jueves, 14 de enero de 2016

Colony

usanetwork.com/colony
-Estreno: 14 de enero de 2016, USA.
-Drama, 42 minutos, 1 temporada, 10 episodios.
-Segunda temporada en enero de 2017.

-Según el creador de la serie, Carlton Cuse, conocido por su trabajo en 'Perdidos', el proyecto de 'Colony' nació a raíz de su fascinación con el episodio histórico de la ocupación alemana de París en 1940, especialmente las numerosas fotografías en las que podían verse uniformes nazis paseando tranquilamente entre los parisinos o sentados por las terrazas de los cafés mezclados con la gente a la que habían invadido. Cuse, y su cocreador Ryan Condal, llegaron así al concepto de hacer algo parecido en el Los Ángeles de hoy, y además con un tono de ciencia ficción misterioso muy "lost-iano" donde la información necesaria se va desvelando muy poco a poco. La serie comienza un año después de lo que se llama "La Llegada", con la megalópolis californiana rodeada por una muralla infranqueable de 90 metros de alto, y en la que no hay coches (todo el mundo va a pie o en bici en una de las ciudades del mundo más conocida por su tráfico) ni tampoco internet ni telefonía ni televisión. Por lo tanto, están completamente aislados, y afuera el mundo puede ser completamente normal o estar completamente destruido. Quienquiera que fuera el invasor, de quien no sabemos nada tras el primer episodio, tiene una tecnología superior, con drones de vigilancia durante el toque de queda nocturno, y con un cuerpo armado formado por colaboradores no muy diferentes de la Gestapo, que de repente un día llegan en tanqueta, agarran a alguien de una cafetería (el alcohol está prohibido) y se lo llevan entre gritos sin más explicaciones, y sin resistencia alguna de sus compañeros de mesa. La pregunta clara que se hace al espectador es qué haría en un caso así: ¿colaborar o resistir? Este dilema, obviamente muy inclinado en favor de la resistencia, se nos presenta sobre todo a través de la familia Bowman, cuyo padre (interpretado por Josh Holloway, el Sawyer de 'Perdidos') es un antiguo agente del FBI que oculta su identidad, y cuya madre (interpretada por Sarah Wayne Callies, ex de 'The walking dead') tiene un bar. La pareja tiene tres hijos, uno de los cuales estaba fuera de casa cuando se produjo La Llegada y a quien no han vuelto a ver desde entonces. Esto da a ambos un motivo adicional para no quedarse en casa sentaditos esperando a ver qué pasa: por un lado la injusticia social de una ocupación dictatorial que llega a provocar incluso cartillas de racionamiento, cultivos de comida caseros y canje privado de productos por la calle, y por otro el deseo lógico de unos padres de encontrar a un hijo perdido. Como ha pasado con otras series de tramas de gran alcance, es una idea interesante y entretenida, pero tan ambiciosa que no cabe dentro de las limitaciones de la ficción televisiva y se centra solamente en un grupito minúsculo de personajes.

No hay comentarios: