martes, 7 de octubre de 2014

The Flash

cwtv.com/shows/the-flash/
-Estreno: 7 de octubre de 2014, The CW.
-Drama, 42 minutos, 2 temporadas, 46 episodios.
-Tercera temporada desde octubre de 2016.

-Continúa la invasión de superhéroes en las pantallas, que además, lejos de ir escampando, cada vez arrecia más: si la CBS completa su proyecto de hacer 'Supergirl', entonces TODAS las principales cadenas estadounidenses tendrán al menos una serie del subgénero. En este caso, 'The Flash' llega ayudado por el éxito de 'Arrow' en la cadena The CW, que ya va por su tercera temporada y que no solo consiguió gustar al típico público de quinceañeras para la que hace su marketing, sino también cosechar buenas reseñas entre aquellos críticos que de pequeños leían los comics y ahora se ganan la vida haciendo justicia con la tecla. El personaje protagonista, Barry Allen, del CSI de la ficticia ciudad de Starling City, ya había hecho un par de apariciones como invitado en la segunda temporada de 'Arrow', pero ahora le ha ocurrido algo increíble: tras un fallo en un experimento con un acelerador de partículas en la vecina población de Central City, el normalmente apocado Allen ha adquirido poderes como la rápida regeneración de sus tejidos corporales tras sufrir heridas y una velocidad supersónica. Entonces, ayudado por un grupete de científicos resto del fracasado proyecto, Allen sigue el ejemplo de Arrow y se lanza a desfacer entuertos, con traje de diseño y todo. La excusa para no ir en vaqueros al estilo 'Heroes' es que el traje no es una simple ropa que ponerse, sino que monitoriza continuamente el estado del cuerpo de Allen, que aún puede no haber llegado al límite de sus nuevas capacidades, pero en general también responde al deseo de esta serie de ser, sin ningún tipo de desdoro, Una De Superhéroes Con Traje Y Todo, ¿Y Qué?

Naturalmente, hoy en día no puede dejar de haber desgracias y oscuridad en el pasado del protagonista: su madre murió en una extraña tormenta similar a la que años después daría poderes a su hijo, y su padre, interpretado por John Wesley Shipp, el actor que hizo de Flash en una versión televisiva anterior, de 1990, está injustamente encarcelado por el asesinato de ella. Pero comparada con la pesadumbre emocional de los nuevos Batman y similares, este Flash, y sobre todo alguno de sus ayudantes, se regodean con verdadero entusiasmo infantil en las habilidades que ha desarrollado: por muy malamente que estén las cosas en la ciudad, correr tan rápido mola, curarse tán rápido mola y descentrifugar tornados mola. Y que te salgan abdominales ellos solos mola también. Así que tampoco es que las cosas se tornen paródicas, pero sí que se aligera un poco la cosa ética y moral del asunto. Aparte, los mismos fenómenos que han producido las mutaciones en el protagonista también van a ser cantera fértil de supervillanos con poderes raro-molones, como por ejemplo provocar tormentas, así que por ese lado vamos a ir servidos también. Por último, tampoco va a faltar el temita romántico, con una doctora y la "hermana" de crianza de Allen (hija del jefe de policía local) entre las primeras candidatas a liarse con el prota. El estreno tuvo unas cifras de audiencia muy buenas, y la serie fue renovada sin problemas.