miércoles, 15 de julio de 2015

Impastor

tvland.com/shows/impastor
-Estreno: 15 de julio de 2015, TV Land.
-Comedia, 21 minutos, 2 temporadas, 20 episodios.
-No renovada.

-Pastor. Impostor. Son palabras que tanto en español como en inglés (sobre todo con acento norteamericano) están pidiendo a gritos que alguien las una en matrimonio ahora y siempre por toda la eternidad y haga un chiste con ellas. Bueno, pues aquí finalmente ocurre, y no solo se hace una coña, sino una teleserie entera, basada únicamente en la broma lingüística del título: Buddy, un cuarentón de mala vida, capucha y chupa de cuero, en realidad inofensivo pero muy manirroto y con debilidad por el juego, está siendo perseguido por un prestamista con gorila incorporado, y encuentra escapatoria al hacerse pasar por el nuevo pastor (protestante) de la iglesia de una comunidad rural muy elegante y formal. Es un lugar progresista en un sentido (aceptan párrocos gays...), pero conservador en el otro (...a condición de que sean célibes). Buddy no es ni lo uno ni lo otro (ni lo otro tampoco), pero por ahora no parece mal sitio para dejar que pase la tormenta, mientras cuele el engaño. El humor, muy previsible, viene lógicamente de poner al protagonista en los aprietos de tener que fingir conocimiento de la biblia, homosexualidad contenida y heterosexualidad abstemia. Para eso exactamente están diseñados sus secundarios, que son respectivamente el estricto líder de la comunidad, el secretario abiertamente gay, y la rubia tesorera cañón. Normalmente, las comedias de la cadena TV Land son bastante chapadas a la antigua, en el sentido de chistes continuos, vengan o no a cuento, risas más o menos en directo y tres decorados máximo, siempre de interior. Esta serie es diferente, sin risas grabadas y con exteriores, seguramente porque en realidad está pensada para la CBS, pero ha acabado en este otro canal por esas vueltas que da la tele norteamericana. Para quien recuerde estas cosas, el protagonista es Michael Rosenbaum, antiguo Lex Luthor en 'Smallville', aquí irreconocible a base simplemente de tener pelo.