martes, 2 de diciembre de 2014

Girlfriends' guide to divorce

bravotv.com/girlfriends-guide-to-divorce
-Estreno: 2 de diciembre de 2014, Bravo
-Drama/comedia, 42 minutos, 3 temporadas, 33 episodios.
-Renovada.

-Otro canal más, por si eran pocos, que se apunta a hacer sus propias series. Bravo, cadena por cable fundada en 1980, empezó dedicándose a las artes y el cine, y luego se fue pasando a los programas de telerrealidad y las series hechas por otros. Su debut en las teleseries no está mal, la verdad, aunque puede que en parte sea porque no se esperaba gran cosa de un canal novato en estas lides, y con una serie estrenada poco antes de fin de año. 'GG2D', para usar su hashtag en Twitter, está basada en Vicki McCarthy, una chica Playboy de los 70 que luego fue abogada, que se casó con el productor musical Jimmy Iovine y que escribió unas "guías para amigas" sobre el embarazo y la crianza de bebés (ella tuvo cuatro). Las protagonistas de la serie se reparten las características de la escritora real entre tres amigas, una exmodelo, una abogada y una escritora de libros de autoayuda. Todas ellas viven en la misma zona acomodada de California y todas ellas están divorciadas, con las neuras y eventos tragicómicos que acompañan a tal trago. De hecho, la serie tiene un poco de doble personalidad, partida entre la típica comedia de solteras intentando quitarse las telarañas en el tema del ligoteo y el drama de lo que realmente significa separar dos vidas, sobre todo cuando hay hijos por el medio. Las tres protagonistas está muy bien, la verdad, con Lisa Edelstein, una de las exes de 'House', como la escritora al frente del reparto, y Janeane Garofalo, la exmusa de lo alternativo de los 90 como la abogada demasiado experta en su campo como para soportar sufrirlo en persona. Incluso la mayormente desconocida Beau Garrett da la talla como ex modelo (como ella misma es en la vida real) que flota por la vida sin problemas y con el ombligo al aire y cuyo divorcio, en lugar de ser un trauma, le sienta hasta bien. Seguramente corra el riesgo de que se la clasifique como "serie para chicas" en una cadena cuya programación ya se dirige hacia el público femenino menor de 50 años, pero se deja ver hasta cierto punto.