jueves, 18 de junio de 2015

The astronaut wives club

abc.go.com/shows/the-astronaut-wives-club
-Estreno: 18 de junio de 2015, ABC.
-Drama, 42 minutos, 1 temporada, 10 episodios.
-No renovada.

-Los Estados Unidos aún son una nación muy joven, pero ya van teniendo sus momentos favoritos de la Historia para contar y recontar una y otra vez, y uno de ellos son los años 60. Y un subgénero dentro de ello es la carrera espacial, con toda su estética de camisas blancas de manga corta, gafas de pasta gruesa, auriculares de casco grande y mamotréticos aparatos de televisión en blanco y negro que se comían las esquinas de la imagen. Los nombres de John Glenn, Deke Slayton, Alan Shepard o Wally Schirra son ya tan conocidos en el imaginario norteamericano como Davy Crockett, Buffalo Bill o Billy El Niño, y aunque sus logros están mucho más documentados y filmados en la vida real, aún hay lugar para la dramatización más o menos histórica. Esta serie vuelve a esa década desde un punto de vista diferente, el de las esposas de aquellos astronautas pioneros, y la verdad es que sería una buena idea de no ser porque ya existen magníficos relatos fílmicos de estos años y estas hazañas, en particular 'Elegidos para la gloria' ('The right stuff') y 'De la Tierra a la luna' ('From the Earth to the moon'), serie esta última de cuando HBO empezaba aún a ser HBO, sin olvidar tampoco 'Apollo XIII'. Basada en el libro de Lily Koppel, la trama cuenta lo que ya sabemos o podemos imaginar: que estos maridos héroes no estaban nunca en casa, que corrían riesgos importantes, que de vez en cuando echaban una cana al aire y que a ellas les tocaba hacer el papel de ama de casa, ideal de toda una civilización, sin derecho a queja, no fuera a ser que por tu culpa a tu marido lo apartaran de un viaje espacial. La prensa las asedia o las ignora sin término medio, los reporteros se les meten por casa como Pedro por su ídem y encima acaban viéndose casi obligadas a competir unas con otras por ver cuál mola más de todas, con el gran sueño dorado de un día quizá poder salir en la tele junto a JFK (y señora). Hay soledad, hay preocupación, hay inseguridades, hay hijos que criar y hay grandes alegrías a veces... pero no por lo que haces tú, sino por lo que hace tu marido. La serie en sí cumple dentro de las limitaciones y aprovecha hasta el fondo el abanico visual de los 60, con sus vestidos, sus coches, sus colores, sus peinados y todo el rollo, pero no acaba de servir para quitarse el mono de 'Mad men'.