domingo, 1 de marzo de 2015

The last man on Earth

fox.com/the-last-man-on-earth
-Estreno: 1 de marzo de 2015, Fox.
-Comedia, 21 minutos, 2 temporadas, 31 episodios.
-Tercera temporada desde septiembre de 2016.

-Año 2021. Hace un par de años hubo una epidemia que se cepilló a toda la población mundial. ¿Toda? No. En algún lugar de Arizona aún queda El Último Hombre De La Tierra. El problema es que este hombre es una especie de niño grande de 41 años, fracasado durante su vida anterior y bastante vago, guarro y desordenado. Tras recorrerse el país buscando a alguien más, sin éxito, se vuelve a casa y durante los meses siguientes se dedica a aprovechar lo guay de la situación: puedes vivir en la casa que quieras, abrir las puertas a tiros, coger todo lo que necesitas del súper (comida, papel higiénico, vino del caro, dvds porno) y traerte lo que te apetezca para tu casa, como la camiseta con la que retiraron el número de Michael Jordan, un par de Oscars de la Academia para decorar la chimenea, cuadros de Van Gogh y Rembrandt o la Declaración de Independencia para usarla de servilleta. Si te aburres, pues puedes ver cómo de alta puedes hacer una torre de Jenga, jugar a los bolos con peceras, hacer piscinas enteras de margarita o tirar coches por una rampa del aparcamiento para que choquen contra otros. Sin embargo, tras un tiempo todo esto parece fútil, y a pesar de que estamos en la situación opuesta a la de Tom Hanks en 'Cast away' ('Náufrago'), ya que aquí tenemos de todo en vez de no tener de nada, acabamos también hablando con balones (y con Dios) y yéndosenos la pinza en general.

Este es el primer episodio de la serie, que es bastante gracioso en cuanto a lo absurdo de la situación y a lo zoquete que es el protagonista (interpretado por Will Forte), pero lo siento por quien odie los spoilers, ya que para hacerse una idea de lo que en realidad va la serie hay que hablar de lo que ocurre a partir del segundo episodio (no en vano se emitieron juntos seguidos el día del estreno). Y es que descubrimos que Phil Miller (nombre hecho a partir de los dos creadores de la serie, Phil Lord y Christopher Miller) no va a seguir siendo el último hombre sobre la Tierra: los carteles que ha ido dejando por todo el país surten efecto y alguien más va a aparecer en escena. A partir de ahí la dinámica cambia completamente y la serie se convierte en la historia de la relación entre Phil y quien aparece. En un caso claro de aquello de "ten cuidado con lo que deseas, porque igual se hace realidad" y de "el infierno son los demás", a cada episodio que pasa Phil va encajando peor las nuevas situaciones, y entonces, todo el proyecto pasa a poderse interpretar (aparte de como una parodia de la obsesión actual por las diversas historias apocalípticas de las pantallas grande y pequeña), como una alegoría de esos momentos en los que parece que el mundo entero, y todas las personas que contiene, conspiran para meterte en las situaciones más frustrantes que se puedan concebir. A esto ayuda también el hecho de que Phil, además de su infantilismo ya señalado, se revele como un egocéntrico bastante torpe y rencoroso que no soporta no conseguir lo que quiere.

Por otro lado, siendo una comedia, tampoco hay que buscarle mucha lógica a cosas como por qué no hay cadáveres por las calles, por qué está todo tan generalmente limpio y colocado en todas partes (al menos hasta que Phil pasa por allí) y por qué si el váter de una casa se rompe no se va simplemente a vivir a otra. Pero en fin, la serie tiene un gran comienzo, y es sin duda diferente y osada.