, cuya voz está hecha por Laura Dern, va navegando como puede el entorno misógino de la época, donde un simple atreverse a vender tupperwares desde casa se ve como una afrenta al honor masculino, y los hijos, que salen de casa a jugar solos y sin mayor supervisión (o lo que sea que vayan haciendo en la adolescencia) también tiene que andarse peleando con abusones del colegio, primeros contactos con las drogas y el sexo, problemas en el colegio, etc. El guion no se corta con el lenguaje soez (la efe del título no es solo por "family"), aunque tampoco hace de ello su bandera, y las peculiaridades de los 70 son una mina de humor bien usada, pero sin convertirlo todo en una parodia de aquel momento. Como pasa con este tipo de propuestas, unos espectadores la encontrarán más graciosa que otros, pero cosas de este estilo se van a ver más en el futuro con total seguridad.